Actualizado 21/05/2007 14:32 CET

Más del 50 por ciento de los casos de desprotección infantil no logran ser detectados en Asturias

El Principado edita una guía de actuación para prevenir, detectar y notificar el maltrato infantil desde el ámbito educativo

OVIEDO, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Educación y Ciencia, José Luis Iglesias Riopedre, y la consejera de Vivienda y Bienestar Social, Laura González, presentaron hoy la guía 'Maltrato infantil- Guía de actuación par los centros educativos de Asturias', con el objetivo de facilitar un instrumento de actuación a los docentes de Educación Primaria y Secundaria Obligatoria. En el Principado de Asturias se consiguen detectar menos del 50 por ciento de los casos de desprotección infantil ya que "los niños tienden considerar esas situaciones como algo que hay que esconder", dijo Laura González.

Junto a los consejeros estuvieron presentes la directora del Instituto de Atención Social a la Infancia, Familia y Adolescencia, Gloria Fernández, y la directora general de Ordenación Académica e Innovación, Dolores Guerra. Fernández destacó que la guía pretende servir como manual para detectar "la desprotección infantil en sentido amplio, no solo el maltrato físico".

En esta labor, la Consejería de Vivienda y Bienestar Social ha colaborado con la Consejería de Salud y lo hace ahora con la de Educación. Gloria Fernández indicó que "la intención es poder tratar a la población infantil y juvenil general, no solo aquella que está vinculada a los asuntos sociales" para ampliar las posibilidades de detección. De esta forma, a través de la guía para pediatras se trabaja con niños de hasta 14 años, y con la guía para profesores se hace los propio con menores de hasta 16 años.

Fernández señaló que anualmente se abren una media de 600 expedientes por alguna situación de desprotección del menor en la comunidad, con casos que van desde el absentismo escolar hasta el maltrato físico severo.

Por su parte, Riopedre afirmó que "no se puede tratar el maltrato sin la educación", y recordó las actuaciones que se están realizando al respecto, como el Observatorio de la Infancia y la Adolescencia para detectar el acoso escolar entre iguales.

Según el consejero, las políticas contra el maltrato infantil, en sentido amplio, se centran en tres líneas de actuación, la prevención como mejor mecanismo ante cualquier problema social, acompañada de la difusión de los derechos de los menores; la detección del maltrato, en concreto en el ámbito familiar; y la notificación, a través de un protocolo para que los docentes adviertan esas situaciones a los Asuntos Sociales de los ayuntamientos o directamente de la Consejería, si son muy graves.

Laura González incidió en la importancia del "trabajo transversal entre las consejerías" para garantizar la mejor resolución de los problemas, como ya se hizo en otras ámbitos de atención especial, como la inmigración, la incursión social, o el salario social básico.

"Hay que evitar que los menores entren en los centros de los Servicios Sociales", afirmó. Asimismo, la consejera recordó que el apoyo de la Administración "en el entorno familiar" es clave, y advirtió que estos procesos no dan resultados en una legislatura sino a lo largo del tiempo.

Además, González reseñó que, además de las guías para profesionales, los menores cuentan con teléfonos de atención, en los que se preserva su intimidad y se les dan garantías de ayuda.