Actualizado 22/12/2007 15:51 CET

Sigue adelante un presupuesto de 2.900 millones de euros para la ONU con el único voto en contra de EEUU

NUEVA YORK, 22 Dic. (EP/AP) -

El comité presupuestario de la Asamblea General de la ONU respaldó anoche el presupuesto de Naciones Unidas para los próximos dos años, de 2.900 millones de euros, con el único voto en contra de Estados Unidos, una oposición motivada, según la delegación estadounidense, por la inclusión de una partida de 4,6 millones de euros para financiar una nueva Conferencia Mundial Contra el Racismo como la celebrada en Durban (Sudáfrica) en 2001, una iniciativa que Estados Unidos considera antisemita.

La votación concluyó con 141 votos a favor y uno en contra, el de Washington, a pesar de que los presupuestos de la ONU son aprobados tradicionalmente por consenso. Las reticencias estadounidenses obligaron a convocar esta votación. Está previsto que el presupuesto sea ratificado hoy sábado en la sesión de la Asamblea General.

El embajador de Estados Unidos ante la ONU, Zalmay Khalilzad, indicó que la insistencia de algunos de los miembros del Grupo de los 77, conformado por 132 países desarrollados y China, por financiar una nueva conferencia similar a la de Durban impedía a su país apoyar la propuesta presupuestaria global.

Khalilzad explicó que Estados Unidos esperará para ver si hay posibilidad de que se modifique el presupuesto, aunque mostró su escepticismo al respecto. "No soy optimista", dijo.

La Conferencia de Durban fue la tercera de esta naturaleza organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), después de las de 1978 y 1983, pero ésta concluyó con una declaración que comparaba las políticas de Israel con las del régimen del Apartheid sudafricano y denunciaba "los crímenes de guerra, los actos de genocidio y la limpieza étnica" presuntamente perpetrados por Israel. Estados Unidos e Israel abandonaron la conferencia ante lo que calificaron como "ataques" al Estado judío.

Meses después de la conferencia el viceministro de Asuntos Exteriores israelí, Michael Melchior, afirmó que la conferencia de Durban "albergó los discursos y propuestas más racistas escuchadas en un foro internacional desde la Segunda Guerra Mundial".

Khalilzad también mostró su satisfacción porque Estados Unidos, que aporta el 22 por ciento de las aportaciones regulares de la ONU, logró que el presupuesto fuera reducido hasta los 2.900 millones de euros, más de 200 millones por debajo de las propuestas iniciales que manejaba la organización.

Washington logró, además, que el comité de investigación de posibles irregularidades en contratos relacionados por la ONU funcione durante un año más, en lugar de los seis meses que planteaban muchos países. "Si hubiéramos logrado nuestro objetivo con Durban, las posibilidades de que nos hubiéramos unido al consenso hubieran sido excelentes", indicó Khalilzad.

El secretario general no logró tampoco el apoyo necesario para dos importantes iniciativas, la construcción de un nuevo edificio de la ONU en Bagdad y el incremento presupuestario necesario para ampliar las actividades del Departamento de Naciones Unidas para Cuestiones Políticas, un organismo que trabaja en ámbitos como la prevención de conflictos.