Actualizado 15/06/2007 22:05 CET

El Síndic sostiene que el protocolo contra el maltrato infantil es "eficaz" pero que hay que "analizar" cómo mejorarlo

BARCELONA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, aseguró hoy que el protocolo marco de actuaciones en casos de abusos sexuales y otros maltratos graves a menores es un instrumento "útil y eficaz", pese al caso de la menor maltratada de Salou (Tarragona), pero que "es necesario analizar cómo se puede mejorar en su redactado y en los documentos y acuerdos que de él emana".

Ribó convocó hoy en la sede del Síndic una reunión con todas las administraciones y entidades que participaron en la elaboración del protocolo a raíz del caso del bebé de siete meses de Salou hospitalizado desde el pasado domingo con una hemorragia intracraneal y una fractura parietal izquierda, provocada presuntamente por un caso de maltrato en el ámbito familiar.

Un caso similar, el de Alba, es el que motivó hace un año la elaboración del protocolo cuya eficacia se revisó en la reunión de hoy, aunque Ribó aseguró que ninguno de los convocados entonó el 'mea culpa', porque "es evidente que no hay protocolo humano, por muy perfecto que sea, que impida todos los maltratos".

Ribó anunció que la próxima semana se reunirá la comisión técnica de seguimiento del protocolo en la que se empezará a analizar cómo se puede mejorar el acuerdo, ya que "la prevención de este tipo de maltratos es un poliedro de muchas vertientes que implica muchos departamentos e instituciones".

El Síndic no quiso precisar exactamente en qué podrían consistir las mejoras que se podrían incluir en el acuerdo, aunque señaló que "más allá del texto hace falta elaborar nuevas formulaciones de actuación", entre las que citó un registro unificados de maltratos, y "una modificación normativa".

En ese sentido, Ribó aseguró que "a corto plazo" el análisis traerá "enriquecimiento en protocolos entre administraciones" y que las "propuestas de modificación de normativa corresponderían más a largo plazo" y se mostró convencido de que "podemos ir más allá en el desarrollo del protocolo marco", aunque "no porque falle como tal".

Así, Ribó negó que el protocolo tenga un "punto débil", sino que "puede que haya necesidad de desarrollar algunos de sus aspectos". De hecho, apuntó entre los efectos positivos del protocolo existente el incremento de denuncias por maltrato y una mayor "sensibilización" sobre el tema.

La reunión convocada por el Síndic congregó esta tarde en la sede del defensor del pueblo catalán al delegado del Gobierno en Catalunya, Joan Rangel, a la presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, Maria Eugènia Alegret, a la fiscal jefe de Catalunya, Teresa Compte, y al director de la Policía de la Generalitat, Rafael Olmos.

Además, hicieron acto de presencia representantes de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), de la Conselleria de Justicia, de la Conselleria de Salud, de la Conselleria de Educación y el adjunto para la Defensa de los Derechos de los Niños del Síndic de Greuges, Xavier Bonal.

Ribó no quiso pronunciarse sobre la ausencia de consellers en la reunión, de la que sólo dijo que en parte había sido impulsada por la consellera de Acción Social y Ciudadanía, Carme Capdevila. "No ha habido ningún impedimento para que nadie esté aquí", aseguró, a lo que añadió que el Síndic también es responsable del acuerdo y que "se dispone a ejercer a fondo esa responsabilidad".