Publicado 12/01/2022 12:45CET

Ellen Mosley-Thompson y Lonnie Thompson, premio BBVA Frontera por sus estudios sobre la rapidez del cambio climático

Los paleoclimatólogos Lonnie Thompson y Ellen Mosley-Thompson.
Los paleoclimatólogos Lonnie Thompson y Ellen Mosley-Thompson. - BBVA

   MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los paleoclimátólogos Ellen Mosley-Thompson y Lonnie Thompson han sido galardonados con el premio Fronteras en la categoría de cambio climático que otorga la Fundación BBVA en su décimocuarta edición por evidenciar a través de sus estudios del hielo de los glaciares que la rapidez del cambio climático actual no tiene precedentes.

   Según recoge el acta del jurado del galardón, los glaciólogos americanos han avanzado "en el conocimiento y la comprensión del cambio climático en el pasado y el presente a través de su persistente dedicación a la investigación con testigos de hielo en los glaciares de alta montaña, que están desapareciendo rápidamente en los trópicos y las latitudes medias".

   En las últimas cuatro décadas, Ellen Mosley-Thompson ha dirigido nueve expediciones a la Antártida y seis a Groenlandia. Lonnie Thompson ha encabezado medio centenar de expediciones a glaciares de alta montaña en el Himalaya, el Kilimanjaro y los Andes. Una de las más recientes tuvo lugar en 2019, al Huascarán, uno de los picos más altos de los Andes peruanos; pese a las condiciones extremas de alta montaña, con nieve perpetua y falta de oxígeno, extrajeron un testigo de hielo de 471 metros.

   La pareja -nominada al premio por la doctora Claire Parkinson, investigadora sénior en Cambio Climático del Centro Espacial Goddard de la NASA- ha construido una amplia biblioteca del clima del pasado mediante el análisis del aire atrapado en las profundidades de los hielos del planeta.Las muestras se obtienen perforando y extrayendo catas cilíndricas de hielo, llamadas testigos.

   En los polos este registro helado permite retroceder hasta hace 800.000 años -muestras obtenidas en la Antártida en perforaciones de 3.200 metros-, y en los glaciares de alta montaña, hasta hace 20.000 años. El análisis de estos testigos confirma que las concentraciones atmosféricas actuales de gases de efecto invernadero no tienen precedente.

   "El trabajo de los galardonados pone el cambio climático actual en el contexto de la variabilidad natural del clima, incluyendo zonas tropicales y de latitudes medias en las que no se contaba con registros tan largos", ha explicado José Manuel Gutiérrez, director del Instituto de Física de Cantabria y miembro del jurado.

   "A escalas geológicas de miles de años el clima ha sido cambiante, pero como*demuestran los datos que ellos han obtenido, el cambio actual no tiene precedentes y se caracteriza por su rapidez; además, no tiene una causa natural sino que se debe a la acción del ser humano. La prueba más evidente de este cambio es que, de hecho, los glaciares en los que ellos han trabajado en las últimas cuatro décadas están desapareciendo y, por tanto, si no fuera por su trabajo, no hubiéramos contado con esa información", ha indicado Gutiérrez.*

   Catedráticos en el Byrd Polar and Climate Research Center (BPRC), de la Universidad Estatal de Ohio (EEUU), los Thompson son pioneros en la investigación de las masas heladas en alta montaña, cuyo acceso requiere expediciones complejas. Son "enormemente valiosas" -ha señalado tras el fallo el oceanógrafo Carlos Duarte, secretario del jurado- porque son el único registro climático detallado que permite relacionar las variaciones en el clima con el auge y colapso de antiguas civilizaciones como la inca, entre otras.

   Además, junto a las burbujas de aire, en el hielo ha quedado atrapado polen y otras impurezas que informan de la evolución de ecosistemas como la selva amazónica y sobre la duración de las corrientes oceánicas de El Niño y La Niña, fenómenos de gran peso en el sistema climático.

Contador