La Junta desarrolla tres actuaciones de conservación y investigación La Alcazaba de Almería con 180.000 euros

Publicado 13/11/2019 15:28:35CET
Muralla junto a la puerta de la Justicia en la que se está actuando
Muralla junto a la puerta de la Justicia en la que se está actuando - JUNTA DE ANDALUCÍA

ALMERÍA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La delegada territorial de Fomento, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta en Almería, Eloísa Cabrera, acompañada por el director del Conjunto Monumental, Arturo del Pino, y los directores facultativos, ha visitado las tres obras en marcha en estos momentos en el Conjunto Monumental de La Alcazaba con un presupuesto cercano a los 180.000 euros para resolver problemas de conservación y actuar previamente de una manera científica a las acciones restauradoras del futuro

En la primera obra se están realizando trabajos de consolidación e intervenciones arqueológicas en un amplio lienzo amurallado junto a la Puerta de la Justicia, tal y como han explicado la responsable de la actuación, Mercedes Miras. "Es la primera vez en casi cuarenta años que se elimina físicamente el forro cementicio coloreado que se colocó sobre casi todo el frente sur de la Alcazaba a inicios de los años 80 del pasado siglo", ha precisado.

Esta intervención viene a continuar los trabajos emprendidos el pasado año en el interior de la muralla sur en el segundo recinto, donde los resultados obtenidos concluían que las humedades y los continuos desprendimientos de este forro hormigonado, proceden de la salinidad de sus elementos constructivos y del efecto impermeable de éstos, que provoca por un lado, desprendimientos puntuales por cristalización de las sales, y por otro, grandes manchas de humedad perceptibles desde cualquier ángulo de la ciudad.

Con la eliminación del forro hormigonado de los años 80, prácticamente han desaparecido todas las humedades perceptibles en el mismo. Eliminado éste para una adecuada conservación de la muralla, se ha puesto en evidencia que el muro resultante es un palimpsesto, una acumulación de diferentes huellas históricas que han perdurado en el tiempo conservándose de desigual manera, y que responden al devenir de los tiempos, unas veces son reparaciones por efectos sísmicos, otros militares, y finalmente, los últimos restauradores con más o menos acierto.

Por otro lado, desde el pasado mes de octubre se viene trabajando en la conservación y consolidación del Baluarte del Saliente, la quilla del barco en el Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería.

Esta torre, según ha explicado el director de obra, Pedro Gurriarán, "es una de las construcciones más representativas de la arquitectura militar de la Alcazaba".

"Sus paramentos son representativos de la evolución sufrida por el monumento desde su fundación en el siglo X, ya que acoge innumerables fases evolutivas hasta la actualidad. La torre objeto de estudio es, quizás, una de las que más problemas presenta, a pesar de las restauraciones ejecutadas en las últimas décadas, y donde se localizan algunos de los más importantes problemas de conservación. El abandono y la presencia de numerosas patologías han propiciado esta situación que podemos calificar de urgente", ha señalado.

Entre los objetivos propuestos por el proyecto, se pretende avanzar en el conocimiento del monumento, garantizar su protección y conservar el monumento de forma adecuada y coherente con los criterios históricos y tecnológicos originales, consolidar el basamento de la torre, con el objeto de erradicar problemas de seguridad, evitando el desprendimiento y caída de material constructivo por la ladera de la Alcazaba, con el consiguiente riesgo para la seguridad, y finalmente, restaurar la parte emergente, respetando las principales fases evolutivas y las técnicas constructivas existentes.

El tercer gran proyecto de finales de este 2019, y que comenzará esta misma semana, es la intervención arqueológica, interpretación fotogramétrica y trabajos de restauración del frente norte del primer recinto de la Alcazaba, como estudios previos que permitan conocer la ocupación del subsuelo, su documentación y la inclusión de los resultados como medida cautelar en el proyecto de restauración de toda la muralla norte a revisar.

La responsable de la obra, Rosa Morales, ha explicado que los trabajos que se llevarán a cabo es la realización de cuatros sondeos arqueológicos estratégicamente situados en el perímetro exterior, dispuestos de levante aponiente y la interpretación fotogramétrica, así como análisis de los vestigios emergentes objeto de estudio.

Los objetivos generales perseguidos son determinar la evolución histórica de este tramo mediante la obtención de información sobre la existencia de restos constructivos de diferente naturaleza como defensivos o de suministro en la base del perímetro exterior del frente norte del primer recinto, conocer la topografía original de esta zona y detectar posibles redes de drenaje, contribuir a la salvaguarda del monumento a través del estudio de sus patologías y definir criterios que sirvan para actuar en otras áreas similares.

Dos de las actuaciones llevan aparejadas restauraciones en paralelo por los riesgos que suponen trabajar en ellas, una, en una posible torre de época califal, y la otra, en lo que es uno de los elementos antiguos conservados en el monumento, que no es otro que una balsa romana documentada ya en 2009 por arqueólogos del Conjunto.

Las tres obras mencionadas, aparte de contar con equipos interdisciplinares de arquitectos, arqueólogos y restauradores, cuenta con el apoyo del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II y la Fundación de Investigación de la Universidad de Sevilla, quien está llevando a cabo muestras de tapial y Carbono 14, y a su vez, el monumento cuenta con la colaboración del Instituto Universitario de Xeoloxía Isidro Parga Pondal, de la Universidade da Coruña, quien está llevando a cabo pruebas por datación por termoluminiscencia de cerámica alojada en las diferentes fábricas del baluarte del Saliente.