Actualizado 04/10/2022 19:43

La Junta declara de emergencia la conducción de agua de la zona norte de San Roque

Embalse de la provincia de Cádiz.
Embalse de la provincia de Cádiz. - EUROPA PRESS

SAN ROQUE (CÁDIZ), 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento del informe de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural sobre la evolución de la situación de sequía Andalucía hasta la fecha y de la declaración como obra de emergencia de la actuación relativa al abastecimiento de la zona norte del municipio de San Roque, en la provincia de Cádiz.

Según ha explicado la Junta en una nota, en concreto, este proyecto persigue mejorar la red de abastecimiento de agua potable del Campo de Gibraltar y la capacidad de transporte entre esta comarca gaditana y la Costa del Sol Occidental.

Para lograrlo, el Gobierno andaluz tiene previsto actuar, por un lado, en el depósito de Regulación en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Arenillas para ampliar su capacidad actual; y, por otro lado, en la conducción del agua hasta el depósito de San Enrique, para lo que será necesario instalar alrededor de 17 kilómetros de tuberías. En total, el presupuesto de este proyecto ronda los 19,5 millones de euros.

Además de estas obras, la Junta ha recordado que se trabaja actualmente en otras iniciativas encaminadas a mejorar la resiliencia de Andalucía ante la sequía mediante la mejora de las infraestructuras hidráulicas. Este es el caso, por ejemplo, de los proyectos declarados de emergencia la pasada semana relativos a la conducción de los tratamientos terciarios de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Rincón de la Victoria con los regadíos del Plan Guaro, en la provincia de Málaga; y los tratamientos terciarios de las EDAR de El Ejido y Roquetas de Mar, en Almería.

Además, el Gobierno andaluz continúa avanzando en la obra de los pozos del río Chillar, incluida en el primer Decreto de Sequía aprobado por la Junta en 2021 y que podrá darse por finalizada próximamente.
Las actuaciones puestas en marcha por la Junta están contribuyendo a mejorar la seguridad hídrica de las demarcaciones intracomunitarias de Andalucía (Cuencas Mediterráneas andaluzas, Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras-Chanza) al incrementar los recursos disponibles para abastecimiento humano apostando en otros usos por fuentes hídricas adicionales como las aguas regeneradas.

La política hídrica que lleva a cabo el Gobierno desde la pasada
legislatura permitirá liberar agua de calidad para el abastecimiento humano y ganadero gracias al aumento del volumen de aguas regeneradas que ofrecerán las depuradoras, unos recursos hídricos que pueden emplearse para el riego de los cultivos. En concreto, el objetivo que se ha marcado el Ejecutivo regional es movilizar 120 hectómetros cúbicos de aguas regeneradas en los próximos cuatro años, según ha recordado la Junta.

EVOLUCIÓN DE LA SEQUÍA

En cuanto a la evolución de la situación de sequía en Andalucía, el informe refleja que el agua embalsada en Andalucía a finales de septiembre ascendía a 2.944 hectómetros cúbicos. Esta cantidad supone el 24,5% de la capacidad total y una bajada del 0,37% respecto a la semana anterior. Este volumen contrasta con la media de la última diez años, que ronda el 50,5%.

Atendiendo a las diferentes demarcaciones hidrográficas del territorio andaluz, los embalses del Guadalquivir recogen 1.647 hectómetros cúbicos (20,30% de la capacidad total), por lo que se registra en esta cuenca una bajada del 0,31% en comparación con la semana anterior; y el agua embalsada en las Cuencas Mediterráneas Andaluzas asciende a 458 hectómetros cúbicos (39% de su capacidad total de almacenamiento). En este segundo caso, se observa un descenso del 0,68%.

Por otro lado, la demarcación hidrográfica Guadalete Barbate cuenta con 385 hectómetros de agua embalsada que suponen el 23,3% de su capacidad total y una bajada del 0,48% respecto a la semana anterior; mientras que los embalses del Tinto-Odiel-PiedrasChanza reúnen 150 hectómetros (65,5%).

A diferencia de lo ocurrido en las demás cuencas, en la provincia de Huelva no se registra descenso alguno gracias a la entrada en funcionamiento de la captación de Bocachanza, que puede aportar hasta 75 hectómetros cúbicos anuales mientras se mantenga la situación de excepcional sequía en la que se encuentra el Tinto-Odiel-Piedras-Chanza.