Actualizado 09/09/2020 14:21:14 +00:00 CET

Cerca de 300 menores han participado en las seis escuelas de verano de Jaén

JAÉN, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

La edición 2020 del Programa Regional de Escuelas de Verano de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha atendido a 286 menores en la provincia de Jaén. Estas escuelas, con un presupuesto de 183.034 euros, se han desarrollado en seis centros de los que tres han estado en la capital jiennense, en zonas como El Valle, San Vicente de Paul, Antonio Díaz y La Magdalena, además de en los municipios de Andújar, Linares y Úbeda.

Con esta iniciativa, el Gobierno andaluz ha atendido a los menores más vulnerables en estos momentos de emergencia social y sanitaria gracias a la colaboración entre todas las administraciones y también entre el sector público y privado. En esta iniciativa han participado la Consejería de Educación y Deporte, los servicios sociales comunitarios que derivan a las familias, los ayuntamientos que ceden los colegios y las entidades privadas sin ánimo de lucro.

En concreto en la provincia de Jaén, las entidades que han gestionado las escuelas de verano de la Junta han sido la Asociación Sinando Kalí y las fundaciones Don Bosco y Diagrama.

Este año, en la Comunidad Autónoma, el programa ha incrementado su presupuesto 800.000 euros con respecto a la edición anterior hasta los 2,5 millones de euros. Esto ha permitido, entre otras cuestiones, la puesta en marcha de cuatro escuelas más, hasta llegar a las 72 en toda Andalucía en las que han participado más de 4.000 niños y niñas.

Las escuelas de verano, que se han desarrollado entre el 1 de julio y el 31 de agosto, atienden a menores de entre 3 y 15 años pertenecientes a familias con dificultades económicas o en situación de riesgo de exclusión. Este programa tiene como objetivo garantizar tres comidas diarias (desayuno, almuerzo y merienda), así como desarrollar acciones socioeducativas y de ocio y tiempo libre. Además, estas escuelas permiten conciliar también la vida familiar y laboral.

La mayoría de las escuelas de verano se han organizado en centros educativos de enseñanza primaria que, en esta ocasión, se han tenido que adaptar a las medidas de seguridad obligadas por la pandemia del covid-19. Así, todas las entidades han tenido que realizar un protocolo de seguridad que ha incluido acciones de protección como la desinfección diaria de las instalaciones, el mantenimiento de la distancia de seguridad, el lavado de manos o la utilización de mascarillas.

Igualmente, se ha realizado un seguimiento de los participantes por si presentaran síntomas y se ha reducido la ratio de las actividades y delimitado los espacios para contar con todas las garantías.

Contador