Usuarios de Salud Mental del Materno y estudiantes de Bellas Artes transforman la unidad como terapia

Málaga.- Usuarios de Salud Mental del Materno y estudiantes de Bellas Artes tran
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 22/02/2019 12:24:35CET

MÁLAGA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Usuarios de la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil (USMIJ) del Hospital Regional Universitario de Málaga, junto a estudiantes de Bellas Artes de la Universidad de Málaga, han transformado con dibujos parte de los espacios del servicio para plasmar las emociones que les genera el medio hospitalario.

El objetivo es originar lazos materiales y emocionales entre el espacio clínico y los pacientes. Asimismo, esta acción ha tenido como objetivo favorecer la construcción de la identidad a partir de la creación, según han indicado desde el centro sanitario en un comunicado.

Denominada 'Dibujar-nos', esta actividad se ha llevado a cabo en el Hospital de Día de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Materno, donde se ubica dicha unidad que pertenece, a su vez, a la de Salud Mental del Hospital Regional Universitario de Málaga.

Por parte del hospital han participado diez menores usuarios de esta unidad, con edades comprendidas entre los seis y los 16 años, además de un psiquiatra infantil, una enfermera, una terapeuta ocupacional y dos monitoras, mientras que por parte de la Facultad de Bellas Artes lo han hecho nueve estudiantes y profesores, incluidos el decano y la vicedecana.

La actividad, realizada durante cuatro horas, se ha llevado a cabo en las paredes del pasillo del Hospital de Día, una zona común de acceso a los talleres, consultas y enfermería, que, a su vez, sirve de sala de espera. De forma previa, un profesional del Hospital Regional Universitario acudió a Bellas Artes para ofrecer una sesión de formación teórica previa sobre las fases del desarrollo psíquico y su correlato en la expresión artística, así como aspectos clínicos básicos en Salud Mental Infantil y Juvenil.

UNA EXPERIENCIA INCLUSIVA

El responsable de Programas del Hospital de Día de la USMIJ, el psiquiatra Joaquín Urquiza, que además es licenciado en Bellas Artes, ha sido el encargado de coordinar este proyecto. Así, ha señalado que esta actividad artística, que supone la intervención en el espacio, ha pretendido ser una experiencia inclusiva para los menores, con patologías diversas como autismo, síndrome de Asperger, trastornos del déficit de la atención con o sin hiperactividad, trastornos de conducta y cuadros depresivos.

"Se ha seleccionado a diez pacientes, algunos aún en tratamiento en el Hospital de Día, priorizando su estabilidad clínica actual y sus inquietudes artísticas", ha añadido.

El psiquiatra ha subrayado que esta idea combina la intervención lúdica y la clínica, "dos aspectos que consideramos terapéuticos y usamos habitualmente en nuestra unidad por sus beneficios conocidos en términos de Salud Mental y alivio sintomático".

Esta intervención se enmarca en la práctica psicoterapéutica y sus fundamentos sobre la construcción de la identidad y de la representación del cuerpo a partir de la creación plástica como expresión previa al lenguaje escrito y verbal.

"Desde lo patológico se observan correlatos entre síntoma y producción plástica que pueden leerse clínicamente como argumentos para el proceso diagnóstico y/o terapéutico. Se pretende por tanto un desplazamiento desde el lenguaje médico al artístico; desde lo racional, científico y cultural a lo intuitivo", ha aclarado Urquiza.

Los dibujos que han transformado la unidad reflejan contenidos inconscientes, imaginarios y simbólicos, ya que se ha partido de la premisa de la expresión libre y espontánea. Dado que se pretende que la decoración de los espacios perdure en el tiempo, los materiales empleados han sido previamente seleccionados para la actividad.

Por parte de la Facultad de Bellas Artes, su vicedecana, Cristina Peláez, ha manifestado que, "pese al atrevido y expresivo resultado plástico de la actividad, el verdadero éxito de 'Dibujar-nos' ha sido el propio encuentro, la facilidad con la que ambos colectivos se han integrado y han colaborado".

Para Peláez, la actividad ha sido la excusa perfecta para que se produjera el encuentro social entre los menores y las estudiantes, "ya que tanto el personal de esta unidad como sus pacientes están muy familiarizados con el dibujo al ser una herramienta fundamental en sus tratamientos".

La Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital Materno Infantil atiende cada año más de 6.500 consultas de menores afectados por diversas patologías.

Contador