Publicado 22/10/2021 18:40CET

Publicado un estudio de Salud y Emasesa sobre Covid en aguas residuales en la revista 'Science of the Total Environment'

Archivo - Seis empresas TIC y cinco grupos de investigación de la UPO analizan oportunidades de innovación en 'Economía Digital'
Archivo - Seis empresas TIC y cinco grupos de investigación de la UPO analizan oportunidades de innovación en 'Economía Digital' - PAULO RAMALHO - Archivo

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La prestigiosa revista 'Science of the Total Environment' ha publicado un estudio científico desarrollado por la Consejería de Salud y Familias y por la empresa municipal de abastecimiento de agua Emasesa, cuya
traducción al español sería 'Relación entre los niveles de concentración de SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales de áreas urbanas de Sevilla y tasas de incidencia de Covid-19 en días posteriores'.

El estudio tiene como ambicioso objetivo establecer un modelo predictivo de la incidencia futura de coronavirus en pequeñas áreas de una localidad a partir de los resultados obtenidos en el análisis de muestras de aguas residuales. De esta forma, se habilitaría una nueva herramienta de ayuda a
la toma de decisiones en la gestión de esta epidemia, explica la Junta en un comunicado.

La revista 'Science of the Total Environment' está situada en el primer decil de las publicaciones científicas --donde se encuentran aquellas revistas con el mayor factor de impacto--, por lo que se espera que esta publicación alcance un amplio eco dentro de la comunidad investigadora y que sea bien recibido por las administraciones sanitarias de otros países, muy interesadas en este tipo de estudios.

De hecho, la epidemiología de las aguas residuales (WBE) es una disciplina en auge de la que se espera un gran desarrollo en los próximos años, pues permitirá simplificar y abaratar los estudios en esta área.

El trabajo ha sido desarrollado por personal técnico de la Consejería de las áreas de salud ambiental y vigilancia epidemiológica, de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, conjuntamente con la participación de Emasesa y ha permitido encontrar una asociación significativa entre los niveles de SARS-CoV-2 en aguas residuales pertenecientes a una zona urbana y las tasas de Covid-19 en las fechas inmediatamente posteriores.

Se puede anticipar así, con un adelanto de tres a siete días, la evolución de la pandemia y preparar los recursos necesarios para su gestión. Otros posibles usos de este estudio están relacionados con su viabilidad para servir como un sistema de alerta temprana al detectar la circulación de virus unos días antes de que aparezcan los primeros casos o para avanzar si las medidas de control tomadas tienen la eficacia que se esperaba.

ÁREAS CON POCA POBLACIÓN

Se habían publicado hasta la fecha numerosos estudios que analizaban de forma cualitativa la relación existente entre la presencia de virus en aguas residuales y su incidencia entre la población, sugiriendo así la viabilidad de esta forma de vigilancia que finalmente fue recomendada de forma expresa por la Unión Europea el pasado mes de marzo.

Lo realmente novedoso de este proyecto, reconocido por la publicación del mismo en una revista como 'Stoten', es la capacidad de correlacionar de forma
semicuantitativa los valores de las variables y, más aún, de hacerlo en áreas con poca población, lo que permite una precisión muy novedosa a la hora de establecer mecanismos de gestión como resultado de la combinación de las vigilancias ambiental y epidemiológica.

Precisamente, la capacidad para analizar áreas pequeñas surge gracias a la amplia red de vigilancia de aguas residuales que mantiene EMASESA y que ha permitido seleccionar nodos muy concretos de la red en la toma de muestras, así como la elevada capacidad de detección y seguimiento de los casos que permite el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía (Consejería de Salud y Familias) a través de la red de profesionales de vigilancia epidemiológica (Servicio Andaluz de Salud) que ha permitido geolocalizar los casos detectados diariamente.

Además, sigue la línea de colaboración multididisciplinar que se mantiene, entre otros, con el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA). Otros factores de éxito que se aportan en este artículo son una cuidadosa selección de los puntos de toma de muestra para evitar las interferencias que puede provocar la presencia en una cuenca de muestreo de instalaciones industriales, hospitalarias o grandes nodos de comunicaciones y el análisis de otras variables dentro del estudio como pueden ser la movilidad interna, las condiciones meteorológicas y la presencia de poblaciones de especial vulnerabilidad entre las zonas muestreadas.

Finalmente, se tomaron 199 muestras en ocho áreas en las que vivían 160,335 personas desde el 19 de julio de 2020 al 21 de enero de este año por parte del personal técnico de Emasesa, quien también corrió con los gastos de su traslado y análisis. Además del recuento de réplicas virales, se analizaron los parámetros de Ph, temperatura, DQO y conductividad, para que sirvieran de control de la homogeneidad de las muestras tomadas periódicamente.

Aunque los resultados no pueden extrapolarse a otras localidades, pues dependen de cuestiones relacionadas con el diseño de la red de saneamiento y de la distribución espacial de la población a que da servicio, la metodología desarrollada sí que puede reproducirse en el resto de municipios adheridos a la red Ravar.

RED ANDALUZA DE VIGILANCIA DE AGUAS RESIDUALES

La Red Andaluza de Vigilancia de las Aguas Residuales (Ravar) es un sistema de alerta temprana para la detección del virus SARS-CoV-2 en las aguas residuales de las redes de saneamiento municipales, como indicador de la circulación de coronavirus en la población, tanto a nivel municipal como por zonas urbanas más pequeñas.

La red la forman, además de la Consejería de Salud y Familias, los Ayuntamientos y empresas de gestión de aguas residuales, quienes se hacen cargo de los análisis. Este tipo de vigilancia y gestión se probó como proyecto piloto con el Ayuntamiento de Sevilla y Emasesa dando excelentes resultados, gracias a la coordinación técnica y el espíritu de colaboración que han mostrado todas las partes implicadas.

Por ello, en el mes de junio de 2020 se decidió crear y ampliar la red mediante un acuerdo de Consejo de Gobierno que creó la red Ravar, a la que se han adherido finalmente todas las capitales de provincia de Andalucía y sus áreas metropolitanas, así como muchos otros municipios, como Lucena, Ronda y municipios del Poniente almeriense. Los resultados de los trabajos efectuados en la red Ravar se ponen a disposición de toda la población en la página web de la Consejería 'https://juntadeandalucia.es/organismos/salud.html'.