Publicado 09/09/2021 16:48CET

El SAS avanza en la formación de profesionales para detectar precozmente el suicidio

Durante el año 2019 se produjeron 640 suicidios en Andalucía, que indica un promedio de un suicidio cada 14 horas

SEVILLA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) continuará avanzando este año en la formación de profesionales para detectar precozmente el suicidio, con dos ediciones del curso 'Detección precoz y abordaje de pacientes con conductas suicidas', organizado por la Fundación para el Avance Tecnológico y el Entrenamiento Profesional de la Consejería de salud y Familias (Iavante) que permitirán formar a 500 profesionales hasta final de año.

Este curso va dirigido a profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA), tanto de salud mental como de otros ámbitos, como Atención Primaria, Medicina Interna y Medicina Intensiva, según ha explicado el SAS en un comunicado.

Además, el servicio de salud ha explicado que ya se han realizado dos ediciones del curso 'Prevención del suicidio: Formación para formar en salud mental', en cooperación con la Escuela Andaluza de Salud Pública, y se hará otra edición este año.

El objetivo general de este curso es "reflexionar sobre las competencias y actitudes de los profesionales de Salud Mental en relación a la detección, prevención e intervención ante la conducta suicida e identificar claves y herramientas para la intervención en riesgo suicida". Se han formado profesionales en todas las áreas asistenciales de Salud Mental.

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía se suma un año más a la conmemoración del Día Internacional de la Prevención del Suicidio 2021, que tendrá lugar este viernes día 10, y que este año se celebra bajo el lema 'Creando Esperanza a través de la Acción'.

El SAS ha destacado que el Día Mundial de Prevención del Suicidio es una oportunidad para crear conciencia sobre el suicidio y promover la acción a través de medidas que han demostrado reducir el número de suicidios e intentos de suicidio en todo el mundo.

Tal y como explican los responsables del Plan Integral de Salud Mental, "el lema Creando Esperanza a través de la Acción' es un recordatorio de que existe una alternativa al suicidio y tiene como objetivo inspirar confianza en todos nosotros; que nuestras acciones, sin importar cuán grandes o pequeñas sean, puedan brindar esperanza a quienes están sufriendo".

De esta forma, el SAS ha resaltado que a menudo es posible prevenir el suicidio y cualquier persona puede ser parte activa de la prevención. "Así, todos podemos desempeñar un papel en el apoyo a las personas que experimentan una crisis suicida o las que están en duelo por suicidio", ha indicado.

En este contexto, el estigma es una barrera importante para la búsqueda de ayuda. Cambiar la narrativa en torno al suicidio mediante la promoción de la esperanza puede crear una sociedad más compasiva en la que las personas que sufren se sientan más cómodas a la hora de buscar ayuda. Todos podemos hacer algo para vivir en un mundo donde aceptamos la existencia del suicidio y donde todos podemos hacer algo para ayudar en prevenirlo.

ACTUACIONES DESDE EL SISTEMA SANITARIO PÚBLICO

Desde el SSPA se vienen desarrollando en los últimos años estrategias de prevención para abordar este problema que incluyen acciones por parte de los distintos sectores implicados: el sector sanitario, servicios sociales, el ámbito educativo, judicial, laboral y medios de comunicación, entre otros.

Así, el SAS ha destacado que el Plan Integral de Salud Mental de Andalucía desarrolla estrategias de prevención universal, selectiva e indicada, con programas de prevención del suicidio en todas las etapas del ciclo vital y prestando una atención especial a las personas con enfermedad mental.

De hecho, ha apuntado que la historia clínica digital de salud incluye herramientas que apoyan la valoración del riesgo de suicidio, lo que facilita a los profesionales evaluar el nivel de riesgo y establecer las medidas preventivas necesarias.

Igualmente, el SAS ha elaborado varios documentos dirigidos a profesionales sanitarios y a personas con ideación suicida y familiares. También los profesionales de Atención Primaria cuentan con un documento con información clave para facilitar información sobre este problema. Precisamente, los profesionales de Atención Primaria ocupan un lugar clave en la detección del riesgo de suicidio por su contacto permanente con la comunidad y su conocimiento de los problemas reales y potenciales.

Además, las Unidades de Salud Mental desarrollan programas de prevención del suicidio en su ámbito local, centrados tanto con Atención Primaria, Urgencias y otras especialidades sanitarias, como en Servicios Sociales y Educación. El servicio andaluz ha indicado que se viene trabajando este año para homogeneizar a nivel regional, a través del Plan de Prevención de Suicidio, las intervenciones que llevan a cabo los profesionales en distintos ámbitos.

Respecto a la Promoción y Prevención, el SAS ha desarrollado una sección dedicada a en el apartado Salud Mental de su página web ('https://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/el-sa...'), con especial atención a la prevención del suicidio. En esta sección hay diferentes guías y herramientas prácticas, igual que enlaces a otras organizaciones e instituciones que se dedican a la prevención del suicidio, en línea con el lema del Día Mundial de Prevención del Suicidio.

En esta sección, se ha incluido también el recién editado Manual de apoyo sobre el tratamiento del suicidio en los medios de comunicación del Ministerio de Sanidad ('https://www.lamoncloa.gob.es/serviciosdeprensa/notasprensa/s...')

SITUACIÓN EN ANDALUCÍA

Según datos de la Fundación Española para la prevención del suicidio, a través del Observatorio del Suicidio ('https://www.fsme.es/'), durante el año 2019 se produjeron 640 suicidios en Andalucía (el 74,7% de ellos en hombres y el 25,3% en mujeres), lo que indica un promedio de un suicidio cada 14 horas.

Por edades, el grupo que cuenta con la cifra más abundante es el comprendido entre 40 y 49 años, seguido por el de 50 a 59 años (143 y 126 respectivamente). A nivel nacional , el suicidio sigue siendo la principal causa de muerte no natural en España, produciendo el doble de muertes que los accidentes de tráfico, siendo también, después de los tumores, la principal causa de muerte en la juventud española (15 a 34 años).

Tal y como subrayan desde el Plan de Salud Mental, "aunque no disponemos de cifras oficiales del año 2020, el contexto pandémico se ha dejado sentir en este sentido. Muchos profesionales están mostrando su preocupación por la alarmante subida de cifras que han registrado las tentativas de suicidio durante el pasado año, fundamentalmente en la población infantil o juvenil".

Para intentar paliar los efectos de la pandemia en la salud mental de las personas que han pasado el Covid-19, el SAS ha concluido que la mayoría de hospitales cuentan con atención psicológica y psiquiátrica en las consultas de seguimiento de la enfermedad y se está trabajando en una estrategia de atención específica para las secuelas de la misma en este nivel de atención.

Contador