Publicado 22/06/2020 14:29:52 +02:00CET

La AP-8 en Zaldibar se reabrirá completamente al tráfico el 7 de julio

Muro construido para proceder a la reapertura de la autopista AP-8 en Bizkaia, tras verse afectada por el derrumbe del vertedero de Zaldibar en febrero.
Muro construido para proceder a la reapertura de la autopista AP-8 en Bizkaia, tras verse afectada por el derrumbe del vertedero de Zaldibar en febrero. - DIPUTACIÓN DE BIZKAIA

Pradales cifra en 3.359.525 euros los gastos forales para reparar los daños causados en la AP-8 y en la N-634 por el colapso del vertedero

BILBAO, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de Bizkaia prevé reabrir completamente, en el plazo de dos semanas, los cuatro carriles de circulación de la autopista AP-8 en Zaldibar, en el tramo afectado desde el 6 de febrero por el desprendimiento del vertedero de Verter Recycling. En concreto, el cronograma diseñado contempla recuperar totalmente la circulación el 30 de junio, en la calzada hacia San Sebastián, y el 7 de julio, hacia Bilbao.

El diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, ha subrayado que la reapertura de la autopista se realizará "en condiciones de máxima seguridad" una vez finalizada la barrera de contención que el Gobierno Vasco está levantando en la zona alta de la vaguada que conecta el vertedero con la autopista. Este nuevo muro complementa a las barreras levantadas por la Diputación el pasado mes de marzo, una malla dinámica antialudes y un dique de escollera a pie de autopista.

Esta nueva infraestructura de seguridad, diseñada por técnicos expertos en geotecnia del Gobierno Vasco, Diputación e Interbiak, asesorados por expertos externos, se comenzó a levantar en los primeros días de mayo unos 50 metros más arriba que la pantalla dinámica antialudes. Mide 90 metros de ancho y 25 metros de alto, con una base de 40 metros y cinco metros de coronación, "ofreciendo las garantías necesarias para reabrir la autopista AP-8 en condiciones de seguridad para las personas usuarias", ha explicado la Diputación.

Desde el pasado 7 de febrero la Diputación mantiene cortada la calzada en sentido hacia San Sebastián y en la calzada hacia Bilbao está habilitado un bypass para los dos sentidos de la circulación.

Como medida de seguridad, el vertedero se mantiene permanentemente monitorizado mediante un sistema de vigilancia con un puesto de control visual y dos estaciones topográficas robotizadas. Este sistema permite detectar "cualquier mínimo desplazamiento" del vertedero y, en caso de alerta, activa un protocolo de cierre de la autopista y de la Variante de Ermua coordinado con la Ertzaintza, la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Pradales ha detallado que este lunes, 22 de junio, se han iniciado ya los trabajos para "recuperar la normalidad" en la autopista AP-8 en el tramo afectado por el desprendimiento de Verter Recycling. Este mismo lunes se retirará la vigilancia 'in situ' de los puestos de vigilancia dispuestos en la Variante de Ermua (N-634) y se ha comenzado a trabajar en la calzada de la autopista en sentido hacia San Sebastián, actualmente cerrada al tráfico.

En esa calzada, de dos carriles, será necesario ejecutar una cuneta de hormigón, reponer la canalización y la conexión eléctrica para alumbrado en 63 metros, incluidos arquetas y la cimentación y colocación de una farola, reponer 224 metros de barrera metálica, fresar y reponer con mezcla bituminosa la capa de rodadura en los dos carriles y arcenes a lo largo de 360 metros, y pintar las marcas viales, ha precisado la institución foral.

La duración estimada de estos trabajos es de siete días, por lo que la calzada de circulación hacia la capital guipuzcoana podría reabrirse al tráfico en la noche del 29 al 30 de junio, cuando se levantaría el bypass instalado desde el pasado 7 de febrero.

En ese momento, se iniciarán los trabajos en la calzada en sentido hacia Bilbao, que consistirán en reponer la barrera de hormigón de la mediana en los tramos de conexión del bypass y en la zona destruida por el material que se derrumbó sobre la autopista. Así mismo, se procederá a retirar la barrera de hormigón que separa los dos sentidos de circulación en el bypass.

Estos trabajos también tienen una duración estimada de siete jornadas y se llevarán a cabo de noche, ya que para garantizar la seguridad de las personas usuarias será necesario cortar el tráfico en sentido a Bilbao durante un máximo de seis noches.

De este modo, entre las diez de la noche y las seis de la mañana el tráfico de la AP-8 hacia Bilbao se desviará en Eibar por la N-634 y se reincorporará de nuevo en el peaje de Ermua. Por el día se recuperará la circulación en la autopista, limitada a un único carril. Estos trabajos no afectarán a la circulación hacia San Sabastián, que discurrirá en todo momento por los dos carriles correspondientes.

Una vez finalizados los trabajos en ambas calzadas, el 7 de julio, la circulación en este tramo de la AP-8 volverá a la situación previa al 6 de febrero, fecha del desprendimiento del vertedero de Verter Recycling.

MÁS DE 3,3 MILLONES

El diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial ha cuantificado en 3.359.525 euros los gastos a los que ha tenido que hacer frente hasta ahora la Diputación para reparar los daños causados en la AP-8 y en la N-634 por el colapso y deslizamiento del vertedero de Verter Recycling.

En este sentido, Pradales ha recordado que la Diputación se ha personado, como parte perjudicada, en las actuaciones judiciales abiertas, reclamando la indemnización por los daños y perjuicios sufridos. Así mismo, Interbiak está colaborando en la investigación judicial abierta, aportando a las autoridades judiciales toda la información solicitada en el marco de la investigación.

Contador