Ararteko pide revisar la retirada de la RGI a una mujer que abandonó un empleo por sufrir un trastorno mental

Publicado 21/01/2019 17:54:00CET

El Defensor del Pueblo subraya que la enfermedad está acreditada por Osakidetza y que la renuncia al trabajo está justificada

VITORIA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ararteko ha pedido al Gobierno Vasco que revise la decisión de Lanbide de retirar la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) a una mujer que tuvo que abandonar un trabajo como consecuencia de un trastorno mental que sufre desde hace años y que está certificado por Osakidetza.

El Defensor del Pueblo vasco, que ha emitido una resolución en torno a este caso, considera que la decisión de la mujer de renunciar al empleo estaba "justificada" debido a la enfermedad que padece.

Esta ciudadana acudió al Ararteko después de que el Servicio de Empleo Vasco-Lanbide extinguiera su derecho a la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) por haberse dado de "baja voluntaria" en un trabajo, lo que --según la interpretación de Lanbide respecto a este caso concreto-- vulneraría los requisitos para recibir esta prestación.

La mujer a la que se retiró esta ayuda comenzó a trabajar en una empresa de limpiezas en octubre de 2016. El trabajo era un empleo protegido, orientado a facilitar su incorporación al mercado laboral.

A pesar de ello, como consecuencia del trastorno mental que padece, esta persona "se vio obligada a abandonar su puesto de trabajo a los diez días de la incorporación", según ha explicado el Ararteko.

RECURSO

Esta ciudadana padece un trastorno mental de evolución crónica, diagnosticado con anterioridad a 2012 y que está "certificado" por el Servicio de Rehabilitación Comunitaria de la Red de Salud Mental de Álava.

La afectada interpuso en abril de 2017 un recurso contra la resolución de Lanbide, aportando un informe médico de Osakidetza. Lanbide argumentó que, según datos de la Tesorería General de la Seguridad Social, la reclamante "causó baja voluntaria" como trabajadora en la empresa, y "no presentó ningún informe médico que justificase su problema de salud".

El Servicio Vasco de Empleo consideró que no había "causa justificada" para la renuncia al empleo. El Ararteko estima que este es "un concepto abstracto que puede ser objeto de diferentes interpretaciones", al no constar en la normativa de Inclusión Social "cuándo entender que se ha rechazado el empleo de manera justificada".

El Ararteko considera que en este caso existía "causa justificada" para que la mujer se diera de baja voluntaria en el empleo, por lo que ha sugerido al Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco que revise la resolución de Lanbide.

Contador