Bilbao iniciará el plan de reordenación de terrazas en varios tramos de Casco Viejo, Abando e Indautxu

Publicado 27/11/2018 15:36:11CET
EUROPA PRESS

Prevé reforzar el control sobre los incumplimientos y, cuando sean reiterados, habrá multas de entre 750 y 3.000 euros

BILBAO, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Bilbao iniciará su plan para la reordenación de terrazas en las calles que han sido definidas como prioritarias tras un análisis matemático. De este modo, comenzará en este final de año en diferentes tramos de vías del Casco Viejo, Abando e Indautxu y lo extenderá más adelante a toda la capital vizcaína.

El Ayuntamiento ha presentado este martes, en una rueda de prensa, su plan director, que tiene como objetivo "avanzar hacia el escenario ideal de convivencia" y que supondrá "una reevaluación continua de las situaciones". "Las terrazas son un valor en Bilbao, pero la ciudad evoluciona y el Consistorio quiere adaptar los usos de la ciudad a esta evolución", han explicado sus responsables.

El Consistorio ha recordado que, con la entrada en vigor de la llamada 'Ley Antitabaco' de 2011, se descubrió que las terrazas de los locales de hostelería "son un elemento generador de actividad y dinamismo económico en la ciudad, más allá del verano". "De hecho, se revelaron como solución para un sector que atravesaba un momento incierto y convulso y la presencia de terrazas aumentó en el espacio público de pueblos y ciudades", ha explicado.

En este contexto, ha destacado que el Ayuntamiento bilbaíno ha trabajado "desde el primer momento" en la búsqueda del "equilibro" entre la actividad hostelera, comercial y residencial, y ahora va a comenzar un proceso de adecuación y mejora de la ocupación del espacio público por las terrazas, tras un análisis de "múltiples variables" físicas que se reflejan en un modelo matemático.

En función de los datos aportados por el Ayuntamiento, en Bilbao hay más de 1.450 terrazas, la mayor parte de las cuales están ubicadas en Abando e Indautxu (437) y en el Casco Viejo (130).

En estas zonas, se ubican los tramos donde se iniciará la aplicación del Plan Director y, en concreto, se han elegido las calles Ledesma, Licenciado Poza, Plaza Nueva y Jardines, por ser los tramos de calle detectados como prioritarios por el Área de Obras, Servicios, Rehabilitación Urbana y Espacio Público.

Desde el Ayuntamiento han explicado que, en la actualidad, hay autorizaciones que deben adaptarse a "una realidad diferente" de la que existía en el momento en que fueron otorgadas y también existen casos de incumplimiento. "Ambas circunstancias generan en algunos casos desequilibrios y en otros, posibilidades de mejora", han apuntado.

Según han avanzado, "el primer paso será reforzar el cumplimiento". Los incumplimientos principales son: no cumplir el horario permitido, tener más mesas y sillas de las autorizadas o que no sea visible la autorización de la terraza en el local.

En paralelo, se pondrá en marcha el proceso para adecuar las autorizaciones a "las condiciones cambiantes" de la ciudad. En este sentido, los responsables municipales han apuntado que el Consistorio precisa de un sistema de reevaluación de las autorizaciones atendiendo a nuevas variables, como las zonas de la ciudad que dejan de funcionar y otras que adquieren "demasiado éxito" o nuevos usos en el entorno.

El Plan Director de Terrazas se desarrolla a través de tres pasos, empezando por la definición de "la huella óptima" de ocupación de espacio público. En un segundo paso, se define la forma de ocupación de "la huella" definida y en un tercero, se definen la estética y materiales utilizados.

Para este proceso, se ha creado un "novedoso" modelo matemático que se basa en unir todas las variables que deben tenerse en cuenta para calcular el espacio destinado a terrazas. Una vez hecho el diagnóstico, el Ayuntamiento de Bilbao se ha dotado de un plan de trabajo con tres líneas.

EL LUNES COMIENZA UNA CAMPAÑA DE REFUERZO

Entre ellas, se encuentra un "plan de refuerzo de cumplimiento", de manera que el próximo lunes comenzará una campaña de refuerzo en el control en Casco Viejo, Indautxu y Abando, sobre el cumplimiento de las autorizaciones actualmente vigentes.

Ante el primer incumplimiento, los inspectores municipales realizarán un apercibimiento, levantarán acta e informarán de las consecuencias de no cumplir con la autorización en 48 horas. En un segundo incumplimiento, se eliminará la autorización para la terraza y durante un mes no podrá pedir otra.

Si el incumplimiento es "reiterado", se eliminará la autorización de la terraza y no se podrá pedir una nueva durante seis meses. Además, se impondrá una sanción económica, que oscilará entre 750 y 3.000 euros.

La segunda línea de trabajo consiste en un 'Plan Mejora del Espacio Público', en el que, tras analizar las calles de mayor "desequilibrio", se tomarán medidas para mejorar la ordenación del espacio público "fortaleciendo los tránsitos peatonales, la accesibilidad y, sobre todo, con el objetivo de devolver el equilibrio a las zonas prioritarias".

La tercera línea son los llamados "proyectos de calle", de manera que el Ayuntamiento de Bilbao iniciará un proceso en cada calle prioritaria con comerciantes, hosteleros y vecinos para asegurar que "todos los usos tienen su espacio de manera equilibrada". Este año tiene intención de iniciar el Proyecto de Calle con Ledesma, Licenciado Poza, Jardines y Plaza Nueva.

Según ha explicado, "en las soluciones que se vayan definiendo, existirán periodos de transición hacia la situación final de cada calle" y, en caso de ser necesario "debido a la falta de espacio y de equilibrio, para zonas concretas, el Ayuntamiento de Bilbao buscará opciones y modelos de gestión pioneros".

Para leer más