Desmantelada una red de tráfico de drogas a gran escala que se distribuía en Euskadi y La Rioja, con 9 detenciones

Operación Reggaeton de la Guardia Civil
GUARDI CIVIL
Publicado 21/12/2018 12:56:31CET

La Guardia Civil impide la distribución de 16 kilos que iban a ser adulterados en laboratorios clandestinos de Bizkaia y Gipuzkoa

BILBAO, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Unidades de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Euskadi y La Rioja han desmantelado una compleja red dedicada al tráfico de drogas a gran escala, con ramificaciones internacionales que abastecía de cocaína, speed y heroína a la Comunidad Autónoma Vasca y a la riojana, con la detención de nueve personas.

Con la denominada 'Operación Reggeaton', se ha impedido la distribución de 16 kilos de distintas sustancias estupefaciente como cocaína y speed, que iban a ser adulterados en dos laboratorios clandestinos de Bizkaia y Gipuzkoa para la obtención de 49.952 dosis, valoradas en más de un millón de euros, según ha informado en un comunicado la Delegación del Gobierno del País Vasco.

Los detenidos son dos mujeres y siete hombres, con edades comprendidas entre los 21 y 56 años, naturales de España, Colombia, Ecuador y Marruecos, que residían en Euskadi. Siete de los nueve arrestados han ingresado en prisión preventiva.

Los agentes del instituto armado han realizado, además, siete registros: tres en San Sebastián, uno en Bilbao, uno en Barakaldo, uno en Leioa y uno en Mungia.

De esta forma, han desmantelado dos laboratorios clandestinos de adulteración de sustancias estupefacientes y se han incautado de más de 16 kilos de droga: siete kilos de cocaína, dos y medio de metanfetamina, dos y medio de speed, 15 gramos de heroína, precursores y sustancia de corte 11 kilos, como efedrina, cafeína y acetona, además de 65.570 euros, tres vehículos, terminales de telefonía, documentación, básculas de precisión, prensas y los diferentes útiles para la adulteración, elaboración y distribución de la droga.

Las sustancias estupefacientes intervenidas presuntamente iban a ser adulteradas en los dos laboratorios clandestinos ubicados en Bizkaia y Gipuzkoa para la obtención de un total de 49.952 dosis valoradas en 1.081.317 euros.

Ambos laboratorios contaban con la infraestructura suficiente para elaborar y distribuir al mes entre el País Vasco y La Rioja unos siete kilos de cocaína y dos y medio de speed.

INICIO DE LA "OPERACIÓN REGGAETON"

La Guardia Civil en La Rioja determinó en julio de 2017 que la Comunidad se había convertido en una importante vía de introducción de sustancia estupefaciente destinada especialmente a abastecer a pequeños traficantes y consumidores de su capital en Logroño.

Durante los seis primeros meses de investigación, se pudo constatar que la distribución de drogas era controlada por una organización criminal asentada en la Comunidad Autónoma Vasca, que cuenta con una estructura totalmente organizada para distribuir cantidades relevantes de sustancias estupefacientes en Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y La Rioja.

Por ello, se incorporan a la investigación agentes de la Guardia Civil en Euskadi, que apoyaron en diferentes momentos de las actuaciones la Unidad de Drogas de la Policía Local de Bilbao.

GRUPO OPACO Y ESPECIALIZADO

La opacidad con la que actuaba este grupo criminal dificultó la obtención de indicios acerca de sus actividades de narcotráfico, debido a que todos sus integrantes estaban convenientemente instruidos en la adopción de medidas de seguridad, tanto a la hora de comunicarse entre ellos, como a la hora de realizar los desplazamientos encaminados al aprovisionamiento y distribución de sustancias estupefacientes.

Durante los 17 meses que ha durado la investigación, se han empleado numerosos recursos que han servido para constatar el papel fundamental y diferenciado que jugaba cada miembro de la organización, que iba desde la adquisición de sustancias, almacenaje, elaboración, adulteración y distribución final a pequeños traficantes y consumidores.

BIZKAIA Y GIPUZKOA, CENTROS NEURÁLGICOS

Los objetivos principales utilizaban Bizkaia y Gipuzkoa como centros neurálgicos de la organización con el propósito de ocupar un espectro amplio del mercado en las provincias en las que actuaban. De esta forma, se daban apoyo mutuo para que no hubiera problemas de abastecimiento a su clientela. Los líderes de la organización tenían contactos con distintos proveedores localizados en distintos puntos de la geografía española.

El diseño de la organización permitía a sus responsables traficar con drogas sin llegar a tener contacto con las sustancias estupefacientes. Para ello, contaban con el resto de integrantes que tenían roles muy definidos, tales como transportistas, 'cocineros' (personas que adulteran y elaboran sustancias estupefaciente) y los distribuidores finales.

Para el transporte de la droga y el dinero utilizaban un vehículo dotado de un sofisticado sistema de ocultación (caleta) de apertura mecánica, que hacía prácticamente indetectable su existencia, y que era protegido durante los trayectos con otros turismos denominados 'lanzadera' para detectar y alertar de posibles controles policiales al vehículo 'caleteado'.

PRIMERAS DETENCIONES

Completadas las investigaciones y dispuestos todos los recursos necesarios para proceder al desmantelamiento de la organización, en noviembre se detectó un transporte de sustancia estupefaciente desde Bilbao a San Sebastián, dirigido por los líderes de la organización, por lo que se estableció un dispositivo policial que dio como fruto la aprehensión de parte de la droga incautada y la detención de los dos responsables del grupo criminal.

Posteriormente, se activaron todas las acciones policiales supervisadas por el Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria (Álava), que permitieron el desmantelamiento del resto de la organización, para lo que se contó con la colaboración del Grupo de Acción Rápida (GAR) y del Servicio Cinológico con perros especializados en la búsqueda de drogas.