25 de mayo de 2020
 
Publicado 21/05/2020 17:28:06 +02:00CET

Diputación de Bizkaia emplaza a ayuntamientos a la "prudencia" en el gasto por el impacto todavía "incierto" del covid

BILBAO, 21 May. (EUROPA PRESS) -

La diputada foral de Administración Pública y Relaciones Institucionales de Bizkaia, Ibone Bengoetxea, ha lanzado a los ayuntamientos un mensaje de "prudencia" en el gasto, ya que la crisis derivada del covid-19 afectará a todas las instituciones y su impacto definitivo es todavía "incierto".

Bengoetxea ha comparecido este jueves, a petición de EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia, en la Comisión Institucional, Buen Gobierno y Transparencia de Juntas Generales de Bizkaia, que se ha reunido por segunda vez en apenas dos días para debatir sobre la financiación municipal en la etapa "covid".

La responsable foral ha hecho un repaso de las cifras que la Diputación maneja en estos momentos y que ya se trasladaron el pasado 8 de mayo a las entidades locales a través del Consejo Territorial de Finanzas de Bizkaia.

El órgano de participación y coordinación entre los municipios de Bizkaia y la Diputación Foral para la distribución de la financiación municipal ya cifró la caída de lo que se preveía iban a recibir los municipios del fondo foral de Udalkutxa, "entre 185 y 200 millones de euros".

La liquidación del fondo de financiación municipal en el Consejo Territorial de Finanzas de febrero se saldó con un pago de 26 millones de euros a los ayuntamientos, hasta alcanzar los 895,1 millones de euros, un 3% más de lo presupuestado.

Este dinero "extra" se utilizará para minorar el resultado, previsiblemente negativo, de cada ayuntamiento en la liquidación de Udalkutxa de 2020, "cuando se liquide Udalkutxa 2020 o en base a futuros acuerdos que se puedan adoptar", ha dicho Bengoetxea.

En todo caso, ha advertido, "el impacto de lo que pueden recibir (26 millones) es una cantidad muy modesta" respecto la previsible caída de la recaudación o respecto al montante del propio fondo foral, "apenas de entre un 2 y un 3%".

La diputada foral ha explicado que la crisis afectará a "todos". Según ha dicho, "cuando la recaudación baja, todas las instituciones son perdedoras", ya que la financiación de las instituciones del territorio se organizan bajo el principio de "riesgo compartido".

Sin embargo, Bengoetxea ha matizado que las cifras de los ayuntamientos vizcaínos son "mejores para capear" la crisis. Tienen "bajo endeudamiento" y un "margen de maniobra mayor respecto a los municipios de régimen común, gracias en parte a la Norma Foral 5/2013", ha explicado.

Respecto a la modificación de la Ley de Aportaciones que le han pedido EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia, la responsable foral ha dicho que todo sistema "es mejorable", pero que Bizkaia parte con "mejor punto de partida respecto a los municipios de régimen común".

En este sentido, ha apuntado que, con datos de 2018, "cada municipio vizcaíno recibió 773 euros per cápita", frente a los 377 euros" de las localidades del resto del Estado", y, con datos cerrados de 2017, "la deuda municipal por vizcaíno se situó en 95,27 euros y las del régimen común en 507 euros de media".

RESPETO A LA AUTONOMÍA MUNICIPAL

La comisión ha debatido tres proposiciones no de norma, dos de EH Bildu y una del Grupo Mixto (PP), en la que, entre otras cosas, se solicitaba una mayor "flexibilización" en la utilización de ese remanente de 26 millones de euros de Udalkutxa para que los ayuntamientos hagan frente a las consecuencias generadas por el
covid-19.

Nacionalistas Vascos y Socialistas Vascos han tumbado las tres iniciativas con el argumento de "respetar la autonomía municipal" y dejar la capacidad de decisión en manos de los ayuntamientos y la Diputación, a través de Eudel y posterior acuerdo en el Consejo Territorial de Finanzas de Bizkaia. La oposición ha lamentado que ese dinero se quede de momento en un "cajón" hasta febrero de 2021.

Contador

Para leer más