Diputación de Gipuzkoa invertirá 120 millones en la construcción de una variante entre la A-15 y la Autovía del Urumea

Actualizado 18/03/2010 18:05:28 CET

SAN SEBASTIAN, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Diputación foral de Gipuzkoa invertirá 120 millones de euros en la construcción de una variante de la N-I en Andoain, entre las áreas de Sorabilla y Bazkardo, que permita unir mediante una infraestructura de alta capacidad la autovía Navarra-Gipuzkoa (A-15) y la Autovía del Urumea (Andoain-Donostia). Paralelamente, la nueva carretera posibilitará destinar al tráfico local la actual travesía de la N-I en Andoain.

En un comunicado, la institución foral indicó que la actuación sobre la N-I en Andoain tiene una longitud de 3,9 kilómetros y se inicia en la zona del enlace con la A-15, en la que los viaductos existentes en la llegada de la calzada sentido San Sebastián, sobre el ferrocarril y sobre el Oria, se ampliarán transversalmente para permitir aumentar la calzada actual de un carril a dos. Estos dos carriles de la A-15 convergen con los dos carriles de la N-I, pasándose a continuación de cuatro a tres carriles.

Además, indicó que también se proyecta un nuevo enlace de Sorabilla que modifica sustancialmente el actual. Será de tipo diamante con una glorieta a cada lado y con un paso inferior bajo la N-I, que será una ampliación por los dos lados del existente, para permitir el paso de los tres carriles por sentido de la N-I en ese tramo.

Asimismo, se proyectará una tercera glorieta para recoger la conexión con el nuevo vial urbano previsto sobre el tramo de la actual N-I, que cambiará de función con la nueva situación y el ramal de entrada a la variante en sentido San Sebastián.

A partir de la conexión de los ramales de entrada y salida del enlace, el tronco de la variante pasará a tener cuatro carriles por sentido, gira ala izquierda para apartarse de la actual N-I y la rasante empieza a subir con una rampa del 4 por ciento. En este tramo se afectar a un edificio protegido, el caserío Córdoba.

A continuación, se proyectará un importante desmonte en trinchera en terreno de muy baja calidad, en cuyo tramo central se dispone un doble túnel artificial de cuatro carriles por sentido (túnel de Allurralde), cuya longitud será de 280 metros.

Una vez pasado el túnel artificial, la rasante alcanzará su punto alto y el eje gira a la derecha, empezando el descenso con una pendiente del 1,5 por ciento.

A unos 300 metros del túnel se iniciará la separación e incorporación por la derecha de los dos carriles por sentido de la N-I, quedando como tronco central los otros dos carriles por sentido de la conexión con la variante de Andoain (Autovía del Urumea). La variante pasa por detrás del barrio de Borda Berri, afectando a dos viviendas.

La variante de la N-I continuará un tramo a media ladera por la margen izquierda del río Oria hasta conectar con el trazado actual desdoblado, para lo que se proyecta un viaducto de 320 metros de longitud, con un vano principal de 80 metros de luz de cruce del río para el sentido hacia Lasarte-Oria. La rasante baja con una pendiente del seis por ciento para conectar al final con la calzada derecha de la actual N-I.

En este extremo se contempla también un enlace completo, el enlace de Oria, con el trazado abandonado en dirección al casco urbano de Andoain y como conexión en retroceso de la N-I (dirección Lasarte-Oria) con la Autovía del Urumea, mediante una glorieta.

La conexión principal de la N-I con la Autovía del Urumea en dirección Urnieta cruzará sobre el río Oria por medio de un viaducto de 645 metros de longitud, con un vano principal de 120 metros de luz para cruzar el cauce. También se proyecta una remodelación del enlace de Bazkardo con la inclusión de una nueva glorieta y la adaptación de varios ramales a la nueva configuración del enlace.