El director general de Mercedes-Benz España, condenado a un año de cárcel por conducción temeraria

Publicado 17/05/2019 15:04:03CET

El juez subraya que "puso en peligro la vida" de un conductor al que adelantó a gran velocidad y que acabó sufriendo un accidente

VITORIA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El director general de Mercedes-Benz España y máximo responsable de la planta de esta empresa en Vitoria, Emilio Titos, ha sido condenado a un año de cárcel y dos de retirada del permiso de conducir por conducción temeraria, al considerar que en 2016 provocó un accidente que "puso en peligro la vida" de otro conductor al que adelantó a gran velocidad, a bordo de un deportivo, cuando circulaba por el puerto de Herrera (Álava).

La sentencia, dictada por el Juzgado de lo Penal numero 2 de
Vitoria-Gasteiz, absuelve al hijo de Titos, que conducía otro deportivo cuando se produjo el accidente, y que, al igual que su padre, fue denunciado por un conductor que sufrió un accidente al ser rebasado por el director de Mercedes España.

La absolución del hijo de Emilio Titos se debe a que el juez estima que no estuvo implicado en el accidente y que, aunque su conducta pudiera ser merecedora de "una sanción administrativa" debido a la forma en la que conducía, "en ningún caso se le ha de imponer una condena en el ámbito penal".

La resolución del Juzgado de lo Penal numero 2 de Vitoria, a la que ha tenido acceso Europa Press, no es firme, por lo que puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Álava.

NO ENTRARÁ EN PRISIÓN

La sentencia condena a Emilio Titos a un año de cárcel, aunque el máximo responsable de Mercedes-Benz España no deberá entrar en prisión, dado que la pena que se le ha impuesto es inferior a dos años, el mínimo a partir del cual se establece el ingreso en prisión obligatorio para las personas sin antecedentes penales.

Además, el juez impone a Titos, al que se considera responsable de un delito de conducción temeraria, la retirada del carné de conducir por un periodo de dos años. Asimismo, Titos deberá abonar 17.762 euros en concepto de indemnización a la empresa aseguradora del coche accidentado.

Los hechos se produjeron el 23 de septiembre de 2016, cuando Emilio Titos y su hijo circulaban en un Mercedes Clase S y en un Mercedes AMG GT S por el puerto de Herrera, una sinuosa carretera de montaña de la zona sur de Álava.

VELOCIDAD "NO ADECUADA"

La sentencia considera probado que ambos conductores descendieron el puerto "a gran velocidad", siendo esta "inidónea y no adecuada a las características de la vía". Una vez concluido el descenso, padre e hijo cambiaron de dirección para volver a ascender nuevamente el puerto, también a gran velocidad y de forma "no adecuada a las características de la vía y a las circunstancias del tráfico".

En un momento dado, ambos adelantaron a un vehículo Mitsubishi "sin respetar la distancia de seguridad y sin tener la suficiente visibilidad". Poco después, el Mercedes AMG GT S amarillo, conducido por Emilio Titos, adelantó a otro coche, en este caso un Ford Mondeo, en una zona de curvas. El adelantamiento, según la sentencia, se produjo también "a gran velocidad" y sin que existiera la "suficiente visibilidad" para comprobar si se acercaban vehículos en sentido contrario.

INVASIÓN DE CARRIL Y DERRAPE

El juez precisa que el Ford Mondeo circulaba de forma "correcta", y que en el adelantamiento, el coche de Titos, "invadió el carril contrario, llegando a derrapar" y "obligando" al conductor del Mondeo a "frenar bruscamente para evitar colisionar" con el Mercedes.

La sentencia indica que, como consecuencia de su maniobra, Titos "provocó" que el conductor del Mondeo "perdiera el control de su vehículo y se saliera por la parte derecha de la calzada", llegando a chocar con un talud. La resolución judicial subraya que dicho adelantamiento fue efectuado "sin respetar la seguridad del resto de usuarios de la vía, poniendo en peligro la vida y la integridad física" del conductor del Mondeo.

Contador

Para leer más