Actualizado 06/06/2018 15:05 CET

La Ertzaintza alerta a la ciudadanía sobre los hurtos a ancianos mediante el 'abrazo solidario'

La mayoría de estos delitos están cometidos por mujeres jóvenes, normalmente de baja estatura y complexión fuerte

BILBAO, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Ertzaintza ha alertado a la ciudadanía sobre los hurtos a ancianos mediante el 'abrazo solidario' ante la llegada de la época estival, período en el que se registra un aumento de casos de este tipo delictivo.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, con la llegada de la época estival y "asociado fundamentalmente a las características y actividad diaria de las víctimas de estos delitos", personas de edad avanzada, Euskadi registra un aumento de las sustracciones por el método del 'abrazo solidario'. Las víctimas son abordadas en la vía pública, especialmente por mujeres jóvenes, con el objetivo de establecer un contacto físico con la víctima.

El método utilizado en la mayoría de los casos consiste en abordar a la víctima solicitándole ayuda para localizar una dirección o algún establecimiento público, como hospitales o parroquias. Posteriormente y para mostrar su agradecimiento, abrazan a la persona que les ha prestado ayuda para sustraer objetos de valor visibles, como joyas, relojes o incluso carteras. El autor del robo suele estar acompañado discretamente por otras personas que le facilitan la huida.

En este caso, se llegan a realizar propuestas de índole sexual para acercarse más a las víctimas por medio de caricias y, de esta forma, hurtar cadenas o medallas, o incluso sujetarles la mano para extraer el reloj o anillos.

También se comete este tipo de delitos haciendo uso del vehículo y con la participación de más personas y, habitualmente, con un varón al volante. Los delincuentes abordan a la víctima, a la que consiguen atraer hasta el coche, y le sustraen sus pertenencias al descuido desde la propia ventanilla. En otras ocasiones, alguno de sus ocupantes se baja para simular su agradecimiento por la supuesta ayuda facilitada. También se han dado situaciones de tirones violentos.

Es habitual que, para atraer la atención de la víctima, aludan a su parecido con algún familiar o le regalen alguna baratija para ponérsela y así poder establecer contacto físico. "En definitiva, son excusas para aproximarse y sustraer las joyas de valor que lleva puesta la víctima", según el Departamento de Seguridad.

Entre los meses de enero y abril del presente año, la Ertzaintza ha tenido conocimiento de 95 casos de este tipo de robos, 50 de ellos a lo largo del mes de abril. El 2017 se notificaron un total de 340 sustracciones llevadas a cabo con esta metodología. Bizkaia fue el territorio más afectado, con 243 denuncias, mientras en Gipuzkoa se produjeron 66 y en Álava 31.

La Ertzaintza advierte de que se trata de un tipo delictivo "recurrente, que se repite durante todo el año de manera habitual", si bien se constata un mayor incremento de casos en los meses de primavera y otoño.

VÍCTIMAS DE EDAD AVANZADA

El Departamento de Seguridad afirma que, en general la mayoría de las víctimas son personas de edad avanzada que, "en principio, son más vulnerables" y ofrecen "una menor resistencia en caso de percatarse del hurto". Además, son seleccionadas por portar joyas en lugares visibles, colgantes o collares en el cuello o pulseras y relojes en muñecas.

La mayoría de estos delitos están cometidos por mujeres jóvenes, normalmente de baja estatura y complexión fuerte. Las indagaciones practicadas por la Ertzaintza han podido establecer que se trata de un grupo especializado en estos hurtos y de carácter itinerante.

Por ello, ha llamado a las víctimas potenciales, personas mayores de 70 años, a desconfiar de ese tipo de muestras efusivas de agradecimiento por parte de gente desconocida. Según ha apuntado, "en la mayoría de las ocasiones el daño ha sido más sentimental que económico".

Los delincuentes han llegado a utilizar la violencia para consumar las sustracciones y, en esos casos, "las consecuencias pudieran ser de mayor gravedad, al afectar a su autoestima o incluso generar lesiones que afecten a su movilidad".

La Ertzaintza recomienda, para evitar ser víctima de este tipo de hurtos, evitar hacer ostentación visible de joyas en la vía pública y no portar objetos de valor de manera diaria y permanente.

También aconseja evitar, en la medida de lo posible, hablar con personas desconocidas, desconfiar de quienes "intenten embaucar o distraer de manera repentina e improvisada", además de desconfiar de personas que intenten a toda costa un contacto físico (abrazos, besos, caricias) sin motivo aparente o con motivos nada claros.

Asimismo, hay que intentar evitar el tránsito en la vía pública en solitario, especialmente cuando se vaya a realizar gestiones bancarias. Es mejor ir acompañado de un familiar o alguien de confianza.

Para leer más