Euskadi destinó 45 millones en 2014 a personas sin hogar

Actualizado 21/09/2015 11:46:57 CET

El 29% del total de centros para personas sin hogar del Estado se sitúan en el territorio vasco

BILBAO, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La atención a personas sin hogar en la red de servicios sociales de la Comunidad Autónoma Vasca supuso en el ejercicio 2014 un gasto de 45 millones de euros, un 8,6% más que dos años antes, según los datos hechos públicos este lunes por el Instituto Vasco de Estadística, Eustat.

La atención se realizó a través de 234 centros que ofertaron 2.771 plazas de alojamiento y 2.104 plazas de restauración y que fueron atendidos por 2.091 trabajadores. Euskadi concentró el pasado año el 29% de los centros para personas sin hogar existentes en el conjunto del Estado, si bien ofertó el 16% del total de plazas de alojamiento debido a que los centros vascos son, en general, de menor tamaño.

En función del estudio del Eustat, la red de atención a las personas sin hogar vasca se caracteriza por una mayor proporción de centros públicos, el 39% del total frente al 30% a nivel estatal, y por la presencia mayoritaria de personal asalariado en los centros vascos frente a voluntariado. De hecho, los asalariados que trabajan en los centros vascos representaron en 2014 el 19% del total del Estado, mientras que los voluntarios eran el 9%.

A fecha 15 de diciembre de 2014, se encontraban durmiendo en estos centros 2.057 personas sin hogar, el 15% del total estatal (13.596 personas). Según ha explicado el Instituto Vasco de Estadística, se considera persona sin hogar o en exclusión residencial a la persona de 18 años o más que no tiene acceso a un alojamiento que cumpla los criterios de habitabilidad y, en consecuencia, se ve obligada a vivir temporalmente en la calle o en alojamientos temporales proporcionados por el sector público u organismos no gubernamentales.

Por territorios, Bizkaia contó el año pasado con la mitad de los centros (54%) y de las plazas (47% de alojamiento y 62% de restauración), así como un porcentaje similar de los recursos humanos (58%) y económicos (54%) utilizados. Gipuzkoa reunió un tercio de los centros (34%) y de las plazas (35% de alojamiento y 22% de restauración), mientras que Álava acaparó el 12% restante de los centros, con el 19% de las plazas de alojamiento y el 16% de las de restauración.

El estudio señala, además, que la distribución de los centros por municipios fue desigual ya que en Bilbao se localizó el 40% de los centros de Euskadi y el 74% de los centros de Bizkaia, y en Vitoria-Gasteiz se situó el 89% de los centros alaveses. Gipuzkoa, por su parte, presenta un modelo más descentralizado, de manera que San Sebastián acogió al 37% de los centros.

Las Administraciones Públicas financiaron el 87% de la actividad, con 39 millones de euros, mientras que el resto se financió con recursos propios (8,3%), de instituciones privadas (3,7%) y donaciones de particulares (1,6%). La financiación pública constituyó la única fuente de financiación en la mayoría de los centros (59%), correspondiendo el mayor esfuerzo económico a las administraciones locales, con una aportación del 79% del gasto.

Tres de cada cuatro centros dependientes de instituciones privadas, todas ellas sin fin de lucro, fueron financiados mayoritariamente o en su totalidad por la Administración Pública, que, en conjunto, financió el 91% de su actividad. Esta aportación pública consistió en subvenciones y en contraprestación de las 692 plazas de alojamiento concertadas con estas instituciones, casi la mitad (47%) de la oferta privada.

En 2014, trabajaron en la atención a personas sin hogar desde los centros de servicios sociales vascos 2.091 personas, de las cuales 1.030 (49%) fueron asalariadas, en su mayoría contratadas a jornada completa (59%) y mujeres (70%). Además, 927 personas (44%) trabajaron como voluntarias en estos centros, casi en su totalidad a tiempo parcial (84%) y también en su mayoría mujeres (59%).

Las cifras de personal que trabaja en estos centros en el Estado fueron de 17.572 personas, de las cuales 5.417 (30,8%) fueron asalariadas y 10.710 (60,9%) voluntarias.

Teniendo como referencia la fecha de 15 de diciembre de 2014, en la que los centros que refuerzan la oferta invernal contra el frío se encontraban activados, había 549 plazas de alojamiento para personas sin techo y 498 pasaron la noche en ellas, por lo que la ocupación fue del 91%. Se prestaron 905 servicios de restauración en las 428 plazas de comedor disponibles y se proporcionó el desayuno al 72% de las personas que pernoctó en estos centros.

La atención a personas sin vivienda o personas que viven temporalmente en centros proporcionados por las instituciones se realizó a través de 174 centros que ofertaron 2.222 plazas y, a 15 de diciembre de 2014, facilitaron vivienda temporal a 1.559 personas.

De estos centros, 23 fueron residencias y centros de acogida y 151 pisos (98 individuales y 53 organizados en redes). Una de cada dos personas (841) residió temporalmente en alguno de los 251 pisos facilitados por las 53 "redes de pisos". En España hubo 239 residencias y centros de acogida y 264 pisos.

La mayoría de los centros estaba orientada hacia personas sin vivienda en alguna condición específica como inmigración, problemas de drogodependencia o de alcohol, enfermedad mental, o maltrato doméstico, según recoge el estudio del Eustat.

ACOGIDA PARA MUJERES

Los recursos de acogida para mujeres se agruparon en 40 centros, en su mayoría públicos, que ofertaron 64 viviendas y 384 plazas y proporcionaron alojamiento temporal a 192 personas. La mayoría de ellos, estaba orientada a víctimas de violencia de género, en concreto, 321 plazas donde vivían 151 mujeres y sus familiares a finales de 2014.

Los recursos de transición destinados a los jóvenes acogidos o tutelados hasta su mayoría de edad se concentraron en 18 centros, desde los que se ofertaron 31 pisos con 188 plazas, en las que residían temporalmente, a finales de 2014, 172 jóvenes. Este grupo de centros, principalmente de titularidad privada con financiación pública, fue atendido por 110 trabajadores, en su mayoría asalariados (66%).

Forman parte de este grupo los menores extranjeros no acompañados en su llegada a Euskadi, lo que supone que el porcentaje de personas inmigrantes fuera del 100% en 11 de los centros.