López insiste en que asociar euskera a libertad no es un "ataque" sino un "deseo de quitarnos el lastre" del terrorismo

Patxi López
EP
Actualizado 18/02/2011 12:40:28 CET

Pide perdón a quienes se hayan sentido "de verdad ofendidos" por sus declaraciones sobre el euskera

VITORIA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Patxi López, ha insistido en que decir que la desaparición de ETA significará que "el euskera se asociará a la libertad" no supone "un ataque al euskera, sino un deseo de quitarnos de encima ese lastre que tanto ha condicionado nuestras vidas y a nuestra proyección como país". Además, ha pedido perdón "si alguno se ha sentido ofendido de verdad" por las declaraciones en las que afirmó que el fin de ETA permitirá que "el euskera se una por fin con la libertad".

López ha realizado estas declaraciones en el pleno de control al Gobierno vasco que se celebra en el Parlamento vasco, en respuesta a dos preguntas y una interpelación relativas a las declaraciones que realizó en el discurso que dirigió a los integrantes del Consejo Asesor del Euskera el pasado mes de enero, cuando dijo que la desaparición del terrorismo de ETA "unirá definitivamente el euskera con la libertad" y "facilitará mucho las cosas a la actividad cultural vasca".

López ha lamentado que se hayan interpretado sus declaraciones creando una "tormenta política interesada en alimento de una polémica artificial" y ha sido tajante al afirmar que "jamás he vinculado el euskera con el terrorismo, ni he dicho nada de lo que pudiera deducirse la más mínima vinculación de connivencia entre ETA y el euskera, eso es totalmente falso".

Asimismo, ha ratificado sus declaraciones en las que afirmaba que "el fin de la violencia pondrá también fin a décadas de malentendidos entorno a la lengua vasca, de la misma forma que ha ocasionado esta comparecencia". "Por desgracia, la existencia de ETA ha perjudicado notablemente a muchas cosas, especialmente a las más íntimas que tienen que ver con la esencia de este país", ha insistido.

Por otro lado, ha afirmado que "incluso el PNV ha manifestado que el terrorismo de ETA ha dificultado la defensa del proyecto político nacionalista porque ha intentado condicionarlo y contaminarlo". "Esto no ha querido decir que su partido tuviera ningún tipo de vinculación o connivencia con la violencia, por tanto no busquen fantasmas donde no los hay", le ha solicitado al parlamentario del PNV, Joseba Egibar.

"QUITAR UN LASTRE"

López ha insistido en que "decir que la desaparición de ETA significará que el euskera, nuestras tradiciones, nuestro país, dejará de asociarse por algunas personas a la violencia y se asociará a la libertad, no es un ataque al euskera sino un deseo de quitarnos de encima ese lastre que tanto ha condicionado nuestras vidas y la proyección como país". "Sé que el euskera no tiene nada que ver con ETA ni con la intención de ese entorno que han querido apropiárselo", ha subrayado.

El lehendakari ha insistido en que su Gobierno quiere "demostrar al mundo que el euskera es una lengua que merece el mismo respeto que otras" y ha lamentado que el terrorismo de ETA haya querido "envenenar la realidad política, económica y social de Euskadi". ¿Usted no piensa que con la desaparición de ETA los vascos seremos más libres y todo lo vasco será también más libre?", le ha preguntado a Egibar.

Además, ha lamentado que con sus declaraciones "se esté usando el euskera para la confrontación política" y se ha preguntado "en qué le beneficia al euskera la polémica y la bronca artificial". "ETA ha intentado mediatizar el euskera, lo que ha generado un clima de desconfianza en algunas zonas y sectores" ha indicado antes de afirmar que "el término del terrorismo permitirá que el euskera deje de ser tabú".

"En lugar de dedicarnos a polémicas estériles deberíamos dedicarnos a su promoción y no a usarlo para bronca política", ha reiterado.

López ha reiterado que la polémica ha surgido de una frase sacada de contexto pero ha subrayado que sería de "ingenuos" el hecho de "ignorar que algunos que no creen en la democracia han intentado manipular" al euskera a través de actos a favor de la lengua vasca que "grupos totalitarios" han intentado manipularlos, "lo que ha hecho que algunos, desde el extremo contrario, hayan usado esto para denostar el euskera".

"PERDON"

El lehendakari ha pedido perdón "si alguno se ha sentido ofendido de verdad porque mis palabras no lo pretendían", aunque ha criticado que "algunos se han hecho los ofendidos simplemente para alimentar polémicas con las que atacar al lehendakari y que en nada benefician al euskera".

Finalmente, ha defendido que "en este país el euskera, el PSE, el nacionalismo o el independentismo no han vivido siempre en libertad desgraciadamente" durante la dictadura, pero ha subrayado que "otros hemos vivido en otro intento de totalitarismo que es el de ETA y de la violencia que se ha ejercido en este país y esto lo ha contaminado todo a pesar de que nosotros no lo quisiéramos". "La desaparición de ETA será el triunfo definitivo de la libertad para todos y para todo", ha concluido.

El parlamentario del PNV Joseba Egibar le ha preguntado a López "por qué ha vinculado el euskera con la desaparición de la violencia y no lo ha hecho con otras lenguas como el castellano o francés". "¿Por qué se hace esa vinculación junto con el euskera?; ¿por qué une la libertad con el euskera y no con el castellano?", le ha cuestionado.

PALABRAS "INADECUADAS"

El parlamentario de Aralar Mikel Basabe, por su parte, ha agradecido a López que haya admitido que fueron "inadecuadas" sus palabras y ha hecho referencia al viaje oficial que realizó el lehendakari a los Emiratos Arabes para afirmar que "seguro que no unió la libertad de el árabe con el final de Al Qaeda".

Basabe ha recordado que el euskera "no siempre ha sido una lengua en libertad". "En este país, el idioma que ha estado prohibido no hace tanto tiempo ha sido el euskera y el idioma de quienes lo prohibían era el castellano", ha concluido.

El parlamentario de EA, Juanjo Agirrezabala, ha criticado que López no haya corregido sus declaraciones y le ha acusado de que su concepción de la lengua vasca "está llena de prejuicios y anclada en el pasado". "Este es el problema grave; el euskera es una lengua y herramienta de comunicación y quien no la valore está lleno de prejuicios", ha defendido.

Además, ha denunciado que con sus palabras, el lehendakari "ha conseguido que se vinculen con la violencia a todos los vasco-parlantes". "No hay un insulto más grande en boca de un lehendakari", ha afirmado antes de preguntarse si "¿se puede vincular el castellano con el franquismo o el alemán con el nazismo?".