Publicado 14/02/2021 18:32CET

Obispo de Vitoria anuncia la suspensión de las salidas procesionales durante la próxima Semana Santa por la pandemia

El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde (izq)
El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde (izq) - DIÓCESIS DE VITORIA - Archivo

VITORIA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, ha anunciado la firma del decreto por el que suspende las salidas procesionales del Jueves y Viernes Santo por la pandemia de covid-19. "Desde el inicio de esta situación, nuestra Diócesis ha estado siempre primando la necesidad de salvar vidas y sumar acciones por frenar los contagios y ser así parte de la solución, algo que seguiremos haciendo con responsabilidad", ha afirmado.

Según ha informado la Diócesis de Vitoria, este próximo 17 de febrero, Miércoles de Ceniza, comienza la Cuaresma. Por este motivo, el Obispo de Vitoria ha escrito su tradicional carta pastoral abierta a toda la sociedad donde traslada su reflexión ante los principales retos para los próximos meses y en la que ha animado a todos seguir adelante "creciendo en la fe, en la esperanza y en la caridad".

En la misiva, el prelado ha destacado la firma del decreto donde suspende las salidas procesionales del Jueves y Viernes Santo -por segundo año consecutivo- por las calles de Vitoria y de muchos pueblos de Álava, al tiempo que recuerda que las principales celebraciones se harán de la manera más acorde con las actualizaciones sanitarias vigentes en ese momento.

Dividida en seis apartados, la carta, de 16 páginas y que puede adquirirse desde esta semana en todas las parroquias, así como en la sede del Obispado, ha analizado y explicado las claves que, tras un año de pandemia, deben guiar a la Iglesia alavesa en el futuro.

Poniendo de ejemplo a San José y citando reflexiones del Papa Francisco sobre su última Carta Apostólica por el año dedicado a este santo, Monseñor Elizalde ha destacado que "ante épocas de dificultad, San José nos enseña a esperar, confiar y actuar responsablemente, como él hizo al ser el custodio del Niño y de su madre, especialmente en los malos momentos".

Tras examinar la situación juvenil, el Obispo ha dedicado gran parte de esta carta a ello, requiriendo a los párrocos que "reaviven aquel movimiento sacerdotal entusiasta de Vitoria y que hoy tanto se necesita" para que sirva de impulso a las vocaciones pues, ha alertado, "somos la diócesis española con menor proporción de sacerdotes jóvenes".

Además, ha realizado una invitación a todos los jóvenes a que conozcan "lo apasionante, generosa y comprometida con el mundo que es una vida consagrada". En esta línea ha denunciado la situación excepcional en la que viven muchos jóvenes de Vitoria y Álava con respecto a su práctica religiosa.

"No es normal lo que ocurre con nuestros jóvenes", ha dicho, recordando que "aparte de niños y algún adolescente, la pastoral juvenil parroquial es casi inexistente". Comparando esta realidad con diócesis vecinas "donde no pasa esto", ha llamado a los párrocos a "trabajar juntos y realizar muchos cambios para acompañar a los jóvenes en su dimensión espiritual, a iniciarse en la experiencia de Dios, en la oración y en los sacramentos".

Además, ha insistido en que "necesitan ejemplos que les hagan ver el cariño a la Iglesia y a los más vulnerables de la sociedad" pues los jóvenes "tienen sed de sentido de la vida y de eternidad", algo de lo que los sacerdotes deben "estar preparados para transmitir y reflexionar juntos".

Elizalde ha animado además a todas las parejas y familias que quieran "madurar como cristianos" a participar de las muchas iniciativas y escuelas de formación que tiene la Diócesis para "promocionar los valores familiares, el amor y el crecimiento en pareja, descubrir la riqueza del matrimonio y vivir las relaciones con diálogo, de manera responsable y afrontando los problemas con confianza".

POBREZA

Ante la actual situación mundial, el Obispo de Vitoria ha alertado sobre las "nuevas pobrezas que se asoman a nuestro alrededor" como el paro, la crisis económica o el cierre de la hostelería, entre otros, y ha llamado a "corregir los excesos del sistema" y poner a "la dignidad de todo hombre y mujer como base para el futuro".

En este punto, ha destacado la situación de muchos inmigrantes y mujeres víctimas de la trata y de la explotación sexual, "atrapadas en el anonimato y viviendo en condiciones de esclavitud".