Publicado 03/12/2020 12:50CET

Pensionistas vascos se movilizan este 5 de diciembre contra el Pacto de Toledo y su propuesta de reforma del sistema

Movimiento de pensionistas de Bizkaia
Movimiento de pensionistas de Bizkaia - EUROPA PRESS - Archivo

BILBAO, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Colectivos de pensionistas vascos han convocado este sábado 5 de diciembre movilizaciones de protesta en Bilbao, Vitoria y San Sebastián, así como en otros municipios de Euskadi, para exigir unas pensiones "públicas dignas, justas y suficientes", rechazar las recomendaciones del Pacto de Toledo y decir "no" a una nueva reforma del sistema.

Así lo han anunciado este jueves, en varias comparecencias, para detallar la convocatoria de las protestas acordadas en el seno de sus respectivas asambleas locales y territoriales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa ante "la desatención" hacia sus demandas que han vuelto a demostrar los partidos políticos.

En este sentido, el movimiento considera "insuficientes" las medidas de reforma acordadas en el Pacto de Toledo porque, a su juicio, "consolidan el actual deterioro de las prestaciones y proponen empeorarlas en el futuro".

Hasta el momento, las nuevas movilizaciones han sido apoyadas por los colectivos que integran la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, así como por los sindicatos CNT y CGT, mientras que CCOO ha declinado adherirse a la convocatoria porque, tal y como les ha trasladado, "no comparte las razones críticas y las exigencias que el movimiento de pensionistas vasco plantea frente a las recomendaciones del Pacto de Toledo".

Los pensionistas quieren con estas nuevas movilizaciones reiterar su rechazo a aspectos que no han sido tenidos en cuenta en el documento acordado en el seno del Pacto, como la no derogación del factor de sostenibilidad, la penalización del acceso a la jubilación anticipada o planes privados como los de empleo que van a ser puestos en práctica.

Igualmente rechazan que se aumenten los años cotizados necesarios para lograr el 100% de la pensión y que se modifique a la baja el cálculo de la base reguladora.

"GRAN MENTIRA"

En su opinión, las recomendaciones acordadas en el Pacto de Toledo han puesto en evidencia "la gran mentira de que la Seguridad Social pública es insostenible" o el argumento que apunta a "la imposibilidad de revalorizar las pensiones con el IPC".

Sin embargo, tal y como han añadido, "lo conseguido es claramente insuficiente, por las indefiniciones que contiene, por las cuestiones que silencia, y porque consolida el actual deterioro de las prestaciones, que apuntan a empeorar en el futuro".

Para los pensionistas convocantes de las protestas, garantizar el sistema público de pensiones requiere derogar en su integridad las reformas laborales de 2010 y 2012 y acometer "una profunda reforma fiscal para que realmente paguen más los que más tienen e ingresan".

En el documento consensuado tras analizar las recomendaciones y tras la votación del Congreso, para los pensionistas vascos se ha confirmado que "el factor de sostenibilidad y la reforma de las pensiones de 2011 siguen vigentes e incluso se abre la puerta a nuevas reformas", además de que "se va a penalizar la jubilación anticipada, recortar la pensión de viudedad e impulsar planes privados de pensiones incentivados con dinero público para los trabajadores que los puedan pagar".

A juicio de los movimientos de pensionistas vascos, estas nuevas movilizaciones son necesarias porque siguen sin ser atendidas reivindicaciones "tan justas como imprescindibles", como el incremento de las pensiones contributivas mínimas hasta 1.080 euros, la derogación de los coeficientes reductores de la jubilación anticipada con 40 años cotizados, o "medidas para acabar con el 37% de la brecha de género en salarios y pensiones, como el aumento hasta el 100% de la base reguladora de la pensión de viudedad como única fuente de ingresos o la equiparación de las empleadas de hogar".

Por todo ello, y tras la votación del Congreso, los pensionistas han afirmado que "la pelota está en el tejado del Gobierno y la reforma de las pensiones de 2020 depende de los cambios legislativos que proponga", por lo que, de momento, "no nos queda otra que seguir luchando para garantizar lo conseguido y avanzar".

En este sentido, y porque, desde su punto de vista, "la lucha por un sistema público, que garantice unas pensiones dignas al final de la vida laboral, es una lucha del conjunto de la sociedad", han invitado a participar en las movilizaciones de este sábado a organizaciones sindicales, asociaciones feministas y juveniles y sociedad en general".