Publicado 06/06/2020 11:33:04 +02:00CET

Los puntos de recogida de residuos Bilbogarbi recuperarán desde este próximo lunes su horario habitual

Bilbogarbi
Bilbogarbi - AYUNTAMIENTO

BILBAO, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los Bilbogarbi fijos de la capital vizcaína recuperarán este próximo lunes, día 8, su horario habitual, después de que con motivo de la crisis ocasionada por el covid-19 el Ayuntamiento de Bilbao reorganizase sus servicios de limpieza, reciclaje y recogida de residuos.

Según ha recordado el Consistorio en un comunicado, los Bilbogarbi fijos redujeron su actividad de cuatro a una instalación, permaneciendo abierto únicamente el de Elorrieta en horario continuado de 8.00 a 20.00 horas.

De este modo, el pasado 18 de mayo las cuatro instalaciónes de Artxanda, Larraskitu, Zorrotza, además de la citada de Elorrieta, reanudaron su actividad, aunque todavía en horario reducido. Ese día también se recuperó el Bilbogarbi no asistido, así como los servicios de recogida puerta a puerta de vidrio para la hostelería y de papel cartón para el sector comercial. El Bilbogarbi móvil asistido se reactivó una semana más tarde, el 25 de mayo.

Sin embargo, a partir del próximo lunes, 8 de junio, los cuatro Bilbogarbi fijos recuperan su horario habitual y previo a la situación de alerta sanitaria.

En concreto, los Bilbogarbi de Artxanda y Larraskitu abrirán de lunes a viernes de 7.30 a 13.30 y los sábados de 7.30 a 12.20 horas. El de Zorrotza lo hará de 7.00 de la mañana a 20.30 horas entre semana y los sábados de 7.30 a 20.30. Por último, el de Elorrieta permanecerá abierto todos los días de la semana de 14.00 a 20.30 horas, de lunes a viernes, y los sábados de 14.00 a 19.30 y los domingos de 8.00 a 13.30 horas.

Los Bilbogarbi fijos son centros de aportación voluntaria a los que puede acudir la ciudadanía y el pequeño comercio de Bilbao a depositar residuos. Allí se pueden llevar, por ejemplo, electrodomésticos tanto de línea blanca (frigoríficos, lavavajillas, lavadoras) como de línea marrón (televisores, estufas, impresoras, ordenadores), así como restos de obras y reparaciones (de hasta 1 metro cúbico como máximo) y enseres o medicinas, pilas y baterías, textiles o madera.