Rosa Lluch critica "la utilización perversa de las víctimas del terrorismo por todos los partidos políticos"

Foto de archivo de Rosa Lluch
Europa Press - Archivo
Actualizado 23/12/2018 13:56:39 CET

Apuesta por el acercamiento de los presos, por que no haya enaltecimiento en los recibimientos a presos, y teme que todo "se cierre en falso"

BILBAO, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

Rosa Lluch, hija de Ernest Lluch, exministro socialista asesinado en el año 2000 por ETA, ha denunciado "la utilización perversa de las víctimas del terrorismo por todos los partidos políticos". Además, ha apostado por el acercamiento de los presos de ETA, por que no haya "enaltecimiento" en los recibimientos a los reclusos cuando son excarcelados, y ha mostrado su temor de que toda esta cuestión "se cierre en falso" porque podría suponer que "se volviera a abrir".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Lluch ha compartido micrófono con Ibon Ugarte, cuyo hermano falleció hace 18 años en un accidente de coche cuando iba a visitar a un preso de ETA lejos de Euskadi. Ambos han abogado por los encuentros entre diferentes víctimas para "sellar bien" el cierre del ciclo de la violencia en Euskadi.

El Foro Social Permanente ha propiciado esta entrevista entre Rosa Lluch y Ugarte que se ha desarrollado en el claustro de la Universidad de Deusto, durante la cual la hija del exministro del PSOE ha recordado que, cuando mataron a su padre, al día siguiente, Cataluña estaba al lado de la familia "en bloque".

"Fue una respuesta masiva, con lo cual el acompañamiento que yo sentí fue inmenso. Probablemente, si hubiera sido víctima de ETA en otro lugar, igual no hubiera recibido este calor. De hecho, sé que la mayoría de las víctimas no recibieron este calor, esta solidaridad", ha apuntado.

Ibon Ugarte ha señalado que en Euskadi "eso ha sido así". "Estamos las víctimas no reconocidas institucionalmente, que sí puedo decir que yo he tenido en el pueblo apoyo social y cariño, en cambio, institucionalmente, nosotros no existimos. Pero las víctimas de ETA han tenido apoyo institucional, reconocimiento, pero socialmente no creo que hayan sentido cariño", ha apuntado.

Rosa Lluch ha querido añadir que "la mayor parte de las víctimas de ETA no han tenido el reconocimiento institucional del que siempre se está hablando", y han sentido "mucha soledad" también por parte de las instituciones.

UTILIZACIÓN PARTIDISTA

Además, ha denunciado que "ha habido y sigue habiendo una utilización perversa de las víctimas del terrorismo por parte de todos los partidos políticos", opinión que ha compartido Ibon Ugarte.

La hija del exministro del PSOE cree que ahora se está cambiando algo porque "algunos partidos" no están usando a los damnificados por el terrorismo "como bandera", y hay víctimas del terrorismo que "están empezando a decir que no quieren ser utilizadas y que no se puede generalizar".

Rosa Lluch ha dicho que las víctimas del terrorismo y de cualquier violencia hablan "desde el estómago" y, para buscar soluciones, "no se puede hablar desde el estómago, sino desde la tranquilidad y la objetividad".

POLÍTICA PENITENCIARIA

"Es imposible que los que hemos sufrido no hablemos desde el estómago. Creo que tenemos que ser escuchadas, tiene que quedar constancia de lo que ha pasado, pero las víctimas no podemos mediatizar la solución. Dicho eso, yo no comparto la política penitenciaria actual", ha añadido.

A su juicio, "quien ha cometido un delito, según la legislación, tiene que estar en la cárcel", pero sus familiares, sus amigos y su entorno no tiene que sufrir el alejamiento porque ellos no han delinquido. "No tiene razón de ser y, a medida que se avanza y se ven gestos de distensión por un lado, en el otro lado se ven más. A mí que el que matara a mi padre esté en Almería, en Albacete o en Hernani, me da exactamente igual. No me afecta para nada ni me da ningún tipo de satisfacción", ha explicado.

Tras admitir que le cuesta "imaginarse" participando en una manifestación en favor del acercamiento de los reclusos de ETA, ha señalado que sería "muy prudente", no por el motivo de la marcha, sino por la gente con que compartiría pancarta. "Probablemente, me generarían más incomodidad algunos de los participantes que el motivo de la manifestación", ha reconocido.

Ibon Ugarte cree que la política penitenciaria es una de las cuestiones "indispensables" a abordar porque se está "en una fase en la que ETA se ha disuelto, no hay violencia", pero "la que mató a su hermano" en forma de alejamiento de los presos, dentro de una política "cruel y vengativa, sigue estando ahí". "Mi hermano fue el octavo familiar o amigo de un preso que murió en las carreteras y, a día de hoy, ya han muerto 16", ha apuntado.

En todo caso, entiende que, por parte de ciertas asociaciones de víctimas o de los propios damnificados haya "cierta reticencia" a hacer gestos en materia penitenciaria. "Pero creo que el papel de la víctima debería ser dar testimonio de lo que ha ocurrido en primera persona, que se sepa, que se reconozca y que no se olvide, pero no creo que sea condicionar las políticas que se vayan a adoptar y menos la penitenciaria porque, desde el punto de vista de la venganza, no vamos a arreglar nada", ha manifestado.

ACTOS DE BIENVENIDA A PRESOS

Sobre los actos de bienvenida a los presos de ETA que se celebran en los pueblos de Euskadi cuando éstos son excarcelados, Lluch ha recordado que ella es catalana y ha afirmado que le costaría ver "ese tipo de recibimientos en su pueblo".

"Entiendo que para algunos sea necesario hacer este recibimiento, pero entiendo que no tiene que ser fácil para una víctima ver recibir como un héroe a la persona que ha causado el dolor que tú has sufrido, es complicado", ha subrayado.

Por ello, cree que en esto "todos tienen que ser generosos y una cosa es que se esté contento y que la gente busque satisfacción porque una persona acabe su condena y otra es que se enaltezca o pueda parecer que se está de acuerdo, se comparte o se aplaude el delito que esa persona ha cometido". "Es relativamente fácil limar estas asperezas y que todos podamos vivir esto con un poco más de normalidad", ha añadido.

Ugarte ha afirmado que comprende que "un recibimiento puede llegar a herir a una víctima y esto puede llevar a reflexionar y a tomar medidas a quien corresponda". A su juicio, los encuentros entre víctimas, que permiten "empatizar con la otra parte, pueden llevar a reflexionar en este tipo de casos" de bienvenidas, "que se hacen con naturalidad, pero que pueden llegar a herir a las personas".

Tras reconocer que hasta ahora no ha participado en actos de homenaje o recuerdo a víctimas de ETA, ha dicho que él "empatiza" con las víctimas porque el sufrimiento que padece también "lo ha vivido" él "en sus carnes".

No sabe si sería capaz de participar en un acto dedicado a damnificados de la banda, pero sí muestra hacía ellos su "empatía" y su "máximo respeto, sin lugar a dudas".

ENCUENTROS

Rosa Lluch ha considerado que los encuentros entre víctimas de distintas violencias "son absolutamente fundamentales si se pretende reconstruir" la sociedad. También para Ibon Ugarte se trata de una oportunidad para poder "salir cada uno de su trinchera" y escuchar directamente "a esa otra persona que también ha sufrido" para "empatizar" con ella. "Es muy importante", ha apuntado.

La hija de Ernest Lluch cree que, "de esta forma, humanizas el dolor que el otro ha sentido porque, al final, el dolor es dolor, otra cosa es quién lo causó".

Además, el futuro lo ve con optimismo, aunque cree que "hay que resolver muchas cosas" y le preocupa que esto "se cierre en falso". En su opinión, "hay una necesidad de vivir en paz, sin recordar continuamente que ha habido violencia", con el riesgo que supone de que "se cierren las cosas en falso". "Y, cuando cierras las cosas en falso, lo más probable es que se vuelva a abrir", ha aseverado.

Ibon Ugarte considera que los encuentros entre diferentes personas de diferentes sensibilidades, "ayudan a sellar bien eso", algo que "comparte plenamente" Rosa Lluch.