El soterramiento del TAV en Vitoria contará con un presupuesto de 724 millones de euros y liberará 90.000 m2 de suelo

Infografía soterramiento TAV vitoria
GOBIERNO VASCO
Publicado 17/01/2019 13:55:32CET

Ábalos reitera que se mantiene para el año 2023 la finalización de las obras del Tren de Alta Velocidad en el País Vasco

VITORIA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El soterramiento para la llegada del Tren de Alta Velocidad (TAV) a Vitoria contará con un presupuesto de actuación de 724 millones de euros y liberará 90.000 metros cuadrados de superficie para usos urbanos, 44.000 de ellos en el entorno de la actual estación de Adif en la calle Dato.

El consejo de administración de la sociedad pública de "Alta Velocidad Vitoria" --integrado por el Ministerio de Fomento, el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria-- ha presentado este jueves el proyecto para la llegada de la alta velocidad a Vitoria.

Según han acordado, aprovechará definitivamente el pasillo ferroviario de la actual línea convencional Madrid-Hendaia a su paso por la ciudad, para discurrir bajo tierra a lo largo del núcleo urbano entre la calle Pedro Asua y el Boulevard de Salburua. El soterramiento de 3.610 metros de longitud liberará 90.000 metros cuadrados de superficie para usos urbanos.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, la consejera del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, el diputado general de Álava, Ramiro González, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, han participado en la presentación de la solución elaborada conjuntamente por el Ministerio de Fomento(ADIF) y el Gobierno Vasco(ETS) del proyecto de integración del ferrocarril en la capital alavesa.

La previsión de plazos es que en junio de este año se apruebe y exponga públicamente el estudio informativo, al tiempo que se licita la redacción de los proyectos constructivos, que deberían finalizarse en 2020. El plazo estimado para la ejecución de las obras ronda los 36 meses.

El presupuesto total de la actuación asciende a los 724 millones de euros IVA incluido, de los cuales 434 corresponderían al tramo del soterramiento de la estación de tren, 206,3 millones al nudo de Arkaute --para su posible conexión con Navarra--, 41 a la conexión con Burgos-Vitoria, y 42 a la redacción de proyectos y dirección de obras.

El ministro de Fomento, que ha reiterado que se mantiene para el año 2023 la finalización de las obras del TAV en Euskadi, ha detallado que el acuerdo incluye la cesión de los suelos liberados de Adif para su aprovechamiento urbanístico. No obstante, ha explicado que las aportaciones que hará cada institución "todavía están por concretar".

Respecto a la conexión de la Alta Velocidad con Navarra, Ábalos ha explicado que en "pocos días" volverá a reunirse con el vicepresidente de Navarra y convocará la comisión de seguimiento, y no ha querido confirmar cuál será la solución definitiva, ya que ha explicado que primero quiere hablar con el Gobierno de Navarra.

En este sentido, la consejera Arantxa Tapia ha destacado que la conexión con Navarra "no está del todo definida", pero en este acuerdo se ha previsto 206,3 millones para el nudo de Arkaute, si se produce por Vitoria definitivamente.

Asimismo, en materia de financiación, ha defendido que las participaciones en la sociedad de cada institución "están claras", y ha recordado que cuenta con el 50% de participación del Gobierno central, 25% del Gobierno Vasco, 15% del ayuntamiento de Vitoria y un 10% de la Diputación alavesa.

"Hemos establecido --en el presupuesto de actuación-- toda la conexión que necesitamos, por una parte, para sumarnos al corredor hacia la meseta, que no significa que sea objeto de la sociedad, así como el tramo de Arkaute que prevé la posibilidad de que se produzca la conexión hacia Pamplona. Lo del soterramiento está clarito cuál es", ha subrayado.

EL PROYECTO

El inicio de la actuación se sitúa junto al centro logístico de Jundiz y el final en el inicio de la 'Y vasca', concretamente en el tramo Arrazua/Ubarrundia-Legutiano, lo que suma un total de 14,3 kilómetros de longitud.

La inserción de la alta velocidad en Vitoria se ha proyectado con dos vías en ancho estándar (UIC) para personas viajeras y una vía mixta --de tres hilos-- para tráficos de mercancías y media distancia. En los primeros 3 kilómetros las tres vías discurren paralelas y a cielo abierto. En el entorno de la calle Pedro Asua, la línea se adentra en un falso túnel de 1.126 metros de longitud, que desemboca en la estación.

La futura estación, al igual que el resto del tramo soterrado, se ejecutará mediante excavación al abrigo de pantallas --por el sistema constructivo conocido como cut&cover-- y estará unos 17 metros por debajo de la cota de calle. Los tráficos de mercancías estarán separados físicamente de la zona de andenes.

Rebasada la estación, el trazado vuelve a discurrir en falso túnel de 1.460 metros de longitud, el cual se prolonga hasta cruzar bajo el Boulevard de Salburua. A continuación, el ferrocarril sale a superficie en rampa ascendente hasta cruzar sobre el arroyo Errekaleor en viaducto.

Los tráficos ferroviarios se mantendrán durante la ejecución de las obras, aspecto que ha elevado el coste de la operación. La solución adoptada incluye una conexión con el puerto seco de Jundiz y la futura autopista ferroviaria, así como un apartadero de 750 metros para trenes de mercancías de ancho estándar.

En este sentido, el diputado general de Álava, Ramiro González, ha subrayado que "por el trabajo realizado en los últimos años" Álava se ha constituido como "verdadero nodo logístico del suroeste de Europa" y cree que la Alta Velocidad va a ser un "punto de conexión importantísimo" para el Territorio y para su futuro económico.

ESPACIO SOTERRADO

El soterramiento de los más de tres kilómetros y medio de vías por donde discurre el ferrocarril liberará 90.000 metros cuadrados de superficie para usos urbanos, 44.000 de ellos en el entorno de la estación.

En este sentido, se plantea la construcción de un nuevo vial longitudinal este-oeste para tráfico rodado de gran capacidad, con dos carriles por sentido, que parte de la calle Portal de Castilla, discurre en superficie al sur del Paseo Carmelo Bernaola, por el pasillo ferroviario actual a lo largo de 200 metros. El vial se soterra en la glorieta del Paseo de la Música y vuelve a salir a superficie tras cruzar bajo la calle San Cristóbal.

Las calles transversales que actualmente discurren soterradas o elevadas sobre el ferrocarril pasarán a discurrir en superficie (Paseo de la Senda, San Antonio, Los Fueros, Rioja y San Cristóbal), al eliminarse la trinchera ferroviaria. Asimismo, la remodelación del paseo de la Universidad permitirá habilitar una parada del tranvía junto al nuevo edificio de la estación, lo que facilitará la intermodalidad.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, se ha mostrado "plenamente satisfecho" por este proyecto y ha agradecido la "sensibilidad" de los gobiernos central y vasco a las aportaciones municipales.

LA NUEVA ESTACIÓN

La nueva estación será una adaptación del actual edificio de Dato, al que se añadirá un nuevo volumen complementario acristalado, que sumará una superficie de 3.140 metros cuadrados, y contará con dos plantas subterráneas.

Las instalaciones incluirán dos accesos, el actual y otro desde el paseo de la Universidad. El inmueble acogerá varios servicios como zona de espera, control de accesos, área de ventas y atención ciudadana, así como aseos públicos y locales comerciales.

A la planta menos uno se accederá a través de escaleras mecánicas, fijas y ascensor, donde se ubicará la sala de embarque de alta velocidad y el acceso a cercanías. Esta planta contempla un aparcamiento de 400 plazas.

En el nivel menos dos se situarán tres andenes (dos centrales y uno lateral) y cinco vías de ancho estándar para alta velocidad, así como otro andén más con una vía para cercanías, separado de la vía de cercanías de ancho mixto (tres hilos).