Hospitalizadas 128 personas, 39 graves, desde el inicio de la actividad gripal en Euskadi

Gripe
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / KOLDUNOV - Archivo
Actualizado 03/01/2019 17:31:07 CET

BILBAO, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 128 personas han sido hospitalizadas en Euskadi desde el inicio de la actividad gripal, un 39 de ellas de pronóstico grave, según ha informado el Servivio Vasco de Salud.

En un comunicado, Osakidetza asegura que la actividad gripal de Euskadi ha experimentado "un descenso leve" aunque se sigue manteniendo "por encima del umbral epidémico".

La tasa de incidencia de la última semana del año ha sido de 97,4 casos por 100.000 habitantes, mientras que la anterior semana fue de 150,1 casos por 100.000 habitantes, según el último informe de la Red de Vigilancia Epidemiológica-Médicos Vigía, que ha analizado la actividad gripal entre los días 24 de diciembre y 30 de diciembre.

Desde que se iniciara la actividad gripal y hasta la fecha, un total de 128 personas han sido hospitalizadas, 39 de ellas con pronóstico grave. En el conjunto de la Red de Atención Primaria de Osakidetza, se ha mantenido el crecimiento de la demanda asistencial por síndrome gripal y se han registrado 1.976 consultas en la última semana. También en los primeros días de 2019 la demanda de atención médica "sigue aumentando".

El Departamento de Salud y Osakidetza aconseja "hacer un uso responsable de los recursos sanitarios" en caso de notar los síntomas propios de la gripe, y evaluar, en función de la sintomatología, "cuál es el servicio sanitario más adecuado para atender y resolver su problema", el médico de familia, los puntos de atención continuada o PAC y, "en última instancia, en caso de complicaciones graves, las urgencias hospitalarias".

De ese modo, insisten, "se evitarán esperas innecesarias para recibir la atención" y, al mismo tiempo, "se estará contribuyendo a no saturar el propio sistema sanitario".

En este sentido, han recordado que la gripe es "una enfermedad molesta, pero benigna en la población sana", y que no tiene tratamiento específico, por lo que "el reposo, la ingesta de abundantes líquidos y antitérmicos para atajar la fiebre son las principales recomendaciones". En caso de que la fiebre persista, se deberá consultar con el médico.

Asimismo, ha apuntado que se trata de una enfermedad vírica ante la que los antibióticos no son eficaces y solo deben tomarse "en casos muy puntuales y siempre bajo prescripción médica". Además, se recomienda, "dado su alto índice de transmisión y contagio", adoptar medidas higiénicas de precaución, como, "al toser o estornudar, taparse la boca o la nariz con el brazo, lavarse frecuentemente las manos o utilizar pañuelos desechables".

Contador