Unas 150 personas de confesión católica se concentran en Mérida como señal de "indignación" por las fotos de Montoya

Actualizado 17/03/2007 19:44:10 CET

MÉRIDA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 150 personas, según datos facilitados por la Policía Nacional a Europa Press, de confesión católica se dieron cita hoy frente al edificio de Presidencia de la Junta de Extremadura como señal de "protesta e indignación" por la edición, por parte de la Editora Regional de Extremadura, de un catálogo de fotos realizadas por el artista JAM Montoya, en las que aparecen distintas imágenes del cristianismo en actitudes sexuales.

La concentración, que según informaron personas allí congregadas, se había convocado a través de mensajes de teléfonos móvil, comenzó a las 17.00 horas, momento en el que personas de diferentes edades, y algunas de ellas religiosas, se empezaban a dar cita.

El mensaje fundamental que pretenden trasladar a la opinión pública es su sentimiento de "ofensa y vergüenza" a su sentir religioso, tal y como comentó una mujer de mediana edad a Europa Press.

"Como soy católica, apostólica y romana, pues me manifiesto, porque a mi religión la han profanado", añadió.

Las personas concentradas también coincidieron en expresar que sienten un "agravio comparativo" frente a otras religiones, y otra de las frases repetidas en la Plaza del Rastro fue "si fuéramos musulmanes no nos harían hecho esto".

En el trascurso de la protesta se oyeron también diferentes cánticos religiosos y algunas personas, mientras portaban imágenes del cristiano, rogaban "el perdón para aquellos que tanto nos han ofendido".

Entre los asistentes a la concentración también se encontraban algunos representantes políticos del Partido Popular extremeño, como el presidente regional de Nuevas Generaciones, Juan Parejo, y algunos concejales populares del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Mérida, que repitieron que participan en la concentración "no como políticos sino como ciudadanos católicos".

Así Juan Parejo se mostró "muy ofendido" y lamentó que "nadie haya asumido responsabilidades en este asunto", de la misma manera recordó la remisión, por parte de NN.GG., al Defensor del Menor de una queja por una de las imágenes contenidas en el catálogo que, a juicio de los jóvenes populares, hace "apología clara del abuso a menores y de la pedofilia".

Parejo también lanzó un mensaje de cara a la próxima celebración del centenario de la declaración de la Virgen de Guadalupe como Patrona de Extremadura. "Espero que el gobierno socialista de la Junta de Extremadura no tenga la desfachatez y la poca vergüenza de asistir, o se es cristiano los 365 días del año o no, a mi no me vale que se pongan la careta de cristiano durante dos horas, para salir en la foto y apuntarse la medallita de la ocasión".

Por su parte el concejal popular en el Ayuntamiento de Mérida, Fernando Molina, aseveró que "aún no sale de su sorpresa" por el caso de las fotos y añadió que no entiende "en que estaba pensando el consejero de Cultura, Francisco Muñoz, cuando prologó el catálogo de fotos. Con dinero público hay que ser un poco más riguroso", aseveró.