Cáceres se transforma para vivir su otoño más cinematográfico

Actualizado 30/08/2016 18:39:33 CET
Las torres de la Preciosa Sangre han cambiado el blanco por el ocre
EUROPA PRESS

La parte antigua afronta el montaje de varios decorados para rememorar las épocas de las producciones

CÁCERES, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El casco antiguo de Cáceres, que en noviembre cumplirá treinta años como Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco, se está transformando estos días en un gran plató de cine con el montaje de decorados en varias plazas del recinto amurallado para acoger dos de los tres rodajes cinematográficos que se llevarán a cabo en la ciudad en los próximo meses.

Dos series de televisión, la estadounidense 'Still Star-Crossed' sobre la historia de Romeo y Julieta y la española 'La Catedral del Mar' basada en la novela de Ildefonso Falcones, han sido las primeras en desembarcar en la capital cacereña a la espera de que, dentro de dos meses aproximadamente, se lleve a cabo el tan esperado rodaje de algunas escenas de la séptima temporada de 'Juego de Tronos', la serie de mayor fama mundial en la actualidad que también ha incluido a Cáceres como uno de sus escenarios.

De momento, en la plaza de San Jorge varios operarios trabajan en la transformación del entorno para convertirlo en la ciudad italiana de Verona en el siglo XVI y para ello se han pintado las torres de la iglesia de la Preciosa Sangre, el templo que preside la plaza, que ha cambiado su blanco por un ocre más acorde con la época.

Además, también se ha construido un cadalso y se han montado otros entramados de madera para recrear escenarios acordes a las escenas que se grabarán a partir de la próxima semana, el lunes y el martes, después del paso del equipo de producción por otras localidades extremeñas como Plasencia o Trujillo, donde también se ruedan algunas secuencias.

Pero aparte de la plaza de San Jorge, en pleno corazón de la ciudad antigua, la productora de 'Still Star-Crosed', que ese emitirá en la cadena norteamericana ABC, también está trabajando en el auditorio del complejo cultural San Francisco, propiedad de la Diputación Provincial, que ha cedido el espacio para convertirlo en un plató de interior y donde ya se han llevado a cabo algunas grabaciones y se continuará rodando con asiduidad.

Para ello se ha desmontado todo el escenario así como el graderío y las sillas del auditorio y se ha construido un decorado de madera y colocado algunas pinturas a modo de frescos en los murales de lo que fue la capilla de este convento que se remonta al siglo XV.

'LA CATEDRAL DE SANTA MARÍA'

Volviendo a la parte antigua, en la plaza de Santa María junto a la concatedral se está colocando un decorado para simular la Barcelona del siglo XI, como telón de fondo de la grabación de algunas escenas de 'La Catedral del Mar', la serie protagonizada por Aitor Luna y Michelle Jenner y producida por Diagonal TV para Atresmedia, que rodará en la ciudad del 16 al 23 de septiembre.

Así, la parte de la fachada del templo que linda con el Palacio Provincial quedará totalmente cubierta por el decorado que simula la construcción de la basílica de Santa María del Mar de Barcelona con una piedra más gris que la de la parte antigua de Cáceres.

En definitiva, unos cambios que transformarán por unos días la estampa de la parte antigua de la ciudad que ya ha servido como escenario de rodajes en varias ocasiones, aunque nunca habían coincidido en el tiempo tres producciones, una circunstancia que desde la Extremadura Film Commission se valora de forma "muy positiva" por lo que esto supondrá para la atracción de turismo a la ciudad.

Desde esta oficina regional, creada en 2008 por la Junta de Extremadura para asesorar y tramitar a todos los profesionales del sector audiovisual que deseen rodar en cualquier parte de Extremadura, se agradece la colaboración de las instituciones por la ayuda que se presta facilitando los edificios y los enclaves públicos para los rodajes, según se ha señalado en declaraciones a Europa Press.

Unos rodajes que ya están dejando sus beneficios en la capital cacereña a modo de alquileres de casas, hoteles, comidas en restaurantes, arquitectos y operarios para montar los escenarios o extras como figurantes, entre otros.

Pero el impacto económico se tendrá que valorar a largo plazo cuando concluyan los tres rodajes a finales de año e, incluso, algunos meses más tarde para ver qué tirón tiene la promoción cinematográfica como recurso turístico y de desarrollo local. De momento, ese impacto es solo visual por la necesaria metamorfosis a la que está siendo sometida la ciudad para recrear las diferentes épocas de la historia en este viaje cinematográfico que volverá a la realidad en unos pocos meses.