Publicado 12/04/2021 12:27CET

Investigada una vecina de Alange por robar 4.200 euros en las casas en las trabajaba como ayuda a domicilio

Dinero recuperado por la Guardia Civil a una asistenta que lo había sustraído de un domicilio
Dinero recuperado por la Guardia Civil a una asistenta que lo había sustraído de un domicilio - GUARDIA CIVIL

   BADAJOZ, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha investigado a una empleada en la asistencia a ayuda a domicilio de personas mayores, por la sustracción de 4.200 euros en dos de los inmuebles donde trabajaba en la localidad pacense de Alange.

   La investigación se inició a primeros de este mes de abril, cuando la Guardia Civil de Alange tuvo conocimiento de la denuncia presentada por un vecino de esta localidad, quien se había percatado que "desde el pasado mes de enero y en reiteradas ocasiones, le venían faltando parte del dinero que guardaba en su domicilio".

   Con los datos aportados por el denunciante, los agentes inician las indagaciones para tratar de recuperar el dinero, así como para lograr la detención del autor de la acción delictiva, en las que pudieron constatar que la cantidad del dinero sustraído ascendía a unos 3.500 euros.

   Así, y debido a que el acceso a la vivienda no estaba forzado, los agentes sospecharon desde un primer momento de una vecina del mismo municipio que trabajaba en la vivienda como auxiliar en la ayuda a domicilio en el cuidado y aseo de personas mayores.

   Las indagaciones llevadas a cabo, permitieron a los agentes de la Guardia Civil de Alange y de Mérida, descubrir que este hecho "no había sido una acción delictiva aislada", sino que en otro de los domicilios en los que desempeñaba sus tareas, también habría sustraído unos 700 euros, según relata la Guardia Civil en nota de prensa.

   Por eso, se establecieron una serie de dispositivos en torno a la asistenta, que el pasado lunes fue interceptada a la salida de una de las viviendas, y le intervinieron 250 euros que acababa de sustraer en ella.

   Explica la Guardia Civil que esta mujer aprovechaba su condición de empleada en la asistencia a las víctimas para apoderarse en diferentes ocasiones del dinero que guardaban, y calculan que el total de lo sustraído asciende a unos 4.200 euros.

   Con las pruebas incriminatorias, se le han instruido diligencias como investigada e implicación en los hechos, y han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Mérida.

   Finalmente, cabe destacar que actualmente esta persona ha cesado en la actividad laboral que desarrollaba, pero la Guardia Civil continúa la investigación para tratar de averiguar la posible implicación de la ahora investigada en otros hechos delictivos.

Para leer más