Actualizado 14/08/2014 11:09 CET

Max Glaenzel recibirá el Premio Ceres 2014 a la Mejor Escenografía y Valentín Álvarez a la Mejor Iluminación

Valentín Álvarez
Foto: REMITIDA

MÉRIDA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Max Glaenzel recibirá el Premio Ceres 2014 a la Mejor Escenografía por los decorados y ambientes de Viaje a ninguna parte, La rosa tatuada, El crédito, El dies feliços y Mitad y mitad, mientras que Valentín Álvarez recibirá el de Iluminación por su trabajo en Los Mácbez.

   Estos galardones se entregarán en la ceremonia que se celebrará el 28 de agosto en el Teatro Romano de Mérida y cabe indicar que en las dos ediciones anteriores fueron galardonados los escenógrafos Eduardo Moreno (2012) y Paco Azorín (2013) y los iluminadores Juan Gómez-Cornejo (2012) y Miguel Ángel Camacho (2013).

   En total son trece premios cuyos ganadores se seleccionan de entre todas las producciones escénicas españolas que se han estrenado entre el 21 de julio de 2013 hasta el 19 de junio del 2014, según ha informado el Festival Internacional de Teatro Clásico en nota de prensa.

   Las categorías son mejor espectáculo teatral del año, mejor director de escena, mejor guión, mejor actor, mejor actriz, mejor escenógrafo, mejor iluminador, mejor vestuario, mejor caracterización, mejor trayectoria empresarial, Premio Emérita Augusta a toda una vida y dos referidos al Festival de Mérida, el Premio del Público el y Premio de la Juventud.

JURADO

   Todos los premiados, menos los tres últimos, son elegidos por un jurado especializado compuesto por nueve periodistas culturales de los principales medios de comunicación españoles y un presidente, honor que corresponde este año la actriz Verónica Forqué.

   El resto del jurado lo componen Justo Barranco de La Vanguardia, Miguel Ayanz de La Razón, Daniel Galindo de RNE, Juan Ignacio García Garzón de ABC, César López de El Periódico de Cataluña, Raúl Losánez de La Gaceta y Radio Intereconomía, Marcos Ordóñez de El País, Machús Osinaga de TVE y Liz Perales de El Cultural de El Mundo.

   El premio Emérita Augusta a toda una vida es decidido por la dirección del Festival de Mérida, mientras que la elección del Premio del Público y de la Juventud corresponde a un jurado extremeño compuesto por periodistas y profesionales de los principales medios de comunicación locales y regionales que han participado en la cobertura informativa del festival.

   Todos los premiados recibirán una estatuilla que ha sido creada por el escultor extremeño Jesús Díaz Moreno Machaco. La pieza, de hierro forjado, está inspirada en la diosa Ceres, la diosa griega de la tierra, la agricultura y la fecundidad.

LOS PREMIADOS

   Max Glaenzel es escenógrafo y autor de un centenar de decorados de espectáculos teatrales. Estudió en el Centro de Arte y Diseño Escuela Massana y en 1993 debutó como escenógrafo teatral, en colaboración con Estrella Cristiano con el montaje de la compañía Rebeca de Winter, Yvonne, princesa de Borgoña, de Witold Gombrowicz, dirigido por Josep Maria Mestres.

   Sus trabajos se han presentado regularmente en teatros como la Sala Beckett, el Teatro Nacional de Cataluña o el Teatro Lliure, en obras como Sábado, domingo y lunes, de Eduardo de Filippo, con dirección de Sergi Belbel (2003) y Rómulo El Grande de Friedrich Dürrenmatt, con dirección Carles Alfaro (2005).

    Asimismo, destacan obras como Las falsas confidencias, de Marivaux, con dirección Sergi Belbel (2005), Rock'n'roll, de Tom Stoppard, con dirección de Àlex Rigola (2008), Alicia, un viaje al país de las maravillas (2009), de Lewis Carroll, con dirección Carlota Subirós; El baile de Irène Némirovsky, con dirección de Sergi Belbel (2009) o Woyzeck, de Georg Büchner, con dirección de Gerardo Vera (2011).

   En 2009 ganó, junto con Estrella Cristiano, el premio Max a la mejor escenografía por su trabajo en el montaje 2666 (2007), dirigido por Àlex Rigola a partir del texto homónimo de Roberto Bolaño.

   Es colaborador habitual de directores como Àlex Rigola, Sergi Belbel, Gerardo Vera, Carlota Subirós, David Selvas, entre otros, en centros de producción como el Teatre Nacional de Catalunya, Centro Dramático Nacional, Teatre Lliure, Teatro de la Abadía, Schaubuehne am Lehniner Platz Berlin,, Schauspielhaus Düsseldorf, Festival Temporada Alta y Festival Grec entre otros.

   Por su parte, Valentín Álvarez es director de fotografía e iluminador. Su trabajo consigue crear "atmósferas únicas" sobre el escenario como la de una de sus últimas creaciones en Los Mácbez, que le ha valido el reconocimiento del Premio Ceres 2014 a la Mejor Iluminación del año.

   Su propuesta en este proyecto teatral, donde ilumina un cubo blanco en perspectiva para crear atmósferas diferentes donde se desarrolla la acción protagonizada por Javier Gutiérrez y Carmen Machi, ha sido calificada de "soberbia" por algunos críticos.

   Valentín Álvarez lleva casi veinte años dedicados a la iluminación en cine, documentales, campañas de publicidad, vídeos musicales, televisión, fotografía y, por supuesto, en teatro.

   Entre sus trabajos más reciente en teatro destacan el diseño de iluminación para el musical ¡Ay, Carmela!, al igual que otros títulos como El Montaplatos, Falstaff o Urtain, de Animalario.

   Un trozo invisible de este mundo, dirigida por Sergio Peris Mencheta, por el que obtuvo el Premio Max este año, y Hamlet (Will Keen para el Teatro Español) son otras de sus últimas creaciones en el mundo de la escena. Además es colaborador habitual de Andrés Lima, director de Los Mácbez.