Actualizado 17/01/2012 14:09:18 +00:00 CET

Medio Ambiente estudia potenciar la biomasa forestal en los montes públicos de la región

MÉRIDA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Medio Ambiente se ha marcado como uno de sus más inmediatos objetivos evaluar y promover la potencialidad del recurso de la biomasa forestal en los montes gestionados por la administración autonómica.

Para ello el director general de Medio Ambiente, Enrique Julián Fuentes, acompañado de técnicos del Servicio de Ordenación y Gestión Forestal, ha recorrido varios montes de las comarcas forestales de Sierra de Gata y Hurdes, comprobando de primera mano el potencial forestal existente con destino al aprovechamiento de biomasa, cifrado en aproximadamente, 50 toneladas de biomasa por hectárea.

La producción energética de la biomasa forestal presenta un importante potencial en la región extremeña, ofreciendo una salida a los residuos forestales de los tratamientos selvícolas, autofinanciando su retirada del monte y contribuyendo indirectamente a la prevención de incendios y al control de plagas, según informa el Gobierno de Extremadura en nota de prensa.

Actualmente, este aprovechamiento en la región está siendo promovido desde la Dirección General de Medio Ambiente y en un futuro cercano será una significativa fuente de empleo y riqueza de los montes.

Los cultivos energéticos forestales y agrícolas, junto con los aprovechamientos de la biomasa forestal de los montes públicos y privados, constituyen las tres fuentes fundamentales de materia prima para las plantas de generación de electricidad con biomasa.

Esta nueva actividad está comenzando a generar riqueza económica y puestos de trabajo en las comarcas forestales y ayudará a realizar una gestión sostenible de los montes compatibilizando la función productiva del monte con sus funciones ambientales y recreativas.

De esta forma, se pondrán en valor miles de hectáreas de pinares, aumentando y diversificando sus posibles producciones, ya que las claras de los pinos con diámetros comprendidos entre 15 y 30 centímetros, tenían una escasa valía comercial antes del aprovechamiento energético.

Este valor de la biomasa viene a sumarse al que tiene la madera de claras de diámetro mayor de 30 centímetros y de las cortas finales de regeneración que abastece distintas industrias de transformación forestal.

La Ley de Montes, de ámbito nacional, establece que el aprovechamiento de biomasa con destino a la producción energética se hará bajo las condiciones de una gestión forestal sostenible, pues el desarrollo de estos usos de la biomasa no podrá comprometer el cumplimiento de los principios básicos de persistencia y estabilidad de los ecosistemas forestales y ése será el "principio que guíe las actuaciones de la Dirección General".