Actualizado 18/04/2012 14:46 CET

Una residencia de ancianos de Trujillo (Cáceres) se queda sin mayores al ser desahuciada

Residencia de ancianos recibe orden de desahucio
EUROPAPRESS

Los empleados acuden a trabajar aunque no haya residentes hasta que la empresa gestora tome una decisión definitiva sobre ellos

TRUJILLO (CÁCERES), 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La residencia de ancianos 'El Conquistador' de Trujillo (Cáceres) se ha quedado sin residentes ya que una orden de desahucio por impagos de la empresa gestora Geroinnova ha obligado al Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (Sepad) a trasladar a los residentes a otros centros.

Aunque el desahucio está previsto para el 30 de abril, los ancianos con plazas concertadas ya han sido reubicados en otras residencias de mayores de Cáceres y los que no tenían estas plazas también se han marchado.

El alcalde de Trujillo, Alberto Casero, que ha participado en varias reuniones con las partes implicadas, ha querido "dejar claro", en declaraciones a Europa Press Televisión, que en este asunto el ayuntamiento trujillano no es responsable puesto que se trata de "una cuestión de carácter privado".

Casero ha explicado que el desahucio de este centro se debe a "una situación económica" de la empresa que gestionaba la residencia ya que los propietarios del edificio donde está ubicada "habían denunciado el impago" por parte de esta empresa y por ello "han sido desahuciados".

"Lo que ha hecho la Administración local y autonómica es intentar velar por los intereses de las personas que ocupaban dicho centro", ha aclarado el primer edil, y, por ello, han sido trasladados a otras residencias de mayores de la región.

PROBLEMAS DESDE 2009

Asimismo, el alcalde trujillano ha afirmado que la residencia "arrastraba una serie de problemas ya que desde 2009 perdió la calificación para seguir optando a plazas conveniadas" con el Sepad porque "no cumplía con los requisitos legales que la normativa marca".

Alberto Casero ha detallado que había problemas con instalaciones eléctricas, refrigeración, dimensiones de los accesos, entre otros, los cuales "requieren mejoras sustanciales" porque "al final" su falta de solución "supone una merma de las personas que ocupaban el centro".

Por su parte, la concejala de Bienestar Social de Trujillo, Soledad Corrales, ha confiado en la posibilidad de poder reabrir la residencia "siempre y cuando la dueña de las instalaciones haga las reformas necesarias para amoldarse a la nueva normativa".

Corrales ha afirmado que "podrían abrir de nuevo sus puertas" y ha asegurado que los propietarios del edificio han mostrado su "compromiso" para realizar las reformas por lo que espera que "en breve espacio de tiempo" se pueda reabrir.

TRABAJADORES

Por otra parte, cabe destacar que los trabajadores del centro continúan acudiendo a trabajar y cumpliendo sus horarios porque todavía no les han comunicado que va a pasar con ellos. Por tanto, van a trabajar normalmente, aunque no haya residentes, y están a la espera de que se les comunique formalmente su despido.

Alberto Casero ha informado de que él ha mantenido reuniones con estos trabajadores y ha asegurado que los mismos llevaban "sin cobrar muchos meses".

"A nadie en Trujillo le ha cogido por sorpresa el cierre de esta residencia porque sabía que las condiciones económicas de la empresa que gestionaba el centro no eran las más óptimas", ha apuntillado Casero.

Por ello, ha destacado que ahora los trabajadores deberán "abrir una batalla legal" para que la situación en la que están "se pueda normalizar", es decir, que "cobren su finiquito" y "los atrasos que se les debe".