El retrato robot de la víctima de violencia de género extremeña es mujer de 15 a 64 años, española y con estudio básico

Vergeles, Leire Iglesias y otras autoridades en rueda de prensa hoy en Mérida
EUROPA PRESS
Publicado 14/09/2018 12:26:01CET

   MÉRIDA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El 'retrato robot' de la mujer víctima de violencia de género en Extremadura en base a los casos detectados desde el sistema sanitario es el de una fémina de entre 15 y 64 años de edad, que "generalmente" suele residir en el área de salud de Don Benito/Villanueva, que "suele" ser de nacionalidad española, que tiene estudios básicos "en su inmensa mayoría", y que "no suele trabajar fuera de casa".

   Además, la afectada "suele" estar casada; en la mayoría de los casos se han presentado indicadores de sospecha de maltrato; en la "mayoría" de las ocasiones la violencia recibida es física y psíquica; en la "mayoría" de las notificaciones reciben el maltrato "desde hace más de un año y de forma continuada"; y suele contar con la familia como "red de apoyo social".

   Este 'retrato robot' surge del estudio sobre dicha materia que el sistema sanitario extremeño remite al Sistema Nacional de Salud, y del cual ha informado en rueda de prensa este viernes en Mérida el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, que ha estado acompañado por la consejera de Cultura e Igualdad, Leire Iglesias.

También han estado presentes la directora general del IMEX, Elisa Barrientos; el director gerente del SES, Ceciliano Franco; y la directora general de Salud Pública, Pilar Guijarro.

CASOS NOTIFICADOS

   De este modo, según ha desgranado Vergeles, desde enero de 2011 a diciembre del 2017 se han notificado por parte de Extremadura al Sistema Nacional de Salud un total de 283 casos de mujeres víctimas de violencia de género, lo que supone una media anual de unos 40 casos comunicados al año.

   Además, la mayor parte de las notificaciones proceden del ámbito de la atención primaria, es decir desde los centros de salud y los consultorios de la región, aunque "en el último tiempo" se está notando un "aumento" de las notificaciones por parte de los puntos de atención continuada.

   De igual modo, estos 283 notificados se concentran en la franja entre los 15 y los 64 años de edad, según el estudio epidemiológico realizado en la comunidad sobre dicha materia.

DATOS DE 2017

   A su vez, en concreto sobre datos referidos a 2017, el consejero de Sanidad ha informado de que se han notificado 43 casos de violencia de género desde Extremadura al Sistema Nacional de Salud, y por zonas de salud "se notifican más" en las zonas de salud del Polígono Nueva Ciudad de Mérida y Don Benito-Este.

   Igualmente, por área de residencia, el mayor número de notificaciones pertenece a mujeres que viven en Don Benito, con una tasa de 83,7 por 100.000 habitantes.

   Asimismo, en el 74 por ciento de los casos notificados la nacionalidad de la mujer víctima de violencia de género es española, según el estudio.

   También, las víctimas generalmente cuentan con estudios básicos (en el 30 por ciento), seguido de las que disponen de formación en Bachillerato o FP (en un 21 por ciento de los casos), y es "mucho más raro" la violencia que se ejerce contra las mujeres con niveles de formación superiores.

   Al mismo tiempo, según los mismos datos, la violencia de género se ejerce fundamentalmente sobre la mujer que no trabaja fuera de casa (hasta el 51 por ciento de las notificaciones realizadas en 2017); frente al 30 por ciento de las féminas víctimas que trabajan y tienen un empleo remunerado.

   Mientras, en el 41,8 por ciento de los casos la mujer estaba casada y en el 30,2 por ciento soltera. Igualmente, había indicadores de sospecha de maltrato (bien desde el punto de vista de la ansiedad de la mujer a la hora de realizar la entrevista clínica, bien a través de lesiones que se pueden detectar en la exploración física) hasta en un 79 por ciento de los casos notificados.

   Por otra parte, en el 53 por ciento de los casos notificados se asocia el maltrato físico y el psíquico, y en el 2 por ciento se da el maltrato sexual.

   Igualmente, en la mayoría de las ocasiones el maltrato la mujer la recibe desde hace más de un año y lo suele recibir de forma "continuada o habitual", ha explicado Vergeles, que añade que la "mayoría" de las féminas afectada suele tener menores a su cargo, lo cual "amplía el número de víctimas de violencia de género".

   Además, en el 51 por ciento de los casos de mujeres víctimas de violencia de género notificados desde la región al Sistema Nacional de Salud la red de apoyo social es su familia.

AGRESORES

   Por su parte, en cuanto al perfil del agresor en casos de violencia de género en la región, en 2017 según lo detectado desde el sistema sanitario en el 74 por ciento de los casos aquél era la pareja íntima de la mujer víctima, y en el 69 por ciento de las ocasiones convivía con su pareja.

   Igualmente, como antecedentes psicopatológicos del agresor, "generalmente" se sitúan en dos ámbitos "más frecuentes" como el consumo de sustancias adictivas y la agresividad.

ESTRATEGIAS

   A su vez, al margen de esta actuación de vigilancia epidemiológica, el SES pondrá en marcha tres estrategias para la detección precoz de la violencia de género en la comunidad.

   Así, en el área de salud de Don Benito/Villanueva, por ser donde se registra el mayor número de notificaciones de casos en la región, se ha aplicado del 15 de mayo al 15 de junio de este año un protocolo de cribado ya valorado desde la Comunidad Valenciana, y que se ha desarrollado en todos los centros de salud del citado área sanitaria y en todas sus unidades de apoyo, así como en servicios relacionados con niños y mujeres (Ginecología y Pediatría), urgencias hospitalarias, y en el resto del ámbito de la atención primaria de salud.

   De este modo, se ha formado a los profesionales del área de salud Don Benito/Villanueva y se ha desarrollado una aplicación informática como "test" para conocer los indicadores que permitan detectar de forma precoz la violencia de género.

   En dicha acción se han cribado 333 mujeres de dicha área sanitaria, de las cuales 309 no desgranaban sospecha de violencia de género y 24 sí la tenían. De esas 24, en 18 "era posible" que sufrieran violencia de género pero no estaba confirmado, por lo que se ha decidido someterlas a un seguimiento "estrecho" por parte de sus profesionales de trabajo social y sanitario del centro de salud correspondiente.

   Al mismo tiempo, en tres casos había "riesgo extremo" de violencia de género, de los que se ha dado parte, ha dicho Vergeles, a la institución judicial; y había otras tres mujeres que "no tenían riesgo extremo" pero que están siendo actualmente abordadas por los servicios de protección social de la comunidad.

   Por otra parte, además de continuar con el protocolo ya aplicado en Don Benito/Villanueva y de "probablemente" extenderlo a otras áreas de salud, el consejero ha anunciado también la puesta en marcha de dos protocolos de detección precoz de violencia de género en servicios de urgencias.

    Según ha explicado, uno ya se está llevando a cabo pero aún sin resultados "afinados" en el complejo hospitalario de Cáceres; y otro que "se está poniendo en marcha" en el complejo hospitalario de Badajoz "de la mano" del Departamento de Medicina Legal y Forense de la UEx, para ayudar en las "dudas legales" que puedan tener los profesionales sanitarios respecto a las notificaciones, confidencialidad y tratamiento de los datos de casos de violencia de género en dicho ámbito.

   Finalmente, tanto el consejero de Sanidad como la consejera de Cultura e Igualdad han coincidido en que la problemática de la violencia de género y del machismo son cuestiones en la que "todos" en la sociedad deben comprometerse.

   Al respecto, Leire Iglesias ha subrayado la importancia de la prevención y la educación para conseguir la erradicación del machismo y la violencia de género y, con ello, alcanzar una sociedad "más justa e igualitaria".

   Vergeles, por su parte, ha incidido en el "papel fundamental" de los profesionales sanitarios en cuanto a la sensibilización sobre la violencia de género.