Salvatierra de loa Barros celebra unas jornadas sobre el habla de Extremadura

Publicado 04/07/2015 10:38:39CET

SALVATIERRA DE LOS BARROS (BADAJOZ), 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

La lengua y el habla de Extremadura serán analizadas este sábado y domingo, 4 y 5 de julio, en las VI Jornadas de Historia y Patrimonio que organiza la Asociación Cultural 'Amigos de Salvatierra de los Barros'.

Así, durante estos dos días, se llevarán a cabo en la Casa de la Cultura de la localidad, charlas sobre el castellano y otras lenguas propias de Extremadura, sobre el habla de la alfarería, sobre la tradición oral extremeña y sobre la relación entre la forma de ser y la forma de hablar, así como sobre la interconexión existente entre ambas realidades.

Además, como motivo de la celebración de estas VI Jornadas, la asociación ha organizado otras actividades paralelas, como una exposición de palabras y dichos propios de Salvatierra de los Barros, una muestra de libros dedicados al estudio del lenguaje, la escenificación de trabalenguas y acertijos por parte de niños de la localidad y el recitado de poemas escritos en formas dialectales extremeñas, según ha indicado esta entidad en nota de prensa.

En estas jornadas, cuya asistencia es libre y gratuita, intervendrán como ponentes el profesor de la Universidad de Extremadura, Antonio Viudas Camarasa; el historiador, Reyes González Castaño, el folklorista, Juan Rodríguez Pastor; el profesional de la radio, Juan Aguilar Sánchez; el licenciado en Filología y Documentación, Ildefonso Guillén Cumplido y el agricultor, ganadero y escritor, Ildefonso Matamoros, más conocido como 'El Perigallo'.

Cabe destacar que la Asociación Cultural 'Amigos de Salvatierra de los Barros' se creó hace doce años con el objetivo de velar por la conservación, el estudio y la divulgación del patrimonio arqueológico, histórico, monumental y documental de la localidad.

RESCATAR DE LA RUINA AL POZO DE LA NIEVE

De este modo, uno de sus objetivos es conseguir rescatar de la ruina al Pozo de la Nieve, un monumento que hace años fue declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Extremadura, cuando gobernaba Rodríguez Ibarra, y que, a pesar de ello, "sigue deteriorándose por no realizarse las obras de consolidación que necesita".

"El Pozo de la Nieve es propiedad privada y la Administración regional no ha intervenido hasta ahora en su conservación", ha indicado la asociación.

Los pozos de la nieve fueron muy abundantes en Extremadura hasta el siglo XVII ya que en ellos se guardaba la nieve que se bajaba desde los neveros de la Sierra de Gredos y se transportaba durante la noche a lomos de bestias.

Así, esta nieve se conservaba entre capas de paja y protegida por anchos muros de piedra y, durante las noches más frías del invierno, se recrecía con los carámbanos.

Cabe destacar que el Pozo de la Nieve de Salvatierra de los Barros es posiblemente el mejor conservado y el más singular de toda Extremadura y uno de los más importantes de España ya que está formado por dos grandes cilindros siameses posiblemente inspirados en la arquitectura del castillo de Nogales.

LA LABOR DE LA ASOCIACIÓN

Por su parte, la Asociación Cultural 'Amigos de Salvatierra de los Barros' está integrada por más de 300 personas naturales o vinculadas con el pueblo, muchas de las cuales no residen en la localidad.

Es una asociación sin ánimo de lucro que financia sus actividades con las aportaciones de sus asociados y que actualmente está presidida por Ana María Benítez Benítez.

Durante sus doce años de existencia, la Asociación ha organizado actividades de todo tipo, desde excursiones para conocer los aspectos más destacados de la realidad salvaterreña hasta comidas de confraternización entre vecinos de Salvatierra y personas residentes fuera de la localidad, así como matanzas didácticas y otros actos similares.

Asimismo, uno de los aspectos más destacados de su actividad es la organización de las Jornadas de Historia y Patrimonio que hasta ahora han estado dedicadas a cuestiones como la alfarería, el uso del agua, la arquitectura, la dehesa, la religiosidad y, este año, a la lengua y al habla de nuestra tierra.