Actualizado 08/02/2007 19:15 CET

Xunta y 300 agencias inmobiliarias intentarán buscar este año 700 viviendas usadas que puedan calificarse de protegidas

Galicia Actual

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Unas 300 agencias inmobiliarias colaborarán con la Consellería de Vivenda para buscar en el mercado vivienda usada que pueda ser calificada como protegida, según los términos del Plan de Vivenda 2005-2008. El objetivo es conseguir este año sacar al mercado unas 700 viviendas de este tipo.

Así lo apuntó hoy la conselleira de Vivenda, Teresa Táboas, tras firmar este convenio con el presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Galicia, Herminio Carballido, y destacó que esta medida se enmarca "en la vía gallega de incentivar para la vivienda llegue a quien realmente la necesita".

Esta colaboración permitirá a los compradores de vivienda usada localizar pisos con precios equivalentes a los de una protegida, solicitar su declaración como VPA y recibir las mismas ayudas públicas que si se tratase de una VPA de nueva construcción.

A través de este convenio, los Colegios Oficiales de Agentes de Propiedad Inmobiliaria de Galicia (COAPIS) confeccionarán cada mes una lista de viviendas usadas susceptibles de ser protegidas, que será publicada junto con un informe de valoración de cada vivienda en la página web de la consellería.

El departamento autonómico destinará este año 300.000 euros para abonar 450 euros a los COAPIS por cada operación de compraventa, que suponga calificar como protegida una vivienda de segunda mano adquirida en el mercado libre. Los compradores podrán recibir las mismas ayudas que para una vivienda protegida de nueva construcción.

Herminio Carballido reconoció que esta medida puede no ser muy viable para las ciudades, debido "sobre todo a su precios tasado", que oscilará como máximo entre 99.231 y 158.006 euros para una vivienda de 90 metros cuadrados según cada zona geográfica.