El desbroce de Seaga en torno a casas sigue sin fecha un año después de la ola de incendios

Incendio forestal este lunes en la Serra de San Mamede
REMITIDA - Archivo
Publicado 12/10/2018 13:00:32CET

   Ayuntamientos y expertos como el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural advierten: "seguimos igual, esperando a que llueva"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El desbroce que la empresa pública Seaga prevé acometer en unas 16.000 hectáreas de franjas de seguridad contra los incendios forestales (aquellas situadas en 50 metros alrededor de viviendas y núcleos de población) sigue sin fecha de materialización, cuando se cumple un año de la ola de incendios forestales que arrasó casi 50.000 hectáreas y que provocó cuatro muertes en Galicia.

   La Xunta y la Federación Galega de Municipios e Provincias sellaron el acuerdo en agosto y los ayuntamientos tuvieron un mes para adherirse voluntariamente después de la publicación del convenio en el Diario Oficial de Galicia (DOG).

   De acuerdo con los datos que traslada a Europa Press el presidente de la Fegamp, Alfredo García, "iban casi 200" a comienzos de semana y está previsto que la comisión de seguimiento se reúna la próxima para comenzar a baremar los riesgos, lo que determinará las zonas por las que se empieza.

   Así las cosas, el sistema no estará listo para que los trabajos sobre el terreno --desbroce y eliminación de pinos, eucaliptos y acacias-- comiencen, de decidirse así, hasta bien avanzado el mes de octubre o una vez entrado noviembre, lo que necesariamente implicaría que la biomasa haya vuelto a crecer en primavera.

"MEDIDAS MUY IMPORTANTES"

   Al respecto, el director xeral de Ordenación Forestal, Tomás Fernández-Couto, concreta, en declaraciones a Europa Press, que la idea es que las tareas den inicio este año, lo cual, subraya, "no quita la obligación" de particulares y consistorios en este ámbito.

   En la actualidad, advierte, "tienden a darse condiciones extremas como las del año pasado y es muy importante que todo el mundo se conciencie de sus obligaciones".

   En su balance un año después de la "situación dramática" vivida hace 12 meses, el responsable de la política contra el fuego de la Xunta reivindica que se han tomado "una serie de medidas muy importantes", entre las que menciona que se alargase el periodo de alto riesgo y el "endurecimiento" del seguimiento de la obligación de mantener limpias las franjas.

"EN LA FASE ADMINISTRATIVA"

   "Todavía estamos en la fase administrativa", advierte Alfredo García, quien incide en que "la maquina administrativa es muy lenta". Además, el también alcalde de O Barco de Valdeorras avisa de que la limpieza de las franjas secundarias "no implica que no haya incendios".

   "Cuando lleguemos a tener todo limpio, que tampoco será el año que viene, habremos reducido el riesgo para las poblaciones, pero no dejará de haber fuegos mientras no se organice el monte y se busquen alternativas para que no esté abandonado", sostiene.

   En este contexto, el regidor entiende que Galicia está "más o menos igual" un año después, y que si ha ardido menos superficie que en 2017 es porque "no se están dando las circunstancias del año pasado" en cuanto a humedad, temperaturas y vientos.

"EN LAS MISMAS"

   En la misma línea, el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González, en declaraciones a Europa Press, alerta de que la comunidad "vuelve a estar en las mismas" ante la problemática de los incendios. "Seguimos igual, esperando a que llueva", resume, en alusión a las precipitaciones que llegaron el jueves y a las que también se agarraba el responsable de la Fegamp.

   De hecho, para Serafín González, biólogo e investigador del CSIC, la medida que más repercusión tuvo de las anunciadas por la Xunta tras la ola de incendios, la del desbroce en torno a casas, "no es económicamente viable ni incluso ecológicamente deseable", puesto que supone limpiar "prácticamente el 5% de la superficie de Galicia todos los años".

   "¿Se ha hecho alguna campaña de sensibilización sobre los costes económicos y humanos de los incendios? No", asevera el presidente de la Sociedade de Historia Natural, quien, año tras año, critica que el Gobierno gallego dedique "cada vez" un presupuesto "mayor" para extinción, sin atajar el problema "de raíz".

   Otra de las cuestiones que no se cansa de lamentar es que los medios de comunicación se hagan eco de los fuegos, sobre todo, cuando están "cerca de casas" y en la franja litoral más poblada, a diferencia de lo que ocurre con los incendios que calcinan lugares de interés natural como la Ribeira Sacra, el Xurés, los Ancares y el Courel, por ejemplo. Desde el punto de vista ambiental y a medio-largo plazo, es "más preocupante", según subraya.

   Sobre las llamas que se propagaron los días pasados por distintos puntos del país, explica que en buena parte se deben a quemas agrícolas y ganaderas, en un momento en el que las cosechas ya están recogidas y sopla viento del noroeste.

   Lo que determina que haya una oleada o no, llama la atención, es "el número de días consecutivos sin llover", de ahí que constate que "está ardiendo menos que el año pasado, pero más de lo que sería deseable".

DUDAN QUE ESTE AÑO "SE PUEDA HACER ALGO"

   En Carballeda de Avia (Ourense), uno de los primeros ayuntamientos en adherirse al convenio para el desbroce por parte de Seaga, su alcalde, Luis Milia (PSOE), lamenta que "aún" no se haya formado la comisión paritaria.

   Además, considera "una locura" que la limpieza de franjas secundarias dependa subsidiariamente de los ayuntamientos, que "no pueden ni tienen capacidad económica".

   "Con la comisión sin reunirse, tenemos dudas de que este año se pueda hacer algo como consecuencia del retraso en este acuerdo", añade el alcalde de Ponteareas, Xosé Represas (BNG).

   Y es que el regidor nacionalista opina que el acuerdo para desbrozar "se puso en marcha tarde", con la publicación en el DOG para acogerse en agosto. "Este problema viene desde octubre del año pasado y supongo que hubo tiempo de activarlo en los primeros meses del año para que dentro de este año diese tiempo a hacer actuaciones", se queja.

   Asimismo, Represas asegura que tiene "ciertas dudas en cuanto a la operatividad de este convenio por la dispersión de las parcelas existentes".

   Con todo, aunque cree que "tardará en dar sus resultados" espera que funcione. "Tampoco es cuestión de criticar algo que aún no está en marcha, esperamos que responda a las expectativas que pusimos en eso", agrega.

   En lo tocante a esta cuestión el alcalde de Nigrán, Juan González (PSOE), defiende la necesidad de "cambiar un poco la dinámica y las especies que rodean a los núcleos", pero ve "poco acertado" este "ataque al árbol como culpable de que haya incendios".

   "Yo creo los incendios no se originan porque haya árboles", sentencia, mientras llama a "no caer en el alarmismo", pues "por sí solos no prenden fuego".

   "Recuerdo cuando George Bush dijo que para que no hubiese incendios en Estados Unidos la mejor idea que tenía era cortar todos los árboles, al final lo estamos haciendo aquí también. No creo que sea esa la forma de que no haya incendios", apostilla el primer edil de Nigrán.

   En esta línea, el regidor de As Neves, Xosé Manuel Rodríguez Méndez (BNG), se muestra en "franco desacuerdo" con las atribuciones a los ayuntamientos de obligaciones subsidiarias de actuar en franjas de seguridad, pues cree que tendría que ser la propia Consellería de Medio Rural la que asuma "permanentemente" esta tarea "con medios y capacidad técnica para poder actuar".

   En este sentido, censura que el convenio "se queda cojo", porque para "determinar si una franja es intervenible o no un ayuntamiento necesita una estructura de personal y unas dotaciones económicas que no se dan". "Puedo aceptar las competencias pero con recursos económicos y que me permitan contratar porque hasta ahora no me permitían por la tasa de reposición", deja claro.