Incumplidos "la inmensa mayoría" de los puntos del acuerdo lácteo después de tres años

Rueda de prensa de Unións Agrarias
EUROPA PRESS
Publicado 26/09/2018 14:50:27CET

   Censura que pese a la subida generalizada de precios en la UE ese incremento no llega a los ganaderos gallegos

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El secretario xeral de Unións Agrarias (UU.AA.), Roberto García, ha denunciado que tres años después de la firma del acuerdo por la estabilidad del sector lácteo "no se cumplieron la inmensa mayoría" de sus puntos.

   En septiembre de 2015 todas las partes de la cadena de valor del lácteo --distribución, industria y productores-- firmaron un acuerdo para conseguir un modelo sostenible tras numerosas protestas de los ganaderos por los bajos precios que obtenían por su leche.

   En rueda de prensa este miércoles, Roberto García ha recordado que por entonces el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se "autoproclamó garante" de ese acuerdo, pero ahora que han pasado tres años avisa de que "no se cumplió gran parte de lo allí escrito".

   Pese a la recuperación de precios generalizada en la Unión Europa, con medias por litro de entre 36 y 37 céntimos, censura que este incremento no ha llegado a Galicia, que se mantiene en una media en torno a los 30 céntimos, de forma que los ganaderos gallegos están entre los que menos reciben por su leche.

   Aquí, recuerda que en el inicio de este acuerdo Unións Agrarias situaba el precio sostenible para una explotación entre los 33 y los 36 céntimos por litro, pero en este tiempo el máximo que alcanzó Galicia fue en diciembre de 2017, con 32,2 céntimos.

   Además, reclama que se reúna la comisión de seguimiento de este acuerdo lácteo, que debería hacerse cada tres meses, pero su último encuentro data de octubre de 2017.

INCUMPLIMIENTOS DE INDUSTRIA Y DISTRIBUCIÓN

   De tal forma, el líder sindical agrario ha desgranado los diferentes incumplimientos que identifica en este tiempo en la distribución y la industria láctea, a la vez que se queja de la falta de elementos sancionadores por este motivo.

   En lo tocante a la distribución, censura que "no dejó de usarse" la leche como producto reclamo a través de su "banalización". Aunque apunta que ya no hay "casos extremos" por debajo de 56 céntimos, resalta que existen litros de pastoreo que se venden a 57 céntimos, "muy por debajo" de una remuneración normal.

   También apunta que los contratos entre la distribución y la industria han cambiado y ahora son de larga duración, pero "cuanto más alargó" la distribución con la industria, esta última "más acortó el contrato con el ganadero".

   Aquí, expone que solo hay un 24% de contratos homologados en Galicia y demanda que los ganaderos tengan poder de negociación, ya que avisa de la problemática de que muchas industrias ponen precios "indexándose a sí mismos", es decir, haciendo una media de lo pagado en los últimos meses en vez de basarse en el avance del mercado.

   Además, expone que las industrias están ganando una media de 12 millones de euros mensuales más durante este periodo solo por el aumento del precio de la grasa. Señala que fueron 300 millones de euros más lo que ganaron en Galicia en 2017 y sin que ello repercuta en el ganadero con mejores precios.

RECLAMACIONES AL GOBIERNO

   Tras el cambio en el Gobierno central, este sindicato valora que hay "síntomas" positivos como la aprobación del decreto por el cual la leche y sus derivados deberán indicar su origen, a pesar de que Competencia se oponía a este.

   Ahora pide al Ministerio de Agricultura una campaña a la población sobre qué significa este decreto de origen, de forma que se fomente el consumo de leche de España por su mayor calidad.

   También demanda que se hagan públicos los datos de cuánto paga la distribución a la industria para saber dónde queda el beneficio que no llega hasta el ganadero, al tiempo que pide que acabe con el "boicot" a la organización de productores de Unións Agrarias, Ulega.

TRES MACROPROYECTOS QUE "FRACASARON"

   En otro orden de cosas, Roberto García se ha referido a los "tres macroproyectos que se anunciaron como una gran revolución" en Galicia en los últimos tiempos --en referencia a la integración de tres cooperativas en Clun, la fusión de cooperativas en una de primer grado en Aira y la construcción de una planta láctea en Teixeiro-- "fracasaron" respecto a las expectativas que se habían creado.

   En este sentido, remarca que Clun ha servido para avanzar en la integración de servicios para los cooperativas, pero "no ha tenido plasmación" en lo tocante a comercialización. En el caso de Aira ve que hay una "pata coja" al centrarse en una planta de leche en polvo; mientras que sobre la fábrica de Teixeiro indica que se anunció que iba a ser de 400.000 toneladas y se está construyendo para 70.000 toneladas.