La Xunta da por "semiestabilizada" la expansión de la velutina

Publicado 31/08/2019 11:00:49CET
Trampa Vespa Velutina
Trampa Vespa VelutinaAYUNTAMIENTO BOQUEIXÓN - Archivo

   Apunta a una ralentización en el aumento de nidos y el sector apícola ve "descoordinación" en la lucha contra esta plaga

   VIGO, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Xunta de Galicia da por "semiestabilizada" la expansión de la 'vespa velutina' o avispa asiática, al ralentizarse el aumento en el número de nidos detectados en la comunidad, aunque ha alertado de que los datos deben tomarse "con cautela", porque pueden variar "de un año a otro", al igual que puede sufrir ligeras variaciones el ciclo biológico de esta especie invasora.

   Según los datos facilitados a Europa Press por la Consellería de Medio Rural, el número de nidos de velutina retirados o inactivados desde 2014 ha ido creciendo año a año, si bien, en 2018 el crecimiento interanual fue menor que en años anteriores.

   Las mismas fuentes han confirmado que, en 2017, se retiraron o inactivaron 23.791 nidos de 'vespa velutina'; en 2018 fueron 26.006 nidos; y, hasta el pasado 27 de agosto de 2019, el número de nidos retirados fue de 10.701 (una cifra superior a la del año pasado en esa fecha).

   No obstante, el presidente de la Asociación Galega de Apicultura, Jesús Asorey, ha advertido de que estas cifras revelan "solo una parte del problema", que se ha convertido "en una plaga". Según esta organización, este año en Galicia habría en torno a 100.000 nidos de este insecto, y el trampeo y retirada de nidos acaba con un porcentaje muy pequeño de los mismos.

ESPECIE ADAPTADA "PERFECTAMENTE" A GALICIA

   El número de nidos localizados y los datos de que disponen los técnicos ponen de manifiesto que la avispa asiática "se ha adaptado perfectamente" en la comunidad gallega, donde las condiciones climáticas de temperatura y precipitaciones, las "inagotables fuentes de alimento", y la ausencia de depredadores y competidores han favorecido la expansión de esta especie, según Medio Rural.

   Asorey ha explicado a Europa Press que la 'vespa velutina' prolifera más fácilmente en zonas costeras y en valles de ríos, mientras que la población es menor en el interior de Galicia, y en zonas montañosas.

   Según los datos que la Consellería de Medio Rural recoge en su web, en la que se actualiza el mapa de nidos localizados, a fecha 27 de agosto, en torno a medio centenar de ayuntamientos gallegos superaban el centenar de nidos retirados, la mayor parte en las provincias de A Coruña y Pontevedra.

   En el mismo mapa, se refleja que, en otros 70 ayuntamientos, el número de nidos detectados fue de entre 26 y un centenar.

ESPACIOS PROTEGIDOS

   De hecho, la velutina ha llegado también a espacios protegidos, como el Parque Nacional de Illas Atlánticas. Fuentes de Medio Ambiente han confirmado a Europa Press que, este año, se han retirado 6 nidos, uno de ellos "primario", en las islas Cíes, por parte de personal del propio Parque.

   Medio Ambiente ha enmarcado esta actuación en la "campaña continuada de control de especies exóticas invasoras" del Programa de Conservación de Espacios Naturales y Reinserción, en el que colabora el Parque Nacional das Illas Atlánticas. Uno de los principales objetivos del programa es eliminar especies foráneas, "sobre todo cuando ponen en peligro la biodiversidad".

   En todo caso, han precisado desde este departamento autonómico, "la situación está controlada, como demuestra el hecho de que los nidos se detectaron con rapidez" y fueron eliminados de forma inmediata.

EXPANSIÓN "SEMIESTABILIZADA"

   Con todo, la Consellería de Medio Rural considera "semiestabilizada" la situación, y ha valorado que, con las medidas adoptadas (establecidas en la estrategia nacional de control de 'vespa velutina'), se ha conseguido, al menos, frenar el incremento de nidos.

   Esas medidas se basan en dos pilares: el 'trampeo' de primavera y la detección y retirada de nidos. Así, el primer procedimiento consiste en recoger a las abejas 'reina' fundadoras de los nidos y que proceden del ciclo del año anterior (están en hibernación cuando son capturadas y emergen de su letargo a finales de febrero o principios de marzo).

   Para ello, Medio Rural repartió unas 13.000 trampas, con su correspondiente líquido atrayente, entre los apicultores de las zonas afectadas.

   Con respecto a la detección y retirada de nidos, se ha establecido un sistema de alerta, de modo que los ciudadanos pueden avisar de la presencia de un nido a través del teléfono de Atención a la Ciudadanía 012. Una vez recibido el aviso, el servicio lo traslada a la unidad encargada en cada caso de retirar el nido en el correspondiente municipio (personal municipal, Grupos de Emergencia Supramunicipales, personal de Medio Rural o personal de Medio Ambiente).

"DESCOORDINACIÓN"

   Sin embargo, a pesar de las medidas adoptadas, la Asociación Galega de Apicultura ha lamentado que "no se ven muchos resultados". "El trampeo y la retirada de nidos, o el uso de arpas eléctricas pueden servir como 'parches' para ir tirando, pero no solucionan el problema de forma definitiva", ha afirmado Jesús Asorey.

   A ese respecto, ha señalado que "hay una gran descoordinación" en las actuaciones, y "se echa de menos que la administración se tome más en serio" este "problema ambiental". "Tiene que haber un presupuesto único y una coordinación única", ha apuntado.

   Por otra parte, el presidente de esta asociación ha apuntado a la "investigación" como elemento fundamental de la solución. Según ha indicado, ya hay grupos de investigación trabajando en el problema, pero los resultados se verán a largo plazo.

   La utilización de feronomas para 'despistar' a los zánganos y evitar que fecunden a las reinas, el uso de químicos biológicos (como hongos y bacterias) o el empleo de halcones abejeros, que se comen las larvas de las avispas, pueden ser, según Asorey, algunas de las claves para acabar "con esta plaga".

DAÑOS AMBIENTALES Y ECONÓMICOS

   Jesús Asorey ha advertido de que la expansión de avispa asiática no solo causa daños económicos (estiman que, desde 2012, entre un 20 y un 30 por ciento de apicultores han abandonado esta actividad, y elevan las pérdidas anuales, según el caso, hasta el 40-50 por ciento), sino también ambientales. Todo ello sin contar los daños personales, de víctimas de picaduras.

   El presidente de la Asociación Galega de Apicultura ha subrayado que la velutina no solo acaba con las abejas autóctonas, sino que "se comen otros insectos polinizadores" e incluso frutos, como los higos.

AYUDAS AL SECTOR

   La consellería de Medio Rural, para paliar las consecuencias de la proliferación de esta especie, ha habilitado una orden de ayudas específica para apoyar al sector apícola, con el fin de "mejorar la producción y comercialización" de sus productos. En 2019 la cuantía de las ayudas asciende a más de 600.000 euros.

   A ellos se suman los apoyos económicos a la actividad de la Indicación Geográfica Protegida 'Mel de Galicia' (con subvenciones a las explotaciones y entrega gratuita de trampas).

   Asimismo, han incidido fuentes de la Consellería, este departamento destina unos 300.000 euros a los Grupos de Emergencia Supramunicipales (GES) para financiar parte de las tareas de retirada y eliminación de nidos de velutina.

Contador

Para leer más