Actualizado 16/06/2007 19:12 CET

27-M.- El PSdeG estima "muy negativo" el "intercambio de cromos" de PP y BNG en Corcubión, Muros y Porto do Son

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización del PSdeG, Ricardo Varela, efectuó una evaluación "muy negativa" del cumplimiento en ciertas zonas del pacto marco de gobernabilidad suscrito por su partido con el BNG y censuró el "intercambio de cromos" de nacionalistas y populares en los municipios coruñeses de Corcubión, Muros y Porto do Son.

En este tres ayuntamientos, el PSdeG perdió las alcaldías porque los ediles nacionalistas no respetaron en la sesión de constitución de las corporaciones locales el pacto marco de gobernabilidad, lo que provocó que el PP gobierne Porto do Son y el Bloque en Muros y Corcubión, donde los socialistas eran la lista más votada.

Por ello, Ricardo Varela juzgó "deplorable" el comportamiento del BNG en estos tres municipios de la provincia coruñesa y pidió explicaciones a la dirección nacionalista, a la que le demandó que adopte "medidas inmediatas".

Preguntado si esta situación puede influir en la negociación pendiente con el BNG para gobernar en las diputaciones de Lugo y A Coruña, el número dos del PSdeG indicó que aún tienen que "analizar la situación" después de la actitud "indefendible" de los nacionalistas.

"Puede pasar en un ayuntamiento, pero ocurrió en tres municipios de la misma comarca", lamentó Varela, quien agregó el caso de As Nogais (Lugo), donde los dos ediles del BNG también votaron con el PP y el PSdeG consiguió retener la alcaldía "por lo pelos", gracias a que el concejal de Terra Galega se votó a sí mismo.

PONTECESURES

Acerca de Pontecesures (Pontevedra), donde los dos ediles elegidos en la lista del PSdeG, aunque son independientes, votaron con los tres concejales del PP para hacer alcaldesa a una independiente con sólo un acta, Ricardo Varela anunció que tomarán medidas disciplinarias ya el próximo lunes.

Así, el PSdeG abrirá un expediente a sus dos concejales de Pontecesures y los situará fuera de la disciplina del partido, con lo que deberán pasarse al grupo de los no adscritos. El secretario de Organización socialista calificó ésta como "una situación incontrolable", pero remarcó que en sus filas "sólo" se registró este caso que impidió al BNG acceder a la alcaldía pese a ser la lista más votada.