Publicado 28/05/2020 14:33:59 +02:00CET

El 82% de los establecimientos comerciales gallegos recuperan parte de su actividad en la fase 1

Presentación del informe del Observatorio Abanca
Presentación del informe del Observatorio Abanca - ABANCA

   El gasto en alimentación creció un 40% en la cesta de la compra durante el confinamiento hasta suponer el 70% del consumo de la familias

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   El 82% de los establecimientos comerciales de Galicia ya han registrado algún tipo de actividad de pago durante la fase 1 del proceso de desescalada, que se inició el pasado 11 de mayo.

   Según el observatorio Abanca, lanzado en colaboración con el Instituto de Educación Superior Intercontinental da Empresa (IESIDE), las semanas de confinamiento provocaron que solo el 35% de los establecimientos que existían antes de la COVID-19 siguiesen registrando actividad de pago. Sin embargo, esto ha cambiado durante la fase 0, cuando se recuperó esta actividad en el 60% de los negocios y sobre todo en la fase 1, durante la que se han restablecido las transacciones en el 82% de los negocios.

   Así lo ha concluido este jueves el consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, en la presentación del informe elaborado por el observatorio de la entidad financiera sobre la evolución de la economía gallega durante el confinamiento y las primeras fases de desescalada que se han generado a causa del estado de alarma decretado por la pandemia de coronavirus.

   Junto a él, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, se ha mostrado "sorprendido" por el crecimiento de la actividad económica, ya que estimaban que "la caída en el consumo" iba a tener "un mayor impacto" y que "la recuperación iba a tardar un poco más". En todo caso, ha valorado "muy favorablemente" las tendencias que se han apreciado este último mes, que pueden estar influidas por "el ahorro durante el confinamiento" y el fomento del "consumo en la etapa inicial".

   A pesar de ello, ha apuntado a que todavía "es difícil conocer el efecto de los ERTE y la pérdida de empleo" en este momento y que no hay que perder de vista "los cambios que se han dado en la cesta de la compra" de la familias.

CRECE EL GASTO EN ALIMENTACIÓN Y FARMACIA

   En este sentido, el informe de Abanca concluye que se ha producido un "cambio abrupto en la estructura del consumo de las familias" ya que durante el confinamiento el gasto en alimentación pasó de suponer el 31,5% al 70,2% de la cesta de la compra, es decir, creció casi un 40% entre el 13 de marzo y el 2 de mayo.

   Desde el inicio de la fase 0 este valor ha empezado a disminuir y durante la fase 1 la alimentación ha empezado a suponer el 51,8% del gasto de los hogares.

   La misma tendencia es la que ha seguido el consumo en productos de farmacias. Si antes de la crisis sanitaria este sector suponía un 2,6% de la cesta de la compra, durante el confinamiento creció al 4,9%, sobre todo cuando en abril llegó material de protección a estos establecimientos. Después, a partir de la fase 1 el gasto ha disminuido levemente hasta suponer el 4,3% del consumo de las familias.

OCIO Y COMERCIO MINORISTA

   Todo lo contrario ha sucedido con el ocio y el comercio minorista. Dadas las restricciones de movilidad, la actividad de ocio cayó "de manera drástica" en la tercera semana de marzo según Botas y los niveles más bajos se mantuvieron durante el confinamiento.

   Antes de la COVID-19 el ocio representaba el 8,5% de la cesta de la compra. Tras la declaración del estado de alarma, cayó hasta el 1,1% y después del 4 de mayo se ha conseguido recuperar solo hasta el 2,2% y sigue "representando niveles muy bajos", ha apuntado la entidad financiera.

   Por su parte, el comercio minorista experimentó "una reducción importante" de su peso en el consumo. En los meses previos a la pandemia suponía el 33,7% del consumo de las familias, una cifra que disminuyó hasta el 13,2% durante las semanas de confinamiento y que desde que se ha permitido su reapertura ha recuperado su posición hasta conformar el 26,9% de este gasto.

   Para Abanca, esto indica un "repunte intenso" de la actividad del comercio minorista y de otros establecimiento especializados, como pueden ser los parkings, vending, telefonía o talleres.

POR PROVINCIAS

   El informe también refleja la situación en las cuatro provincias gallegas, que a través de mecanismos 'big data' ha concluido que "el comportamiento ha sido muy similar en todas ellas" durante todos estos meses.

   A pesar de todo, sí que señala que tanto en A Coruña como Pontevedra la actividad comercial ha caído en mayor medida durante el confinamiento debido al "mayor peso del ocio y el turismo" en ambas regiones.

   Algunos de los aspectos que destaca este estudio están relacionados con el sector del ocio y el comercio, que fueron los más perjudicados en A Coruña. Por su parte, en Lugo se ha restablecido la actividad comercial en un 90% de los establecimientos en la fase 1.

   Lo mismo ha sucedido en Ourense, donde el comercio minorista se ha recuperado "casi al 100%" en los últimos días. Por último, Pontevedra es la provincia en la que el peso de la alimentación ha sido el más elevado en el gasto de las familias, superando el 71% durante el confinamiento.

CAMBIO EN EL MÉTODO DE PAGO

   Por otra parte, el método de pago también ha cambiado durante la crisis sanitaria. Se ha visto una reducción en el uso del dinero físico, que ha sido sustituido por la compra online y el uso de tarjetas.

   "El uso de efectivo se ha reducido en más de 9 puntos en esta etapa", un descenso que Botas ha calificado de "muy fuerte en un periodo muy corto".

   Para el presidente de Abanca esto resulta una "magnífica noticia", ya que al margen de la crisis sanitaria esta tendencia "estaba escrita en todas las estimaciones mundiales" y probablemente prevalecerá tras este periodo.

   Al mismo tiempo, también ha ganado protagonismo el comercio online, sobre todo en lo que tiene que ver con las actividades de ocio y en el comercio minorista. "La compra online llegó a suponer el 52% de los pagos a comercio minorista de los gallegos durante el confinamiento y el 74% en el ocio", cuando antes representaba el 15,6% y 34%, respectivamente.

   Así, a través de todos estos resultados, Escotet ha subrayado que Abanca pone a disposición de toda la población estos datos en un momento en el que "el proceso de desescalada demanda la mayor información posible para recudir la incertidumbre y favorecer la toma de decisiones" a los empresarios, pymes, autónomos y ciudadanía en general.

Para leer más