Actualizado 12/04/2020 15:03 CET

Cardiólogos instan a consultar los síntomas de un infarto ante el descenso de tratamiento con el COVID-19

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

Los expertos creen que detrás de esta disminución, menor en Galicia que en otras autonomías, puede estar el miedo al contagio

   A CORUÑA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Cardiólogos recomiendan a la población que sienta síntomas de un posible infarto que llame al 061 y que no evite recurrir a la asistencia sanitaria por temor a contraer el coronavirus, según han asegurado a Europa Press los especialistas consultados.

   Lo hacen después de que un registro realizado por la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) concluyese que la declaración del estado de alarma por la pandemia del COVID-19 ha propiciado a nivel nacional una disminución del 40% del tratamiento del infarto, un porcentaje que se situó en un 11% en Galicia, una de las comunidades donde menos se ha reducido.

   Sobre los motivos de este descenso, en el caso de la comunidad autónoma gallega los expertos consultados descartan que pueda atribuirse a la menor polución, algo que sí creen que podría tenerse en cuenta en grandes ciudades, aunque estiman que podría guardar relación con la menor actividad laboral.

   Con todo, inciden en que el análisis de los datos es "de muy poco tiempo". "Se ha comparado del 24 de febrero al 1 de marzo --antes del inicio de la pandemia-- y del 16 al 22 de marzo --durante la pandemia--", precisa el doctor Rafael Vidal, cardiólogo del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) y miembro del comité ejecutivo la Sociedad Española de Cardiología.

   En ello, coincide también el presidente de la Sociedad Gallega de Cardiología y cardiólogo en el Hospital Álvaro Cunqueiro, de Vigo, Óscar Díaz. Ambos, no obstante, apuntan a la reducción de casos que les llegan y ven en el "miedo a ir" al hospital un "condicionante claro".

POSIBLES MOTIVOS

   "Con el mensaje de quedarse en casa y de unas urgencias saturadas, toman la decisión, ante síntomas no muy importantes, de no acudir", explica el doctor Díaz sobre uno de los posibles motivos del descenso.

   "Otra de las posibilidades podría ser la reducción real del número de infartos, que podría tener una posible explicación en el reposo relativo de la mayoría de la gente", añade. Al margen de los posibles motivos de este descenso, el doctor Rafael Vidal indica que en centros hospitalarios de las ciudades gallegas ha "bajado drásticamente" los casos que les llegan. "La mitad de pacientes ingresados en condiciones normales".

   "Puede ser que los pacientes se queden en casa, que consulten más tarde", apunta también al ser preguntado por las posibles razones. Sin embargo, ambos especialistas recalcan la importancia de que cualquier persona que sienta síntomas, aunque considere que no pueden ser significativos, consulte al 061. "Si hay un infarto y no se abre la arteria, hay riesgo de muerte súbita", explica el doctor Vidal, algo en lo que también incide su compañero del Álvaro Cunqueiro.

   Pese a los datos de este registro sobre el descenso del tratamiento del infarto, el cardiólogo Rafael Vidal recalca que esto es algo que también se da en fechas como las Navidades. "Pacientes que vienen después --de las fiestas navideñas-- porque no quieren molestar a sus familiares", algo que no recomienda por la importancia, según insiste, de acudir cuanto antes para prevenir posibles consecuencias.

MENSAJE DE TRANQUILIDAD

   "La población tiene que estar tranquila y ante cualquier sospecha, sobre todo de dolor torácico sospechoso de ser coronario, consulten, llamen al 061 y ahí se discernirá si requiere ayuda urgente o no", recalca el presidente de la Sociedad Gallega de Cardiología.

   Sin embargo, ambos especialistas insisten en que, a veces, los síntomas pueden ser "confusos" como dolores de estómago, que se asocian en algunos casos con una indigestión. "No a todos los duele el pecho", subrayan a este respecto por lo que recalcan que desde casa es "difícil distinguir que tienes o no tienes" en determinadas situaciones.

   Por ello, lanzan un mensaje a la población a este respecto. "El sistema está organizado y funciona", subraya el doctor Vidal, que recalca que si estos casos se cogen a tiempo la mortalidad es "muy baja". "El mayor riesgo del infarto se concentra en el primer año", añade, además, al insistir en la importancia de acudir a tiempo al especialista.

   Y en el actual contexto de crisis sanitaria generado por el COVID-19, el presidente de la Sociedad Gallega de Cardiología recuerda a los pacientes que "el sistema sanitario en Galicia está funcionando correctamente, que no tengan temor al contagio".

RIESGO DE UNA ATENCIÓN TARDÍA

   "Las consecuencias de no atender un infarto son mucho peores que el riesgo de poder tener cualquier contagio", insiste, subrayando, además que Galicia tiene una red de atención al infarto "modélica" y que se ha extendido a otras comunidades autónomas.

   En cuanto a los posibles síntomas, ambos especialistas recalcan que hay que estar alerta cuando el dolor torácio es "opresivo, con una sensación de peso, que dura más de media hora, y sudor frío". "Y con hipertensión, colesterol o si es fumador con más razón", precisa el cardiológo del Chuac.

EJERCICIO Y DIETA SANA

   Sobre la causa de los infartos, el doctor Díaz recuerda que es una patología vinculada a factores de riesgo como la edad avanzada, "situación que se da en Galicia con una población envejecida"; la hipertensión arterial; la diabetes; el tabaquismo; el colesterol elevado o el sedentarismo.

   Debido al actual estado de confinamiento, y dado estos factores de riesgo, el doctor Vidal apela a la importancia de buscar alternativas para hacer ejercicio y mantener una dieta equilibrada. "En casa hay que ser ingenioso, hacer seudopaseos", cita como posibilidades. En cuanto a la alimentación, subraya que "la gente sabe lo que debe comer, otra cosa es que la coma", reconoce. "Una alimentación equilibrada, sin abusar de nada", resume.

Para leer más