Detenido por segunda vez en menos de 48 horas por robar un microbús en la estación de autobuses de Ferrol

Publicado: viernes, 9 diciembre 2022 9:48

Se trata de un vecino de Neda (A Coruña), de 19 años, que incluso llevó a "pasajeros" tras salir de una discoteca

   FERROL, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Un joven de 19 años, vecino de Neda (A Coruña) ha sido detenido este jueves, 8 de diciembre, sobre las 19,00 horas, después de robar por tercera vez en una semana un microbús en la estación de autobuses de Ferrol.

   El joven fue localizado al volante de otro de estos vehículos en la zona de A Gándara, en la avenida Castelao, en el municipio coruñés de Narón.

   Fue una agente de la Policía Local de Narón, que estaba fuera de servicio, la que se percató de lo que sucedía. Así, paró el vehículo y obligó al conductor a permanecer en el lugar, mientras que se puso en contacto con los agentes de la Policía Local de Ferrol, que mandaron de inmediato a una patrulla.

   De este modo, tras realizar las oportunas gestiones, detuvieron de nuevo a este joven y lo trasladaron a la comisaría de la Policía Nacional.

DETENIDO HORAS ANTES

   Este mismo joven había sido detenido el miércoles por la mañana tras robar otro microbús y colisionar con un vehículo que estaba estacionado. En esa ocasión, se escapó del lugar y, posteriormente, fue detenido por agentes de la Policía Local de Ferrol.

   Asimismo, después de comprobar el GPS del vehículo, se constató que llegó a circular por diversas carreteras de la comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal y que había llegado incluso hasta As Pontes y Ortigueira tras recorrer más de 150 kilómetros.

   Además, este mismo joven también robó otro microbús, de la misma empresa y del mismo lugar, al parecer valiéndose de que las llaves estaban en su interior, en la madrugada del martes. En este caso, se dedicó, presuntamente, a llevar a su domicilio a clientes de una discoteca.

   Así lo ha asegurado a Europa Press uno de los "viajeros", que detalló que el ahora detenido aparcó el vehículo de transporte en la explanada de una conocida discoteca situada en la estación de ferrocarril de la ciudad departamental.

   Allí, varios jóvenes, unos siete aproximadamente, que se disponían a tomar un taxi para acudir a sus domicilios se subieron al microbús al asegurar que los llevaría a todos a sus casas.

   Según las mismas fuentes, así lo hizo y fue llevando a sus "clientes" por diferentes lugares hasta dejarlos en las proximidades de sus domicilios, manifestando a algunos de ellos que tenía el microbús porque su padre trabaja en la empresa propietaria del mismo.

Más información