El encargado de la investigación de Angrois planteó repetirla pero Pastor dijo no

El expresidente de la CIAF Vicente Rallo
CAPTURA
Actualizado 03/10/2018 17:11:45 CET

   La exministra de Fomento y actual presidenta del Congreso exige una rectificación al expresidente de la CIAF por "mentir"

   MADRID / SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El expresidente de la comisión de investigación de accidentes ferroviarios (CIAF), Vicente Rallo Guinot, encargado de la investigación que realizó este órgano sobre el accidente de Angrois, ha afirmado que, en su día, planteó repetirla a la ministra de Fomento, Ana Pastor. "Y me dijo: 'no, no, esto está ya acabado, presentado y liquidado'. A nosotros no nos habría parecido ninguna barbaridad", ha asegurado.

   Rallo Guinot, que también es exdirector de Seguridad en la Circulación de Renfe, ha comparecido este miércoles en la comisión de investigación del Congreso sobre el siniestro ferroviario en el que perdieron la vida 80 personas, en julio de 2013 a la entrada de Santiago.

   Al término de su comparecencia, fuentes próximas a Ana Pastor han asegurado que, desde que la investigación de la CIAF se hizo pública en 2014, ella no volvió a hablar con Rallo, y afirman que menos después de julio de 2016, que fue cuando se conoció que la ERA (la agencia ferroviaria europea) había puesto en duda ese informe y pidió reabrir la investigación.

   Sin embargo, en su intervención, Rallo se refería al documento que la ERA envió a la CIAF con anterioridad a julio de 2016, antes de que se hiciese puúblico: "Ya lo dije cuando la ERA nos mandó este documento, yo se lo dije a la ministra, si hay que hacer una nueva investigación, se hace tabla rasa e iniciamos de nuevo la investigación. Y me dijo: 'no, no, esto está ya acabado, presentado y liquidado. A nosotros no nos habría parecido ninguna barbaridad", ha aseverado.

   El entorno de la exministra asegura que Pastor no habló con el expresidente de la CIAF del informe que hizo dicho organismo sobre el accidente de Angrois y por tanto nunca bloqueó ninguna propuesta de reabrirlo. Por eso, le acusa de "mentir" al Congreso y le exige una rectificación.

   Y es que Rallo ha afirmado que cuando se emitió el informe de la ERA en el que se cuestionaba la independencia de la CIAF, él planteó a la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, realizar una segunda investigación, pero que esta no lo vio necesario. Ha afirmado que no le parecería mal y que "podría ser conveniente" llevarla a cabo.

"NO SE ATIENDE A LAS VÍCTIMAS"

   Por otra parte, tanto Rallo como el actual presidente de la CIAF, Fernando Montes, han admitido que en el informe que realizaron sobre el accidente "no se atiende lo suficiente a las víctimas".

   Eso sí, ambos han defendido la "absoluta independencia" de la CIAF en las investigaciones y han negado que recibiesen presiones o indicaciones desde el Ministerio de Fomento a la hora de realizar el informe.

   En relación con la atención a las víctimas, Montes ha aseverado que "fue tal la magnitud del accidente" que "desbordó" la capacidad de los investigadores para ello. "Es un defecto que estamos intentando que se subsane", ha agregado.

   Montes, que fue vocal de la comisión durante la presidencia de Rallo. No obstante, ha asegurado que llegó a la misma una vez finalizado el informe y que no participó en la investigación.

   Con todo, el actual presidente de la CIAF ha calificado de "serio" el informe que emitió esta entidad y ha rechazado que sea necesario emprender una nueva investigación porque, aunque se desatendió a las víctimas, "no es motivo para hacer un informe técnico de nuevo".

NIEGAN PRESIONES POLÍTICAS

   Preguntado sobre presuntas presiones recibidas desde el ministerio, Rallo ha contestado: "En absoluto, jamás. No me ha llamado nadie para decirme nada de lo que tenía que poner en el informe".

   Montes, por su parte, ha dicho desconocer la conversación con la ahora presidenta del Congreso a la que se ha referido Rallo, pero ha subrayado que él es "independiente" y que no abrirá otra investigación sobre el accidente porque, según él, no hay motivo para ello.

   De esta manera, el presidente de la CIAF ha argumentado que las recomendaciones que se recogen en el actual informe ya recogen las causas profundas del mismo y que velan por que no se repita un accidente de características similares al de Santiago.

   "Realmente no estoy de acuerdo en absoluto con el informe de la ERA", ha apuntado, y ha discrepado "drásticamente" con la acusación de falta de independencia o con que no se investiguen las 'causas raíz' porque, ha insistido, "están en las recomendaciones de seguridad", que a la postre han derivado en la instalación de balizas y de señalizaciones de color naranja alertando del cambio brusco de velocidad.

   Cuestionado también por si ha recibido presiones del ministerio, ha respondido de la misma forma que Rallo: "En absoluto. Ni lo conozco (que haya presiones) ni nunca me han dicho nada".

RENFE Y ADIF NO PARTICIPARON

   Asimismo, ha admitido que los responsables de Seguridad de Renfe y Adif figuraban en el equipo que investigó el accidente, pero ha asegurado que se limitaron a facilitar datos e informes de sus respectivos organismos y que ni participaron en la investigación, ni en las deliberaciones ni en la redacción del informe.

   Respecto a las causas del accidente, ha reiterado, como señala el informe de la CIAF, que las primeras causas son el exceso de velocidad con el que tomó el tren la curva de A Grandeira y el uso por parte del maquinista de un teléfono móvil. Aunque ha afirmado que todo lo que rodeaba a la línea accidentada estaba acorde a la normativa, sostiene que tras el accidente fue necesario "reconsiderarla" y que por ello se incluyeron recomendaciones: para evitar "que se repita".

POR QUÉ NO ESTABA SEÑALIZADA LA CURVA

   Rallo ha añadido a estas causas la ausencia de señalización de cambio brusco de velocidad en el tramo del accidente y de una baliza, y ha dicho que "en una Renfe integrada" esto no habría tenido lugar.

   Según él, cualquier persona que haya trabajado en Renfe se habría preguntado por qué esa curva no estaba señalizada y ha explicado que si el responsable de circulación se lo hubiese dicho al de infraestructuras, este le habría contestado que son los maquinistas quienes deben saber la velocidad acorde a la normativa. "En una Renfe integrada, eso no habría ocurrido", ha concluido.

   Por otra parte, el oficial de proyecto de la ERA Eduardo del Río, que ha comparecido a primera hora de la mañana, ha señalado que el accidente se produjo por "un cúmulo de circunstancias" y que el maquinista "fue el último eslabón de la cadena", pero que es "muy habitual" que haya "otros eslabones" previos.

ENFRENTAMIENTO ENTRE MIEMBROS DE LA COMISIÓN

   En el debate, el portavoz de ERC en la comisión, Gabriel Rufián, ha pedido responsabilidades políticas a los comparecientes de la CIAF, mientras que la portavoz de En Marea en la comisión, Alexandra Fernández, le ha preguntado directamente a Montes si pensaba dimitir por "boicotear" la reapertura de la investigación.

   Ante esta actitud, la portavoz socialista en la comisión, Pilar Cancela, ha rechazado el tono empleado pidiendo respeto por los comparecientes, mientras que su compañero Odón Elorza ha censurado la "poca transparencia" de Montes en sus respuestas. El presidente de la comisión, Feliu-Joan Guillaumes, ha llamado al orden a los diputados en varias ocasiones y les ha instado a no emitir juicios de valor, sino a limitarse a formular preguntas.

   Por su parte, el vocal popular, Celso Delgado, ha reprendido a En Marea y ERC por poner en cuestión "la honorabilidad" de los comparecientes. Algo ante lo que ha saltado Rufián: "¿El baño y el masaje es necesario?", y ha pedido al presidente que corte a Delgado y ha reprobado los "juicios de valor" del resto de integrantes de la comisión.

   Delgado ha concluido rechazando "los infundios y sombras de duda absolutamente falsos" que, según él, algunos diputados de la comisión han tratado de infundir sobre la figura de la presidenta del Congreso, Ana Pastor.