Actualizado 23/06/2006 17:48 CET

El Gobierno autoriza la licitación del tramo Mondoñedo-Lourenzá de la Autovía del Cantábrico por 46,4 millones

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros autorizó hoy al Ministerio de Fomento a licitar las obras del tramo Mondoñedo-Lourenzá de la Autovía del Cantábrico (A-8), en la provincia de Lugo. El presupuesto de licitación asciende a 46.443.145,62 euros.

Con la construcción de la Autovía del Cantábrico, según el Ejecutivo, "se canalizará el importante tráfico de largo y medio recorrido que discurre por el norte peninsular, desde Galicia hasta el País Vasco. Se abre, por tanto, una nueva vía de comunicación moderna y eficaz para las comunicaciones nacionales e internacionales".

El tramo gallego de la Autovía del Cantábrico conectará directamente con la Autovía del Noroeste (A-6) de las Rías Altas en Baamonde y, a través de ella, con la AP-9, Eje Atlántico Ferrol, A Coruña, Santiago de Compostela, Pontevedra, Vigo y norte de Portugal.

El trazado, de nuevo diseño en su totalidad, se desarrolla paralelo al trazado de la N-634 sobre la que se prevé un paso y la ejecución de una variante. El inicio del tramo se localiza en el punto de conexión con el tramo anterior Lourenzá-Vilamar.

En su origen, "con el fin de minimizar el impacto sobre las canteras de explotación existentes", se proyecta una alineación recta que se prolonga hasta el punto kilométrico (p.k.) 0,834 y que facilita el cruce de la autovía sobre la carretera N-634, pasando a discurrir por la margen Este de dicha carretera.

Tras esta alineación recta, el trazado continúa con una curva de sentido positivo de 900 m. de radio, aproximándose al corredor de la N-634 sin invalidarlo. A continuación, se produce el cruce de la autovía sobre la N-634 y en este punto se dispone, el enlace de Lorenzana. Dada su proximidad con un segundo enlace, resulta muy difícil el diseño de un enlace completo y se proyectan únicamente los dos ramales de comunicación de Ribadeo con Vilanova de Lourenzá.

Entre el p.k. 0,904 y el p.k. 1,738 se diseñan ambas calzadas independientes en alzado, con el fin de facilitar la ejecución del viaducto de Lorenzana, de 222 m. en su calzada derecha y 266 m en su calzada izquierda. Este viaducto permite, además del paso sobre la Nacional, el paso de uno de los ramales del enlace.

A partir del p.k. 1,738, ambas calzadas comparten alzado y el trazado continúa su ascensión hacia la conexión con el tramo siguiente "Mondoñedo - Lindín", coronando la loma de Outerio, en las cercanías de Cima de Vila. Previo a la coronación de la loma se localiza un paso sobre la autovía que dará continuidad al camino que se repone en la margen izquierda. En el p.k. 2,750 se localiza el enlace de Mondoñedo Norte, de tipología diamante con glorieta elevada que permite todos los movimientos posibles entre la N-634 y la futura A-8.

Tras salvar la Loma de Outeiro, el trazado se desarrolla por el valle de Cima de Vila. Se proyecta un viaducto de 308 m, con tres carriles por calzada. Al final se dispone una alineación recta que conecta con el siguiente tramo Mondoñedo-Lindín.

El tronco de la autovía esta compuesta por dos calzadas separadas por nueve metros de mediana, con dos carriles de circulación de 3,50 m en cada una de ellas, arcenes exteriores de 2,50 m. e interiores de 1,50 m. y bermas de un metro.