Los grupos gallegos ven aún más necesario el traspaso de la AP-9 tras su cambio de propietarios

Puente de Rande tras la ampliación
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 30/07/2018 14:53:31CET

   PP apunta a la transferencia para mejorar su control, PSdeG cree que la titularidad en Galicia sería "más sensible", y En Marea y BNG piden su "rescate"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los cuatro grupos políticos con representación en el Parlamento de Galicia --PPdeG, PSdeG, En Marea y BNG-- han coincidido este lunes en considerar aún más necesaria la transferencia de la titularidad de la autopista AP-9 a la Comunidad gallega tras su cambio de dueños.

   Este tema ha vuelto a centrar este lunes las ruedas de prensa ofrecidas por las formaciones políticas gallegas después de que el pasado viernes Globalvía acordase con Abanca, Kutxabank y Sacyr la adquisición del 55,6% de las acciones que las tres compañías tienen en Itínere Infraestructuras --empresa que gestiona varias vías de comunicación, entre ellas la AP-9-- por 723 millones de euros.

   Al respecto, el portavoz parlamentario de los populares gallegos, Pedro Puy, ha recordado que la propia Cámara gallega expresó su convicción de que "la gestión" de esta infraestructura "mejoraría" si "las relaciones de control se hiciesen desde la proximidad", en este caso por parte de la Xunta de Galicia.

   En este sentido, ha considerado que la operación producida el viernes no supone más que "un cambio de la propiedad" que "enfatiza la importancia que tendría la transferencia para controlar que la nueva dirección cumpla los compromisos que tiene esa concesión". "De estar transferida, la Xunta tendría más capacidad para controlar que se está cumpliendo", ha indicado.

PSDEG: TITULARIDAD EN GALICIA "MÁS SENSIBLE"

   El socialista Xoaquín Fernández Leiceaga ha asegurado que con la titularidad en Galicia se puede ser "más sensible" a cuestiones que afectan al funcionamiento de esta infraestructura. "Es una oportunidad para reflexionar sobre las ventajas de la gestión desde la proximidad, que es lo que garantizaríamos si está en manos de la Xunta", ha señalado.

   Asimismo, ha considerado que el cambio en la propiedad "no debe escandalizar" ya que "no cambia para nada una situación" que provocó el Gobierno de José María Anzar al garantizar que la Autopista AP-9 pueda estar en "manos privadas hasta el año 2048".

   "El asunto de fondo viene determinado por la prolongación de la concesión que hizo el Gobierno de Aznar", ha incidido para mostrarse partidario de que el Congreso de los Diputados "debata este asunto" y "autorice la negociación entre el Gobierno central y Galicia para que finalmente la transferencia se produzca".

EN MAREA DEMANDA SU "NACIONALIZACIÓN"

    Tras el pronunciamiento de portavoz socialista, la diputada de En Marea Eva Solla ha asegurado que la compra de Itínere "no cambia" la postura del partido instrumental, que reclama que la transferencia de la titularidad de la autopista debe ir acompañada de su "nacionalización".

    "Queremos que la AP-9 sea gallega, pero que sea pública", ha remarcado Solla, que ha censurado la gestión "deficitaria" de una infraestructura que "los gallegos han pagado de su bolsillo".

BNG: "LUZ Y TAQUÍGRAFOS"

   Por su parte, la diputada del BNG Olalla Rodil ha demandado "luz y taquígrafos" en el cambio de propietario de la autopista AP-9, "que pasa de unos fondos de especulación a unos fondos buitre nuevos", así como una reunión "inmediata" de la comisión bilateral de Xunta y Estado para "ver si de una vez por todas se negocia el traspaso de la gestión" a Galicia de esta infraestructura.

   En otra rueda de prensa ofrecida este lunes, Rodil ha criticado que haya que "escuchar cómo el Gobierno de la Xunta de Galicia dice que no tiene ni idea de quienes son los nuevos propietarios de la AP-9 ni tampoco qué piensan hacer con una de las principales infraestructuras" de la Comunidad.

   De este modo, remarca que esta operación financiera "es un motivo más" para reclamar el traspaso de esta autopista, con una infraestructura con "lucros millonarios". Asimismo, emplaza a un "rescate" para la "gestión pública" que permita "acabar con los abusivos peajes".

   Al respecto, ha recordado que la transferencia de la AP-9 "lleva, como mínimo, un año y medio de retraso, y ese retraso y demora de más de un año en su traspaso a Galicia tiene un responsable claro, que es el veto impuesto de manera reiterada por el PP en el Congreso, sin que el presidente ni el Gobierno de la Xunta de Galicia moviesen ni un dedo".

   Tras la tercera ley que se aprueba por unanimidad en el Parlamento gallego para reclamar la transferencia de la AP-9, Rodil avisa de que la Xunta "no puede quedarse de brazos cruzados" y "mirando como mero espectador de los acontecimientos", sino que "tiene que actuar, mover fichar y actuar como gobierno". "No podemos aguardar ni un minuto más y el Gobierno gallego tiene que actuar como ejecutivo y tomar la iniciativa", avisa la diputada nacionalista.

   Así, tacha de "servicio de tercera" el que se ofrece en la autopista, "mientras los fondos de especulación extranjeros hacen negocio a costa de las 20.000 gallegas y gallegos que cada día usan esta infraestructura". "No podemos pasar otro año y medio esperando y soportando la estafa de los peajes, con colas de retención kilométricas sin que nadie mueva un dedo", ha reprochado.