Publicado 29/08/2020 12:38:37 +02:00CET

El Hospital Vithas Vigo recuerda que revisar la vista al inicio del curso previene dolencias que afectan al rendimiento

La doctora Yerena Muiños, oftalmóloga del Hospital Vithas Vigo.
La doctora Yerena Muiños, oftalmóloga del Hospital Vithas Vigo. - VITHAS VIGO

   La oftalmóloga Yerena Muiños indica que hasta uno de cada tres casos de fracaso escolar puede tener su origen en problemas de visión

   VIGO, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Hospital Vithas Vigo recuerda que revisar la vista al inicio del curso previene enfermedades oculares que pueden afectar al rendimiento escolar. Así lo asegura la oftalmóloga Yerena Muiños Díaz, quien subraya que, además de la miopía, los escolares suelen sufrir de otros defectos refractarios como el astigmatismo o la hipermetropía.

   En un comunicado, Vithas Vigo ha remarcado que la patología más común entre los escolares es la miopía. En realidad, es la patología visual más común en la población, pero es en los niños donde se debe de detectar y empezar a corregir o paliar.

   Según indica la doctora Yerena Muiños, hasta uno de cada tres casos de fracaso escolar puede tener su origen en problemas de visión. Al respecto, ha citado un estudio de la Asociación Visión y Vida de hace cinco años, que señala que la mitad de los niños de entre 6 y 12 años que necesitan gafas no están diagnosticados.

   También ha apuntado que, aunque el niño no sea consciente de sus problemas de visión, los padres y educadores deben de estar atentos a algunos síntomas que pueden apuntar hacia cierta deficiencia visual, como es la necesidad que sienten de entrecerrar los ojos para enfocar mejor (a veces ladeando la cabeza); acercarse más de lo debido al papel para leer o escribir; cometer errores a la hora de copiar textos o números; o sufrir continuos tropiezos.

   El Servicio de Oftalmología del Hospital Vithas Vigo advierte que, en niños, el examen oftalmológico debe de hacerse con cicloplejia, un producto que inmoviliza temporalmente el músculo dilatando la pupila. Con esto, se evita que el examen se pueda ver alterado por la capacidad de adaptación del sistema ocular infantil.

   Con la pupila dilatada se puede calibrar exactamente los defectos refractivos que pudiera tener el ojo de un niño. Una vez corregidos los problemas refractivos del niño, éste "es capaz de ver e interaccionar mejor con su entorno y mejorar sus relaciones tanto interpersonales como en el colegio", afirma la doctora Muiños.

EXAMEN OFTALMOLÓGICO COMPLETO

   Por otra parte, la responsable de Oftalmología y de la Unidad de Oculoplástica y Oncología Ocular del Hospital Vithas Vigo ha abogado por realizar una revisión de la vista en el primer trimestre del curso escolar, ya que, además de la miopía, un médico debe de descartar otras posibles patologías que se ven con cierta frecuencia en la población infantil.

   Así, ha incidido en que, además de la miopía, un examen oftalmológico completo puede detectar en un niño otros defectos refractivos como la hipermetropía (falta de nitidez a la hora de ver los objetos más próximos) o el astigmatismo (defecto de la córnea que impide enfocar correctamente a cualquier distancia); y de patologías como alergias o blefaritis (inflamación del borde del párpado, que puede ocasionar irritación ocular y enrojecimiento).

EXPOSICIÓN A LAS PANTALLAS

   Por último, Muiños ha hecho un llamamiento a padres y educadores ante la creciente exposición de los niños a pantallas, tanto para el estudio, como para el ocio.

   En este sentido, ha abogado por acostumbrar a los niños a descansar cinco minutos aproximadamente cada hora de uso seguido de una pantalla, ajustar adecuadamente el brillo de las pantallas y regular las distancias de lectura y trabajo en general, pero muy especialmente, con los dispositivos electrónicos.

Para leer más