Un juez ordena hospitalizar a un enfermo de tuberculosis para evitar contagio

Actualizado 26/06/2019 15:48:24 CET

Un juzgado ordena su "hospitalización terapéutica obligatoria" hasta que "deje de representar un riesgo para la salud pública"

   OURENSE, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un varón enfermo de tuberculosis pulmonar ha ingresado en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) después de emitir un juzgado de la capital ourensana una orden para su hospitalización "obligatoria" con el fin de recibir tratamiento para evitar contagio.

   Así lo han confirmado fuentes consultadas por Europa Press, que han explicado que el hombre ha acudido este miércoles al hospital para su "ingreso terapéutico" frente a esta enfermedad que se contagia a través del aire.

   Fuentes sanitarias han comentado que se trata de "un caso más entre miles" de pacientes que "abandonan el tratamiento" de cualquier enfermedad, salvo que en este caso se trata de una patología "contagiosa".

   La gerencia sanitaria de Ourense ha aclarado que la tuberculosis es una enfermedad "infecciosa y contagiosa" causada por un bacteria y los pacientes que la padecen, "si no reciben tratamiento, pueden infectar a una media de entre 10 y 15 personas".

   Las mismas fuentes sanitarias han aclarado que la tuberculosis "es una enfermedad que no afecta solo a la salud de los enfermos, sino que constituye un problema de salud pública", por lo cual las "leyes sanitarias consideran el aislamiento forzoso de aquellos pacientes contagiosos que no realicen el tratamiento de forma correcta".

ORDEN JUDICIAL

   Por su parte, fuentes policiales han apuntado que procedieron a abrir una investigación cuando recibieron la orden de un juzgado de Ourense para la búsqueda y hospitalización terapéutica obligatoria de este varón.

   Al respecto, fuentes judiciales han detallado que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Ourense ha autorizado la "hospitalización terapéutica obligatoria" de un paciente diagnosticado de turberculosis en el CHUO, o en el centro hospitalario que se considere más adecuado dentro de la provincia, "bajo custodia y medidas que impidan la huida".

   El objetivo es que se le aplique "la medida sanitaria correspondiente hasta que deje de representar un riesgo para la salud pública", señala el juzgado en un auto. El juez, de esta forma, ratifica, a petición de la Consellería de Sanidade, la medida acordada por la autoridad sanitaria el pasado 14 de junio.

   La enfermedad, según consta en el auto judicial, le fue diagnosticada en mayo de 2018. Desde entonces, alega el juzgado "no cumplió con el tratamiento ni las obligatorias citas para la administración del medicamento, lo que obligaba a reinstaurarlo hasta que volvía a interrumpirlo".

   Tras desaparecer, el paciente volvió a acudir a finales de agosto de 2018 al centro hospitalario, donde se reinició el tratamiento, pero dejó de presentarse a las asistencias programadas escasos días después.

   Por ello, el juez indica en el auto que "hace poco más de un mes" el paciente reapareció "con síntomas de encontrarse en una fase muy contagiosa, advirtiéndole en tal momento de la importancia de cumplir el tratamiento, incumpliéndolo una vez más y no siendo posible localizarlo".

   Por ello, el magistrado ha aprobado en el auto la adopción de "medidas necesarias" para garantizar la "retención física del paciente" y "el sometimiento a tratamiento médico forzoso". Para ello, resuelve el juez, deben "coordinarse" las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, de acuerdo a su protocolo de actuación, con el facultativo encargado del tratamiento para determinar las medidas de confinamiento y sujeción "necesarias, suficientes y proporcionales", así como, de ser procedente, "vigilancia por agentes", añade.

   Una vez concluido el tratamiento ha de remitirse al juzgado un "informe detallado" con las incidencias que "hubiesen tenido lugar", concluye el juez en el auto emitido.

Contador