Publicado 16/12/2014 23:21CET

El PP aprueba en solitario la ILP que pedía servicios para el HULA con gran polémica por los cambios introducido

La oposición censura la supresión de los plazos y servicios pactados y el PP alega que tiene "la obligación de legislar adecuadamente"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Sólo los votos del PP han sacado adelante este miércoles la reforma de la Ley de garantías de prestación sanitaria, cuya modificación se abrió a instancias de una iniciativa legislativa popular (ILP) que contó con unanimidad de toda la Cámara el pasado mes de marzo para pedir los servicios de hemodinámica 24 horas, medicina nuclear y radioterapia en el Hospital Lucus Augusti (HULA).

Sin embargo, los cambios introducidos por el grupo mayoritario durante el trámite en comisión para adaptar lo aprobado en aquel momento han motivado el enfado de la oposición, que ha votado en contra del texto resultante.

Y es que, como denunciaron los distintos grupos ante una representación del colectivo promotor de la ILP, que seguía el debate desde la tribuna de invitados del Pazo do Hórreo, no sólo se han ampliado los plazos para el cumplimiento de lo reclamado sino que ya no se obliga a la Xunta a implantar esos servicios en el HULA.

Con todo, el momento de más tensión se vivió cuando la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, dio la palabra al diputado del PP Jaime Castiñeiras, a quien dentro del partido señalan como candidato a la alcaldía, para pronunciarse sobre este asunto al término del debate.

Tanto es así que, tras unos momentos de airadas reacciones procedentes de las bancadas de la oposición, la jefa del Legislativo optó por convocar a los portavoces a su despacho y dejar en suspenso la sesión plenaria antes de la votación de tres proyectos legislativo pese a que faltaban escasos minutos para las 22,00 horas.

A su vuelta con los representantes de los cinco grupos parlamentarios, la situación se normalizó en el hemiciclo y se procedió a las votaciones. Eso sí, el PP se quedó solo en la aprobación de esta reforma, pues la oposición en bloque optó por el rechazo.

VISIÓN DE LA OPOSICIÓN

Durante el debate, el diputado del BNG Cosme Pombo ha requerido --al igual que el grupo mixto-- la "dimisión" de la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, por "el trato dado" a una ILP que pedía "igualdad de oportunidades" entre las ciudades gallegas. "Se pedía no obligar a recorrer la 'ruta del cáncer' a 600 personas cada año, porque es de justicia", ha argumentado, sin olvidarse de que "no hay razones para que en Lugo haya más muertes por infarto de miocardio".

"No es de recibo retrasar más los servicios que se reclaman en una provincia envejecida, con una orografía complicada e inviernos muy duros", ha defendido y, ante la postura del PPdeG, ha censurado esta "traición" a los lucenses. "Muchos, mientras vivan, no lo olvidarán", ha advertido.

En paralelo, Eva Solla (AGE) ha considerado lo ocurrido "el paradigma de la falta de democracia", toda vez que el PP ha "deturpado" una propuesta amparada por casi 42.000 firmas "hasta no dejar nada del texto original". "Pero extienden la ilusión de que la ciudadanía puede presentar iniciativas como si estuviera en igualdad de condiciones con el Gobierno", ha reprobado.

Además, ha advertido de que la ley diseñada por el PP "abre la puerta a la privatización, al permitir la competencia de la sanidad pública con la privada". "Lo que, en la iniciativa original, pretendía ser un derecho de los lucenses a la igualdad en el acceso a la sanidad pública, se convierte en un asunto relacionado con el negocio y la privatización", ha censurado.

También la socialista Concepción Burgo ha reprobado que se siga "condenando a los enfermos de cáncer de toda la provincia de Lugo a viajar hasta A Coruña para un tratamiento de 15 minutos" y "condenando a muchos lucenses a no sobrevivir a un infarto de miocardio".

"BURLA IMPROPIA DE UN GOBIERNO"

Finalmente, la diputada del PSdeG ha cargado contra lo que ha juzgado "una burla llevada a cabo con total desfachatez" e "impropia de un gobierno democrático".

"Es inaudito", ha afeado a los populares, y ha vinculado el cambio de portavoz popular para este asunto con esta estrategia. "¡Pero todo Lugo sabe que mintió!", ha espetado a Castiñeira, lo que motivó que posteriormente él pidiese la palabra "por alusiones" para negar que hubiese mentido.

"Que quede muy claro que yo nunca mentí ni mentiré, y menos en defensa de los intereses de los lucenses", ha proclamado ante el pleno, no sin enfatizar que no votaría a favor de este texto normativo si no estuviese "garantizado un trato igualitario" a sus vecinos.

"LEGISLAR ADECUADAMENTE"

Por parte del PP, ha intervenido en el debate Miguel Santalices, quien ha justificado la modificación del texto en que su grupo tiene "la obligación de legislar adecuadamente".

Con todo, ha recordado que existe el "compromiso" de dotar al centro de instalaciones para radioterapia por parte de "un socio tecnológico" y ha respondido a las acusaciones de "privatización" de AGE que a los lucenses "no les importa eso" sino "que se instale".

Y, en cuanto al tratamiento de cardiología, ha esgrimido informes de la sociedad española del ramo que aseguran que en Galicia la dotación tecnológica es "completa" y está "bien distribuida".

Pese a ello, ha propuesto aumentar el horario de hemodinámica, que actualmente va de 8,00 a 15,00 horas, en caso de que se detecte la necesidad el año próximo. Por el momento, ha negado "diferencias significativas" en mortalidad por infarto de miocardio entre Lugo y A Coruña, ciudad a la que se derivan los casos de la provincia lucense fuera del horario fijado.

"No hay peor gobernante que el que es impermeable a las peticiones", ha replicado Concepción Burgo, para quien "engañar y mentir no tiene perdón". "Seguiremos luchando por los derechos de los lucenses y por que cumplan su palabra", ha apostillado, antes de lamentar que los populares no tienen "sensibilidad".

"FEIJÓO NO TIENE PALABRA"

Por último, el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Lugo, Jesús Vázquez, en representación de los promotores de la ILP, ha lamentado que se haya "desvirtuado" su iniciativa al no garantizar "los plazos y prestaciones" iniciales.

"Ya no es la ILP de la Federación Vecinal, ni la que sacó a 10.000 personas a la calle en Lugo, es la ILP del PP", ha manifestado Vázquez, en declaraciones a los medios, quien ha recordado que la petición que sumó 42.000 firmas reivindicaba un servicio de hemodinámica 24 horas y radioterapia.

Del mismo modo, ha recordado que, cuando Feijóo inauguró el "flamante" HULA, en marzo de 2012, dijo que "en tres meses estarían licitados los servicios de hemodinámica, radioterapia y medicina nuclear". "Vamos a cumplir tres años y medio y la conclusión es muy sencilla: el presidente no tiene palabra", ha remarcado.

En esta coyuntura, ha advertido de que las asociaciones de vecinos no admitirán que se trate a los lucenses como si fueran "menos" que el resto de los gallegos, por lo que ha anticipado que "seguirán luchando".

Para leer más