Los profesionales de A Coruña rinden homenaje a Rafael González Villar en el Día Mundial de la Arquitectura

Actualizado 02/10/2006 20:34:31 CET

A CORUÑA, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) en A Coruña quisieron rendir homenaje hoy, coincidiendo con el Día Mundial de la Arquitectura, a Rafael González Villar, arquitecto del Cine Avenida y precursor del COAG coruñes en sus orígenes hace 75 años.

El edificio, ubicado en el Cantón Grande coruñés y proyectado en julio de 1937, posee un incuestionable interés compositivo, ya que, según señalan desde el COAG, presenta formas decó, racionalistas y expresionistas, representativas de la arquitectura de su tiempo.

"De incuestionables valores espaciales y urbanísticos, ejemplarizados en su planta baja en la que se resuelven usos comerciales, de acceso al cine y a las viviendas, el Avenida integra perfectamente estos ámbitos en el espacio público de los Cantones e identifica la principal fachada marítima de la ciudad", explicaron desde el COAG.

Ponte Gadea Inmobiliaria, de Amancio Ortega, es copropietaria mayoritaria del inmueble y pese a que el estado actual del edificio es "lamentable", existe, tal como señalan desde el colegio de arquitectos, un proyecto de rehabilitación presentado ante el ayuntamiento a la espera de licencia.

"Es muy importante conservarlo y no permitir que muera de inanición", señaló Alberto Unsain, presidente del COAG, quien recordó el caso del edificio Castromil, ubicado en la compostelana Plaza de Galicia, también de González Villar, "que aún hoy, después de varias décadas desde su imperdonable demolición, lloramos todos".

PRIMERA PROYECCIÓN DEL CINE AVENIDA

La primera proyección del cine Avenida, 'Vivir para gozar' de George Cukor, tuvo lugar el 16 de marzo de 1941, cuatro días después del fallecimiento de González Villar. Por ello, en el intermedio de aquella primera sesión cinematográfica, apareció en la pantalla un recuerdo a la memoria de este arquitecto.

En este cine fue la primera vez que se estudiaron los colores más adecuados de las paredes para acoger las proyecciones; pintada de morado y gris la amplia sala del Avenida fue la primera que contó en A Coruña con acomodadoras uniformadas también con ambos colores.

"La desaparición del inmueble o la rehabilitación con un cambio rotundo de usos supondría completar la terciarización de los Cantones", recordó Alberto Unsain, que añadió que "no en vano en la actualidad se cuentan con los dedos de una mano los edificios del Cantón Grande que todavía albergan viviendas y que sin ellas, los Cantones morirían al finalizar las jornadas laborales de comercios, oficinas y entidades bancarias".

EL AUTOR COSMOPOLITA

Rafael González Villar nació en A Coruña en 1887 y finalizó sus estudios de arquitectura en la Escuela Superior de Madrid en 1911 con el número uno de su promoción.

Su arquitectura busca un nuevo lenguaje y sus proyectos denotan un marcado carácter modernista de tendencia vienesa. Son ejemplos de ello el kiosco Alfonso, o las villas Rialeda y Limiñón. La Casa Molina supone una evolución hacia posiciones más eclécticas, fusionándose elementos de arquitectura cosmopolita francesa.

Entre 1924 y 1931 se mezclan en su obra aspectos del barroco compostelano con otros de procedencia europea como el art decó o la nueva arquitectura racionalista de Le Corbusier y mismo los movimientos alemanes de la Bauhaus.

Logró la Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes por un proyecto para un monumento a Curros Enríquez, y fue además el único arquitecto español que se presentó al concurso internacional para el diseño del edificio sede del Chicago Tribune en 1922, obteniendo además su proyecto una mención honorífica.