Rajoy, en el tributo póstumo a Carlos Casares en el Parlamento: "¡Vuelva usted y tráigase algunas buenas compañías!"

Homenaje póstumo en el Parlamento de Galicia a Carlos Casares, con el expresidente Mariano Rajoy, y el ex alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, entre otros.
Homenaje póstumo en el Parlamento de Galicia a Carlos Casares, con el expresidente Mariano Rajoy, y el ex alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, entre otros. - César Arxina - Europa Press

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Veinte años después de su desaparición "prematura", la figura del poliédrico galleguista ourensano Carlos Casares 'volvió' en un homenaje póstumo a la sede del Parlamento de Galicia, institución de la que formó parte en la primera Legislatura como independiente en las filas socialistas dirigidas entonces por Francisco Vázquez. Un paso efímero por la política, pero prolífico en cuanto al "consenso" del que este lunes se ha hecho gala en las distintas voces que han abordado su figura.

   "¡Vuelva usted, señor Casares, y tráigase algunas buenas compañías!", ha deseado el expresidente Mariano Rajoy, el diputado más joven en la cámara de 1981, en los albores de la autonomía gallega que primero se aposentaron en el episcopal Pazo de Xelmírez, antes de llegar al actual Pazo do Hórreo, previo paso por el Pazo de Fonseca.

   Rajoy pronunció estas palabras tras recordar la figura de quien, siendo independiente, votó favorablemente la investidura de Gerardo Fernández Albor (Alianza Popular) --junto a Ramón Piñeiro y Benjamín Casal, pese a que no era preciso para el resultado. Un gesto que enfatizó el expresidente popular, ya que Galicia contaba con "mayoría de centro derecha de 50 escaños frente a 71", en palabras, en este mismo coloquio, de Xosé Luis Barreiro Rivas, que fue vicepresidente de la Xunta --y luego apoyó la moción de censura contra Albor en 1987--.

   "Un parlamento donde había nivel, mucho nivel, mucho; algunos deberían resucitar, visto lo visto", ha manifestado Mariano Rajoy en una referencia velada a la actual coyuntura política. El ex presidente del Gobierno siguió esta línea con la reivindicación de "un parlamento en el que había reglas, se cumplían, palabras dadas, a las que nunca se faltaba y muy buena gente".

   "Porque se puede ser político, capaz, competente, inteligente y buena gente, como lo era Carlos Casares, que además era educado y tenía sentido del humor, que también es compatible con todo lo anterior", destacó el ex presidente del Gobierno antes de esa apelación al 'retorno' del que también fue presidente del Consello da Cultura Galega y miembro de Galaxia.

   El homenaje de este lunes, impulsado por la Fundación Carlos Casares y el PSOE, en colaboración con el Parlamento de Galicia, sirvió para reivindicar los primitivos consensos de la autonomía y, en concreto, el impulso "galleguista" que el escritor le dio a leyes como la de normalización lingüística, como recordó la ex diputada del BNG Pilar García Negro, la única que no coetánea en el hemiciclo.

   Rajoy ha reflexionado que si Casares --y Piñeiro y Casal-- "hubiesen votado en contra, nada distinto hubiese ocurrido, porque Albor tenía los apoyos suficientes y, sin embargo, esa decisión, ese voto favorable, que se dio desde la convicción de que el autogobierno tenía que aumentar, marcó para bien el devenir de aquella legislatura".

GALLEGUISTAS HISTÓRICOS EN EL PSOE

   En esta línea también se pronunció Barreiro Rivas, quien apeló a la victoria de Alianza Popular contra pronóstico --frente a la UCD--. Así, destacó "la importancia de Carlos Casares fue la de ser una pieza importante en la aceptación del hecho de que hubo galleguistas históricos" que, entraron en el PSOE, y eso "no se podía interpretar más que como una intención de diálogo de las dos partes, de quienes entraban y de quienes los asumían; el PSOE asumía que tenía también que hacer adecuaciones a los tiempos nuevos".

   En su intervención, Barreiro Rivas subrayó la figura "enormemente dialogante", con una "enorme" relevancia en las leyes como la mencionada de normalización lingüística o el nacimiento de los medios públicos gallegos.

   La nacionalista Pilar García Negro se refirió a la defensa del uso del gallego y su normalización hecha por Carlos Casares a lo largo de su trayectoria parlamentaria, como la defensa de un 50 por ciento de enseñanza en cada una de las lenguas cooficiales de la Comunidad.

   Además, mencionó en concreto la que se considera la última intervención en un debate parlamentario con el entonces conselleiro responsable educación y cultura, Víctor Manuel Vázquez Portomeñe (abril de 1985), en la que Casares afeó la falta de desarrollo de política lingüística o el "incumplimiento" de la toponimia oficial --refiriéndose a Ponteareas, A Pobra o "durante más de dos décadas" el de A Coruña--.

"MEJOR QUE CUALQUIER MENÚ, LA SOBREMESA"

   Precisamente, el que fue el gran defensor del topónimo 'La Coruña' --incluso llevado a la justicia-- y ex alcalde de la ciudad herculina, Francisco Vázquez, también intervino --en castellano-- en el coloquio moderado por la actual presidenta del Consello da Cultura Galega (CCG), Rosario Álvarez. El que también fue embajador de España en el Vaticano destacó la capacidad de "diálogo" del galleguista "erudito" en asuntos "tan dispares" como Sherlock Holmes o trenes de juguete.

   "Mejor que cualquier menú, era la sobremesa con Carlos Casares", ha rememorado sus tiempos de "alcalde de La Coruña" en el que tampoco pasó por alto cuando Casares en una columna dijo que en lo que era "especialista" en "piratas y filibusteros", algo con lo que bromeó este lunes el propio Vázquez ironizando con el posible malentendido con el 'elogio'.

   Por su parte, en la mesa redonda también intervino Miguel Barros Puente, ex diputado por el PSOE de aquella primera legislatura, con una intervención en la que se refirió a las conversaciones de Ramón Piñeiro y Carlos Casares, unas grabaciones que apuesta por que en el futuro puedan salir a la luz y en las que se explican algunos de los debates sobre la vigencia del Partido Galeguista y llevó los argumentos que apoyaron la no recuperación de la formación que impulsara el Estatuto de Autonomía antes de la Guerra Civil, bajo la premisa de que el galleguismo "debía ser un patrimonio común" de los partidos.

"DÉFICIT DE CONOCIMIENTO DE LOS HECHOS"

   En la inauguración de la jornada que dio lugar a la mesa redonda, el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, destacó la presencia de "oradores de lujo" para una jornada que, enfatizó, quedará al servicio de los investigadores del futuro que indaguen sobre la historia de la democracia gallega.

   En este sentido, y aun a riesgo de reiterarse --dijo--, Santalices ha hecho hincapié en el "déficit de conocimiento de los hechos" históricos y de ahí que haya significado la relevancia de actos como este para recuperar las figuras claves de Galicia, para el presente y futuro.

   Mientras, uno de sus hijos, Häkan Casares Berg, tuvo palabras de agradecimiento al Parlamento por acoger "con entusiasmo" esta propuesta y especialmente a la diputada socialista Noa Díaz, para reivindicar "esta breve faceta" de parlamentario, de la que siempre destacó las "buenas relaciones personales" que se llevó.

   La presidenta del Consello da Cultura Galega, por su parte, destacó el papel de Carlos Casares como presidente de esta institución de la que marcó el "rumbo" que se siguió posteriormente.

Publicado: lunes, 28 noviembre 2022 17:25

Más información